EE.UU.-RPDC: ¿Y por casa cómo andamos?

Por Jorge Luis Ubertalli Ombrelli, Resumen Latinoamericano, 19 de septiembre 2018.

La embajadora de los EE.UU. en la ONU, Nikki Haley, acusó este último 17 de septiembre a Rusia de no cumplir con las sanciones a la RPDC. E hizo hincapié en que las “sanciones de la ONU (y EE.UU.) a la RPDC deben seguir” hasta que la RPDC haya abandonado sus programas nucleares militares.

El embajador ruso le contestó que EE.UU. presiona a la ONU en el Consejo de Seguridad y la Comisión 1718, que supervisa las sanciones contra la RPDC, para que se amolden a su política de extorsionar sin solución de continuidad al país socialista.

Aunque la RPDC ha desmantelado su principal base misilística nuclear y se comprometió con sus compatriotas del Sur, previa contrapartida de EE.UU, a desmantelar el reactor nuclear de Yongbyon- ya inutilizado en los años 80 y vuelto a poner en funcionamiento en los años 90 debido a las promesas incumplidas por los gobernantes norteamericanos, a las que se sumaron amenazas de agresión territorial-  los EE.UU. siguen presionando para demostrar al mundo que su papel de matón internacional no ha mermado, aunque las tormentas actuales e in crescendo desgasten hasta hacerlo naufragar a su acerado y prepotente aparato imperial.

Cuatro días antes de las declaraciones de Haley en la ONU, el Ministerio de Relaciones de la RPDC (MINREX) denunciaba, a través de Han Yong Song, investigador del Instituto para Asuntos Norteamericanos de ese Ministerio:

“El día 6, el Departamento de Justicia de EE.UU. acusó al presunto ciudadano de la RPDC, ‘Pak Jin Hyok’, al tribunal federal de Los Ángeles calificándolo de autor principal del ataque cibernético de 2014 contra “Sony Pictures Entertainment” de Estados Unidos.

El mismo día, el Departamento del Tesoro incluyó en la lista de blancos de sanción anti-RPDC a Pak y la “Compañía Expo S.A. de Corea” donde él trabaja supuestamente.

Pak Jin Hyok acusado por el Departamento de Justicia es una figura que no existe realmente y los crímenes cibernéticos referidos por la misma cartera no tienen nada que ver con la RPDC.

La acusación de EE.UU. es una calumnia sobre la RPDC y otro complot contra ésta penetrado de fraudes e inventos”. (www.kcna.kp, 14 de septiembre del 2018, cursivas del autor).

En esa declaración del MINREX, la RPDC descarta cualquier participación en el hackeo nombrado, y expone : “En cuanto al incidente de “Sony Pictures Entertainment”, el autodenominado colectivo de hackers “Defensores de Paz” había reconocido entonces su autoría y se conoce claramente la inocencia de la RPDC.

Los especialistas de la compañía de EE.UU. “Flash Point” y muchos otros en la seguridad de Internet reconocieron que el incidente de ataque cibernético “Wanna Cry”, ocurrido en mayo del año pasado, tampoco tiene nada que ver con la RPDC…” .

En una mano el olivo y la flor de la amistad y en la otra asomando la garra y el garrote; así se exhibe la potencia del Norte de América para con la RPDC. Y el sambenito del poder nuclear de la RPDC, encajado con fórceps de mentiras a los pueblos del mundo por la prensa ‘occidental’, se difunde impunemente como elemento fundamental a tener en cuenta por EE.UU. para sancionar en la ONU y unilateralmente a la RPDC.

Dos días más tarde de las declaraciones de Haley en la ONU, se reunieron nuevamente, esta vez en Pyongyang, el Mariscal Kim Jong Un y el presidente Moon Jae-in, Máximo Dirigente de la RPDC y Presidente de Corea del Sur, respectivamente. En esa reunión, acorde con la Declaración de Panmunjón, celebrada en el mes de abril, los dos dirigentes ratificaron la búsqueda de la paz y reconciliación de la Nación.  La agencia Nueva China, ‘Xinhua’, informó el mismo día 19 : “Moon dijo que por primera vez él y Kim han acordado pasos para desnuclearizar la península coreana. Además han pactado acabar con las tensiones militares y transformar la frontera intercoreana en una ‘zona de paz’.

Antes de reunirse con la prensa los dos líderes firmaron un acuerdo sobre la cumbre.

Bajo la declaración conjunta firmada por Moon y Kim en Pyongyang, la RPDC ha expresado su disposición de dar pasos adicionales como la destrucción permanente de su instalación nuclear de Yongbyon, si EEUU toma medidas correspondientes al espíritu del acuerdo de la cumbre entre Pyongyang y Washington alcanzado el 12 de junio en Singapur.”

Hasta aquí, la posición de la RPDC con respecto al tema nuclear. Y EE.UU., ¿Qué hará al respecto?.

País armado hasta los dientes si lo hay, EE.UU, cuenta con 6.800 ojivas nucleares, de las cuales hay 1.367 desplegadas en misiles situados en bases y portaaviones, a las que se suman las 4.000 ojivas almacenadas. Armas de este tipo se hallan situadas en Turquía, Bélgica, Alemania, Países Bajos e Italia y se informó que las que se hallaban en Canadá, Reino Unido- que cuenta con su propia panfernalia nuclear, situada en cuatro submarinos estacionados en Escocia- y Grecia, han sido retiradas. Sólo en la base turca de Incirlik hay 861 bombas B61 y 50 de hidrógeno.

La disposición de armas nucleares- de las cuales dos bombas se arrojaron en 1945 contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, convirtiendo a ambas ciudades en ruinas y causando miles de muertos, deformados y enfermos por muchas generaciones- se hallan en consonancia con el espíritu belicista y armamentista de EE.UU., que durante la guerra de agresión a la RPDC (1950/53) amenazó con arrojar bombas atómicas contra este país y la República Popular China.

 De cada 10 de los 321 millones de ciudadanos norteamericanos, 9 poseen armas de todo tipo. No solo el 58% del mercado mundial de armas es provisto por EE.UU., sino que dentro del país hay 310.000 millones de armas, fáciles de conseguir en cualquier parte.  El lobby armamentístico norteamericano, al que nadie puede defenestrar ni neutralizar, sigue enseñoreado en la vida y la muerte de los propios norteamericanos. Según informan medios ‘occidentales’- BBC de Londres y El País de España- el pasado año se produjeron en EE.UU. 46.595 incidentes con armas, que causaron 11.652 muertos, entre ellos 2.978 niños. En promedio se calculan anualmente allí más de 33.000 los muertos por incidentes armados, a razón de 93 muertos por día. Gatillo fácil de policías ‘sacados’ y temerosos de la población, Estados permisivos al máximo en cuanto a la portación y uso de armas- Nevada, que luce el antro mayor de corrupción y vicio de EE.UU. situado en Las Vegas, cuyos dividendos en parte van a engrosar las carreras armamentísticas yanquis, es el más permisivo de todos- y una historia de masacres de originarios, militantes sociales,  trabajadores, ciudadanos de origen latinoamericano o de color, hacen de este país uno, sino el más, violento del mundo.

Sin embargo los magnates y tahúres que realmente hacen la ‘política’ de EE.UU., siguen apostando a las agresiones- a través de funcionarios e inquilinos de la Administración nacional- a la República Popular Democrática de Corea (RPDC). Que sólo posee un limitado arsenal nuclear para su defensa y cuyos policías, como quien esto escribe pudo observar, no portan armas de ningún tipo en las calles o campos del país.

¿Que hará, entonces, el país del norte de América para que los dirigentes y el pueblo de la RPDC confíen en ellos, cuando en innumerables oportunidades se han burlado de lo que han prometido?.

La Nación coreana en su conjunto quiere la paz y la reunificación. Ya está demostrado. Y no hay presiones que, en el caso de la RPDC, puedan desviar su camino socialista, independiente y soberano.

Aprender a convivir con la nueva realidad o desparecer. Esa es la disyuntiva de los Estados Unidos de Norteamérica.

You must be logged in to post a comment Login