Colombia. Uribe y Ramos detrás del colapso de Hidroituango

Resumen Latinoamericano / 12 de junio de 2018 / Victoria Alejandrina Pallares

El ex presidente Uribe está detrás de la pérdida de 4.160 millones de dólares, que ha costados hasta hora el colapso de la más grande obra de ingeniería de Colombia, que es Hidroituango. Uribe se peleó con la burocracia bogotana para que durante el desmembramiento de Isagen, estos dineros fueran manejados por entidades de Antioquia, donde él es amo y señor. Hay que recordar que el jefe narco paramilitar, alias Don Berna, resume esta realidad afirmando que allí, “Uribe es el rey del mundo y del inframundo a la vez”.

Cuando fueron Gobernadores de Antioquia, Álvaro Uribe (1995-1997) y Luis Alfredo Ramos (2008-2011) decidieron sobre todos los contratos necesarios para adelantar esta mega obra. El principal de ellos, el firmado con la empresa brasileña a la que adjudicaron la construcción de esta represa.

Ahora ha comenzado a conocerse sobre los multimillonarios sobornos que recibieron los políticos antioqueños cuando adjudicaron los contratos de Hidroituango; a los que la Fiscalía General llama “irregularidades” de contratación, que desembocaron en “falta de rigor” en la construcción de la obra. ¡Tantos eufemismos para denominar que la vulgar corrupción también debe tener un precio!

La “falta de rigor” es la que está derrumbando esta monumental obra de ingeniería. Como en el desplome del puente de Chirajara, ambas se derrumbaron por la corrupción de los sobornos en la contratación, que acarrean una construcción enclenque.

Acciones paramilitares arrasaron el territorio necesario para la represa

En 2011, la Fiscal 15 Delegada ante la Sala de justicia y paz del Tribunal superior de Medellín solicitó investigar la guerra sucia desatada en los municipios afectados por la represa, teniendo presente casos recientes en que empresarios del banano y la palma aceitera limpiaron el territorio que requerían para sus inversiones por medio de operaciones militares y paramilitares, en las que asesinaron líderes que se opusieron a sus proyectos y desplazaron a las comunidades que poblaban tales territorios. Esto afirmó la Fiscal:

El principal obstáculo que tenía este proyecto era la presencia de la guerrilla en toda la zona de influencia, entonces lo que había que hacer para empezar a darle factibilidad al proyecto era pacificar la zona, para que se pueda hacer efectivo el proyecto y puedan ingresar los trabajadores y realizar las obras”.

Esta pacificación inició con fuerza durante la época en que Uribe fue Gobernador de Antioquia. En 1996 llegó a Ituango el denominado Bloque Minero del narco paramilitarismo y en diciembre de ese mismo año, Uribe creó la Sociedad Promotora de Pescadero S.A. encargada de iniciar este proyecto hidroeléctrico.

El mismo Uribe en 2003, ya como presidente de Colombia, inició un proceso de legalización del narco paramilitarismo. Fecha hasta donde la Fiscal 15 recopiló el expediente de las masacres perpetradas desde 1996 por estos matarifes, contra humildes campesinos y pequeños mineros en la zona de influencia de Hidroituango; las que ascienden a 16 según el Centro Nacional de Memoria Histórica.

¿Qué suerte corrió la Fiscal 15? Una vez inició su investigación, ella fue removida de su cargo y desterrada a un remoto lugar de la Amazonía colombiana. Le fue mejor que a otros que han intentado investigar o atestiguar contra el ex presidente Uribe.

El fondo de la crisis

La hidroeléctrica impacta sobre poblaciones del Departamento de Antioquia, ubicadas en los municipios de Ituango y Briceño, en donde se localizan las obras principales. De igual forma, cobija a Santa Fe de Antioquia, Buriticá, Peque, Liborina, Sabanalarga, Toledo, Olaya, San Andrés de Cuerquia, Valdivia y Yarumal.

____________________________________________________________________________

Represa de Hidroituango

____________________________________________________________________________

Localizada a 171 kilómetros al noroccidente de Medellín

8 turbinas tendrá la casa de máquinas

2.400 megavatios de energía deberían iniciar a generar en 2018

75 kilómetros de longitud tiene el embalse

2.700 millones de metros cúbicos de agua contendría el embalse

12.800 hectáreas abarca la cuenca, incluyendo las zonas de protección

225 metros de altura tendría la presa

6.000 millones de dólares es el costo final de esta obra

______________________________________________________________________________

La crisis de Hidroituango inició a finales de abril, cuando una serie de derrumbes taponaron el único túnel habilitado para el desvío del río Cauca. El taponamiento ocasionó que el embalse se llenara de manera anticipada, lo que generó una situación crítica, ya que la represa aún no estaba terminada y se corría el riesgo que el represamiento del río no solo destruyera toda la obra, sino que además generara una catástrofe de características monumentales.

El 10 de mayo, Empresas Públicas de Medellín (EPM), quien es la responsable del proyecto, decidió evacuar el agua contenida a través del Cuarto de máquinas de la represa, sin embargo, el pasado 26 de mayo un nuevo derrumbe, esta vez en el macizo ubicado al lado de la represa, ha ocasionado fisuras que tienen de nuevo la situación en un colapso y genera un panorama trágico, ya que todo apuntala hacia una inminente avalancha.

La amenaza continúa

Pese a las obras que adelantan en la represa, el flujo de agua por dos de los cuatro túneles de la Casa de máquinas es constante y no ha presentado novedades en la última semana. Actualmente la capacidad de descarga hídrica de la represa es de máximo 1.200 metros cúbicos de agua por segundo (m3/s): pero según el comportamiento climático de la zona y la cantidad de lluvias que caen por estos días, el caudal de agua que llega al embalse pasa de los 1.500 m3/s.

Cabe recordar que el proyecto cuenta con tres túneles para desviar el río Cauca, de los cuales el tubo derecho se taponó el pasado 28 de abril, hecho que generó la actual emergencia y desde entonces no reporta movimiento alguno. El taponamiento se debió a una falla geológica, según indicó EPM. De igual manera, el túnel uno de desvió y tampoco presenta actividad. El túnel dos es el que ha generado problemas e implica un riesgo latente porque no se tiene control sobre él. Este fue el que se destaponó involuntariamente el sábado 12 de mayo y generó una creciente de 6.000 m3/s -que equivale a tres veces el caudal del río Cauca en invierno-, que dejó miles de damnificados en Puerto Valdivia.

Actualmente la cota del embalse está en 394 metros y está creciendo entre 40 y 50 centímetros diarios. Para que el agua empiece a salir por el vertedero debe llegar a la cota 401, es decir, que el embalse debe subir 7 metros más, lo que requerirá entre 14 y 20 días. Los expertos afirman que los niveles de alerta incrementarían, dado el caso de un reporte de movimiento de masa de tierra igual o superior a los 10 milímetros por hora. En el último reporte, la velocidad de los desprendimientos ha sido de 6 milímetros por hora.

El punto crítico que preocupa a los expertos es la estabilidad de la presa, en la que fue reportado un aumento en los niveles de presión debido a la situación de emergencia que obligó a un embalsamiento antes de entrar en operación. Sin embargo, la estructura continúa sólida. Pero la situación obligó a las autoridades el pasado 4 de junio a evacuar de sus hogares a unas 113.000 personas de las localidades de Puerto Valdivia y Puerto Antioquia, así como de los municipios de Cáceres y Tarazá, situadas a orillas del Cauca, aguas abajo de la represa, y que podrían ser arrasadas por un eventual rompimiento de la obra.

Más abajo en Córdoba y la Mojana los daños que causa el río Cauca por el represamiento en Hidroituango ya ha derribado muros de contención en sus orillas y amenaza a 1 millón 340 habitantes de estas tierras bajas, que comprenden 13.972 kilómetros cuadrados.

¿Quién responde por las obras mal hechas, con corrupción y masacres?

Que lo que se haya de reparar, se repare”, dijo Uribe hace unos días en un acto público en Ituango. Ojalá se refiera a los centenares de asesinados, a los miles de desplazados y a los millones de víctimas que deja hasta ahora esta obra.

¿A dónde terminarán las investigaciones sobre este desperdicio de vidas y recursos que ha consumido Hidroituango, si el candidato de Uribe llega a la presidencia de Colombia?

You must be logged in to post a comment Login