Argentina. BerreTinto: tango, milonga y vals.

Resumen Latinoamericano / 13 de Julio de 2018 / Por Mariano Pacheco

Conversación con integrantes de la banda de tango de Córdoba que el lunes pasado se presentó en el Café del Alba y que este viernes se presenta en Buenos Aires*

Con Pablo Pairola y Federico Ruiz en guitarras e Ignacio Fassi en la voz, este trío de tango se presenta el viernes 13 de julio en La Tarzán de Castelar. La cita en la zona oeste es a las 21.30 horas en Los Incas 2309. A continuación, la charla que mantuvimos en la última emisión de la trinchera radiofónica. Conversación que mantuvimos entre canción y canción.
¿Cómo fueron los orígenes de esta banda de ya casi 3 años?

Ignacio: Ya pasaron 3 años de este encuentro con el género, donde empezamos siendo Juan Pablo (Pipa) y yo (ambos violeros) que somos amigos desde la adolescencia y venimos de otras raíces como el rock y el metal pesado. Esto surge de una vuelta en 2015, para un verano, que fuimos a Buenos Aires y nos encontramos de golpe con un hermano mío que vive allí hace muchos años y nos fuimos para un bodegón que se llamaba “Lo de Roberto” que quedaba en Almagro y vimos que había una movida juvenil muy piola, gente de todos lados, haciendo música, haciendo tango fundamentalmente y pensamos que era muy interesante. Entonces al llegar a Córdoba empezamos a hacer un par de tanguitos que nos llamaron la atención, como uno que se llama “El sueño del pibe” que alguna vez lo hizo Diego Armando Maradona (hay un video en YouTube) y después empezamos a sacar un par de temitas, tocábamos en asados, en encuentros con amigos.

Pablo: También nombrar la influencia de un gran amigo nuestro que es Alejandro Colombatti, bandoneonista de la Orquesta Provincial de Música Ciudadana (que pronto están por presentar un tributo a Discépolo) que nos fue pasando mucho material, mucha data y es una especie de padrino nuestro.

Ignacio: Fue pasando el tiempo, fuimos ampliando el repertorio, éramos una guitarra y una voz y el año pasado, más o menos en la primavera, conocimos a un grande que es Fede Ruiz quien, a través de un amigo en común, se acercó a charlar un día y aunamos propuestas. Pasaron unos ensayos, hubo química y decidimos seguir adelante. Después comenzó todo este laburo que hacen ellos, dos cráneos bastante obsesivos, con la calidad de los arreglos.

Pablo: Lo maravilloso fue que necesitábamos encontrar a alguien que no fuera simplemente alguien que venga, toque y se vaya sino, alguien que esté en la misma búsqueda que estábamos nosotros y que aporte su mirada de la música, de la vida y fue un gran encuentro.

Ignacio: Un amigo.

Hablaban de influencias musicales como por ejemplo del metal, me gustaría que contaran cuáles y también qué influencias, respecto del tango, están presentes en Berretinto.

Ignacio: Del metal fue un recorrido muy de pendejos porque con Pipa vivíamos a 20km de distancia, tenemos la misma edad y nos conocimos por bandas que teníamos con un subgénero muy parecido y a raíz de eso compartimos algunos escenarios en esa época. Ahí empezamos a escuchar bandas como Hermética, V8, Almafuerte, Malón, todas las bandas fuertes del metal argentino y también como Megadeth, Maiden, Black Sabbath (yo, él no tanto). Y con respecto al tango nosotros seguimos en un proceso donde estamos incursionando un montón y nos encontramos con material nuevo todo el tiempo, yo personalmente sigo buceando en el pasado, en la vieja guardia, en los años de oro y mucho, todavía, del tango actual toco muy de oído. También cada uno tiene sus gustos, sus influencias.

Pablo: Lo que es el tango actual es algo que sigue en desarrollo.

Federico: Y está bueno ir a las raíces y a los orígenes para crecer desde ahí

Pablo: Sí totalmente. Creo que es la década del ‘40 hasta el ‘50 y un poquito más, cuando se han creado la mayor cantidad de piezas que son consideradas clásicos del tango y no por nada es considerada una década muy importante. Lo que es influencia a nivel guitarrístico, hay una particularidad porque los dos tocamos con púa, que es una escuela de lo que sería Roberto Grela, (uno de los más importantes guitarristas de tango, sino el más) y todo lo que es la obra de Rivero con guitarra es sumamente importante como para nosotros.

Federico: Yo entré al tango por ahí, no es que inicié ahí pero sí, terminó de pegarme con las violas de Rivero.

Bandas de los últimos años, sobre todo porteñas, como Quinteto Negro La Boca o La Orquesta Típica Fernández Fierro, ¿son bandas que les gustan, que escuchan o bandas que tienen una leve referencia allá a lo lejos?

Pablo: Todo lo que es Radio CAFF me parece genial desde el vamos y todo lo que han hecho La Fernández Fierro que arrancaron siendo una orquesta más típica hasta tener el sonido que tienen hoy. Esta cooperativa que armaron la Radio y el Club me parece muy válida porque genera lugar y lo que sería una especie de circuito, también, para lo que es el tango hoy. Si bien vos vas y esuchás La Fernández Fierro y suenan heavy, no sé si te podría decir que es tango tradicional porque seguro no lo es. Cuando fui a verlos, hace unos meses, fue muy gracioso porque el contrabajista en un momento dice: “Bueno supongo que esperaran que en algún momento hagamos algún tango”.

Algo similar se dijo alguna vez sobre el Cuarteto Cedrón también, que tiene que ver mucho con esa cuestión que circula en la Argentina que es “la mezcla”, de tradiciones, de lenguajes, incluso en el tango hay algo que tiene que ver con la mezcla de sus orígenes…

Federico: Bueno Dino Saluzzi, Rubén Juárez son tipos que son unos monstruos en sus fusiones.

Pablo: Sí “la mezcla” está en los orígenes del tango desde lo que es la época de las inmigraciones, toda esa influencia que viene de personas que vivían y anidaban en las orillas del río de la plata.

Montevideo y Buenos Aires están en la esencia del tango mismo.

Hacer tango en Córdoba… ¿cómo viene la movida tanguera en la provincia?

Ignacio: Nosotros notamos que se está abriendo mucho Córdoba al tango, sobre todo entre la gente de entre 30 y 40 años. Una vuelta que fuimos al bar Favela, en barrio Güemes, vimos por primera vez a un grupo que se llama La Milonga sin corte, todos pibes y pibas de nuestra edad más o menos que hacían un tango y una milonga bien con esa cosa arrabalera, con esa fuerza.

Pablo: Sí, nos encontramos de pronto con más gente que estaba más o menos con las mismas inquietudes y necesidades musicales que nosotros si se quiere.

Federico: También viene surgiendo desde el baile y la milonga. Yo a veces voy a Tsunami y hay movimiento y siempre hay gente nueva, creo que viene pechando el tango desde hace un tiempo, resurgiendo.

Ignacio: La Orquesta Provincial de Música Ciudadana, la que está tocando ahora en Radio Nacional (que aparentemente, ahora como a todos, no le están largando un mango), suena tremendo, incluso el director hace muchos años que está, Damián Torres, y según lo que tengo entendido, la ha levantado mucho a la orquesta y también tiene un quinteto que es maravilloso.

Pablo: También la Orquesta Típica Ciriaco por Ciriaco Ortiz, un bandoneonista cordobés que, según dicen, lo influenció a Troilo.

¿Qué proceso han hecho para la elección de las canciones? Porque son intérpretes de una determinada cantidad de canciones que han elegido. ¿Cuáles y por qué?

Ignacio: Nosotros, para la elección del repertorio, vamos escuchando y algunas canciones te pegan como un flechazo, una patada en la cabeza porque el contenido es muy importante. Un tema que nos inquieta un poco, es tratar de generar un cambio. El tango siempre en sus raíces fue muy machista, no todo el tango, no todos los tangueros, pero por ahí se puede ver en sus letras como era la sociedad y es un reflejo actual también, entonces, parte de este cambio, esta movida que se está generando, está en nosotros también a la hora de elegir el repertorio, no solamente el día de mañana cuando escribamos canciones sino también en esta elección.

Pablo: Sobre todo lo que son las letras anteriores al ´40 (aproximadamente), donde reflejaban una moral muy fuerte que venía dada por todo lo que es, a partir de la ley Sáenz Peña y de la presidencia del mismo, donde hubo una “ley de la escuela para todos”, ricos, pobres, inmigrantes, todos a la escuela y todos bajo un mismo ordenamiento moral. De ahí viene esta parte tan fuerte de la moral en las letras del tango en un comienzo. Yo creo que, como todo, las cosas se van dando, van mejorando y se van perfeccionando, porque eso después se rompió, este machismo que estaba implícito y explícito en muchas letras, a partir de letristas como Manzi, Castillo, Cadícamo, ha cambiado la perspectiva. Por supuesto hoy es nuestra responsabilidad, de los que hacemos tango, de los que hacemos música, darle un giro a esa imagen que se tiene por esa relación tan fácil de tango-machismo, que tiene un componente de realidad, y por eso es importante que lo transformemos. ¿Se puede escribir tangos hoy sobre WhatsApp, sobre internet?

Ignacio: Justo ayer se me ocurría que el día de mañana iba a escribir una milonga que se llame Propinas y Coimas (por los dichos de Lilita Carrió) porque está bueno tomar esos furcios. Creo que desde el baile se puede reflejar esa transformación con chicas bailando en pareja, chicos bailando en pareja, de hecho, ahora está surgiendo el movimiento feminista de tango (MFT) en todo el país y también está el Tango Queer. Es importante abrir las puertas a todo eso, seguramente estarán los conservadores que digan: “eso no es tango”, “el tango es macho”.

Algo pasa con esto de “la mezcla”, no sólo en la cuestión conceptual del contenido sino también, de la estética que, para muchos tangueros clásicos “otras versiones” no son tango. Un poco respecto de esta cuestión más sociológica que estábamos conversando de tango y machismo, también hay algo del tango y los sectores populares, de ese tango y la clase trabajadora, el tango y los inmigrantes como el chivo expiatorio de la Argentina liberal… ¿Qué se podría pensar hoy y sería un desafío con estas nuevas realidades sociales que circulan en esta Argentina contemporánea y sus vínculos con el tango?

Pablo: Hoy los inmigrantes no vienen de Europa, vienen de otros lados y hay un cierto paralelismo en algún repudio si se quiere. Creo importante visibilizar esas cuestiones, no podemos quedarnos pasivos ante eso.

Ignacio: Hay que tomar en cuenta también esto de su historia que viene como de la periferia, donde todo empieza con una cuestión más promiscua, en los barrios de afuera de Capital en Buenos Aires y después se pone de moda, lo llevan para el centro y ahí la cosa va cambiando un poco y se hace más caté.

Pablo: Hay un paralelismo que 100 años después, uno se pone a pensar que el tango en sus comienzos nace en el arrabal, en la periferia, en situaciones de muy escasos recursos, luego se ve tomado por las clases altas, polarizado y en un momento llega a ser como transversal y hoy eso es algo que le está pasando a la cumbia. Si la cumbia va a ser el nuevo tango de acá a 100 años, no sé, pero hoy por hoy existen bandas de cumbia que realmente están muy trabajadas, la música, la estética y las letras y es interesante pensar ese paralelismo.

Para ir terminando (antes de contarnos sus próximas fechas) una última pregunta con respecto a la circulación y esto de pensar también los vínculos entre música y política, en un programa que subtitulamos “una crítica política de la cultura”, quería saber si han charlado sobre dónde les interesa tocar o dónde no.

Pablo: Nos agarra un poco como recién saliendo a las canchas pero, justamente en este momento, está esta cuestión de que se va a cambiar el código contravencional, por el tema de los artistas callejeros y es realmente increíble que pueda suceder algo así, me parece muy triste.

Ignacio: Hay mucha gente que está generando espacios que ahora se mueve en privado por las redes sociales, sin querer popularizar tanto la cosa en el sentido de tanta propaganda, tanta publicidad y encontrarse con gente que realmente disfrute y que uno pueda intercambiar ideas, arte, cuestiones espontaneas, genuinas y del palo, con cierta crítica y compromiso social. Entonces se están gestionando espacios, casas culturales, algunos bares más “tirados”, donde no hay tanta concurrencia, por ahí esos son los espacios que uno más disfruta. Aparte en nuestro caso, que somos un grupo que está compuesto por dos guitarristas y un cantor, el tema de tocar se hace más sencillo. ¿Sabés lo lindo que sería para nosotros tocar en marchas o en encuentros comunitarios? Eso sería hermoso.

Federico: Cuando uno piensa en la circulación piensa en varias cosas, nosotros también buscamos una cuestión remunerativa y le buscamos la vuelta a eso, sin caer en ciertas lógicas que permanentemente te van imprimiendo o te quieren llevar para ciertos lados. Entonces está buena la pregunta porque en realidad es todo un planteo y un posicionamiento de cómo manejar esa tensión entre un circuito de espacios de bares y circuitos más sociales u otro tipo de circuitos, donde también podemos poner la música en juego y apostar a que la misma eche luz en esos lugares.

Tienen próximos encuentros muy pronto, ¿quieren contarnos?

Ignacio: El próximo encuentro es el lunes 9 de Julio en Café del Alba (9 de Julio y Jujuy) y va a ser Locro y Tango. El martes ya viajamos para Buenos Aires, donde tenemos una fecha en Castelar en un bodegón que se llama Tarzán y es la primera vez que vamos al Oeste.

You must be logged in to post a comment Login