Paraguay: Rubén Villalba recupero su libertad. La tierra y Rubén

Por Julio Benegas Vidallet/ *Resumen Latinoamericano /14 de septiembre de 2018.

Lo primero que me dijo Néstor Castro, aquel 26 de julio, al recuperar su libertad, es que iría a Marina Cue. Que allí plantaría, cuidaría sus animales y consolidaría su precaria ocupación de esas tierras que, en el 2012, fueron cubiertas de pólvora y dinamita. No lo dudó un segundo. Él sobrevivió a la masacre con una mandíbula destrozada. Por mucho tiempo no tuvo una intervención quirúrgica. Las intervenciones posteriores lo dejaron con los labios apretados y la cara medio abotonada.

En la masacre, Néstor perdió a su hermano Adolfo Castro que, ya en el piso, fue uno de los siete campesinos ejecutados, con balas en el abdomen, en el pecho, en la boca y en la cabeza.

Néstor Castro tiene otro hermano: Adalberto Castro, al que los policías lo dejaron en un sojal, ya completamente destruido. Pensaron que, con tantos golpes a la espalda y a la cabeza, ya estaba muerto, pero sobrevivió. Unas personas que hablaban un portugués cerrado lo encontraron.

Néstor tiene un padre, Mariano Castro, fundador del asentamiento Yvypyta, hoy ya distrito independiente de Curuguaty. Mariano no tiene ninguna duda de cuál será el destino de Néstor, ni de Adalberto ni el de él: la ocupación. “Yvýnteko la ore rekove”, me dijo aquel 26 de julio, luego de la liberación.

Hoy, 13 de setiembre de 2018, acaba de salir el último preso: Rubén Villalba. Cuando a Rubén Villalba lo entrevisté, dos veces, antes de que lo apresaran, en estado de shock todavía, con una herida en la cabeza que apenas se le había curado, lo único que él quería era recuperarse completamente para volver a Marina Cue y encabezar la reocupación.

Hoy no pude hablar todavía con él, pero seguro que ese destino, casi fatal, de atarse a la tierra, lo llevará, con seguridad, por el sendero inevitable en nuestro país: la ocupación de tierra para el kokue, la kóga y el bosquecito, el rancho y el arroyo piro’y. Upéicha.

Hoy, día de lluvia en Asunción, de angustias apagadas por saber qué comer y de dónde sacar plata para sobrevivir la semana y el mes, con dilemas existenciales cada vez más decadentes, hoy, un hombre que entiende el sentido profundo de la existencia ligada a la madre tierra está libre.

Salud Rubén. Maitei angirunguéra oñeha’ava ára vai ha ára porame oi hagua vy’apave ñane retame.

 

*Fuente: E’a

___________________________________________________________________________

COMUNICADO DEL PARTIDO COMUNISTA PARAGUAYO: ¡RUBÉN LIBRE!

TRIUNFO DE LA LUCHA Y LA VERDAD

 

Otro montaje judicial tuvo su final hoy para nuestro camarada Rubén Villalba, dirigente campesino de Canindeyú condenado a 7 años por el caso “Pindó” y a 35 años de cárcel por la masacre golpista de Curuguaty, de la cual sobrevivió junto a un puñado de campesinas y campesinos convertidos en acusados por un perverso Poder Judicial y por los voceros de los partidos golpistas.

Desde el 19 de setiembre de 2012, Rubén fue objeto del escarnio mediático, acusado públicamente de asesino por el ex Presidente golpista Federico Franco, sometido a desatención médica; atravesó dos prolongadas huelgas de hambre y protagonizó junto a las demás campesinas y campesinos acusados, la enorme batalla cultural, social y política  que desde todo el territorio y varios países del mundo libramos las fuerzas democráticas, eclesiásticas, de izquierda, artistas y los más amplios sectores sociales por afirmar la verdad y liberar a las presas y presos políticos de Curuguaty, como piso básico para investigar y castigar a los verdaderos responsables de esta masacre golpista.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, meme y texto

El 11 de julio de 2016 el tribunal de la causa Curuguaty emitió una condena política, ejemplificadora “para que nunca más nadie se anime a hacer lo que ellos hicieron” según afirmó el juez Ramón Trinidad Zelaya. Para entonces, la inmensa mayoría de la sociedad había dejado de creer en las mentiras del poder y se indignaba ante la condena política, sin pruebas, que emitía el tribunal. Ese día derrotamos a los poderes fácticos que condenaban a nuestras compañeras y compañeros, porque su condena era ilegal y socialmente ilegítima. Hoy, con la victoria completa en nuestras manos, celebramos y al mismo tiempo señalamos que la liberación de los injustamente condenados es el primer paso para el castigo a los verdaderos responsables de la masacre.

La liberación de todas las campesinas y campesinos presos políticos de Curuguaty es desde todo punto de vista una enorme victoria popular producto de la sostenida y creativa lucha de la más diversa amplitud social y política nacional e internacional, pero sobre todo de ellos mismos, que se mantuvieron unidos y firmes en su reclamo de libertad, encabezando pese a las adversas condiciones la lucha por la justicia que se completará cuanto las 2000 hectáreas de tierras malhabidas por los Riquelme en Marina Kue pasen a las manos de los sobrevivientes de la masacre y sus familias para constituir una comunidad  campesina, cuando las víctimas de este montaje judicial sean resarcidas por todo el daño causado y los responsables de la masacre sean condenados.

Asimismo, la lucha por la libertad de los presos políticos continúa, teniendo encuentra la injusta prisión del compañero Genaro Meza y de los seis dirigentes campesinos, en el marco de una comprensión acerca de la dominación imperialista que orienta a los politiqueros de turno para profundizar el saqueo, la explotación y la represión de nuestros recursos y del pueblo trabajador.

Con Rubén Vilallba libre, renovamos nuestro compromiso en la lucha por la liberación nacional, por la recuperación de las tierras malhabidas, por el juicio y castigo de los crímenes cometidos contra nuestro pueblo en dictadura y democracia. Con el espíritu de combate y unidad que la lucha de Curuguaty inyectó al conjunto del movimiento popular y con la convicción de que ante este gobierno del fraude, el camino es la construcción de Poder Popular con el Congreso Democrático del pueblo como una herramienta de unidad y avanzada de las trabajadoras y trabajadores, campesinas y campesinos, y de todos los sectores explotados y excluidos, reafirmamos nuestra decisión de prepararnos para formar parte de la dirección obrera, campesina y popular que aspira a orientar el proyecto de Patria Nueva con soberanía y justicia social.

 

¡Libertad a todas las presas y presos políticos del mundo!

¡Marina Kue pueblo mba’e!

 

You must be logged in to post a comment Login