Euskal Herria: Una cadena humana con 175.000 eslabones une Donostia, Bilbao y Gasteiz por el derecho a decidir

 

175.000 personas han entrelazado sus manos en una gran cadena humana de más de 201,9 kilómetros que ha unido Donostia, Bilbo y Gasteiz para reivindicar el derecho a decidir. Frente al Parlamento de Gasteiz, donde ha concluido la movilización, han entregado las 2.019 razones recogidas en pueblos y ciudades vascas que conforman el Pacto Ciudadano.

10/06/2018

Cuatro años después de la histórica cadena humana entre Durango e Iruñea, Gure Esku Dago ha marcado este domingo un nuevo hito por el derecho a decidir uniendo las capitales de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba.

En Donostia, Paulo Muñoa, de 77 años, ha sido el primer eslabón de la gran cadena humana, que ha concluido frente al Parlamento de Gasteiz, de la mano de la joven Aroa Arrizubieta, de 16. Entre ambos, miles y miles de ciudadanos, 175.000 según Gure Esku Dago, han entrelazado sus manos para, en un ambiente emocionante que ha aunado la fiesta y la reivindicación, defender el derecho a decidir.

La movilización, fruto de un ejemplar auzolan que ha contado con más de 5.000 voluntarios para que todo saliera como estaba previsto, ha servido, además, para dar cabida a otras reivindicaciones como las del movimiento feminista o de pensionistas, así como de apoyo a Catalunya y a los jóvenes de Altsasu, con sendos kilómetros solidarios.

En los últimos metros, el protagonismo ha sido para un ejemplar del Pacto Ciudadano, que los participantes han ido pasándose mano a mano entre sonrisas y aplausos hasta llegar a las puertas del Parlamento de Gasteiz.

La última en recibirlo ha sido Aroa Arrizubieta y, posteriormente, en nombre de Gure Esku Dago, han sido Jone Amonarriz y Angel Oiarbide quienes, en euskara y castellano, han tomado la palabra para presentar ese documento, que también llevarán al Parlamento de Nafarroa y que recoge las 2.019 razones para querer decidir recogidas en, barrios, pueblos y ciudades del conjunto de Euskal Herria.

Han destacado que se está abriendo en Euskal Herria «el ciclo de la convivencia, la soberanía y la decisión». «Hoy, miles de ciudadanas y ciudadanos hemos demostrado que queremos decidir el futuro político de este pueblo», han apuntado.

Amonarriz y Oiarbide han remarcado que «cada vez somos más conscientes de la fuerza que tenemos para promover cambios en la sociedad», en referencia a las movilizaciones que en los últimos meses se han dado en diversos ámbitos.

«La fórmula para decidir la tenemos que diseñar y decidir entre todos y todas, logrando acuerdos amplios, debatiendo, constrastando opiniones y modelos, de forma libre y democrática», han añadido.

Pacto de País

Por ello, han avanzado que, en los próximos meses, Gure Esku Dago promoverá un «espacio permanente de colaboración y consenso», en el que cada agente «haga su aportación en el camino, hasta llegar a decidir». «Queremos dar el salto a un pacto de país que, teniendo en cuenta los diferentes territorios, nos lleve a decidir qué futuro queremos», han apuntado.

«El ejercicio del derecho a decidir será clave en el próximo ciclo porque es un instrumento fundamental para garantizar la convivencia y permite defender todos los proyectos políticos en igualdad sin exclusiones», han destacado. «Solo queremos tomar la palabra, profundizando en democracia, para decidir de forma soberana –han añadido–. Ese es, precisamente, el doble reto que tenemos: configurar en nuestros territorios un espacio democrático fuerte y, a la vez, crear condiciones para decidir de forma soberana».

Han concluido con un claro mensaje: «No tenemos miedo a la libertad. Estamos en el camino. Vamos a decidir. Gure esku dago!»

Amplia representación política e institucional

La cadena humana ha contado con una gran representación política e institucional, así como de otros ámbitos.

Han participado, entre otros, la presidenta del Parlamento de Gasteiz, Bakartxo Tejeria; el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; los alcalde de Bilbo, Donostia y Gasteiz, Juan Mari Aburto, Eneko Goia y Gorka Urtaran.

Se han sumado asimismo el presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, junto a otros dirigentes de la formación jeltzale como Itxaso Atutxa o Joseba Egibar, o el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, presente en uno de los kilómetros de Elgoibar.

La representación de la izquierda soberanista vasca ha sido amplia:con la participación, entre otros, Jasone Agirre, Maddalen Iriarte, Miren Larrion, Ainhoa Beola, Kike Fernández de Pinedo o Josu Estarrona, numerosos ediles…

El secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, tampoco ha querido perderse la cita.

También ha participado Pili Zabala parlamentaria de Elkarrekin Podemos.

Los secretarios generales de ELA y LAB, Adolfo Muñoz y Garbiñe Aranburu, han sido dos de los eslabones de la gran cadena humana.

No han faltado representantes de las fuerzas soberanistas catalanas, presentes especialmente en Bilbo, pero también en Donostia.

Desde el ámbito deportivo, el Athletic ha querido sumarse a la reivindicación del derecho a decidir.

Hondartzako egunean, giza katea. (Idoia ZABALETA / FOKU)

Nafarrak, kolore gorriz. (Gotzon ARANBURU / FOKU)

Olatuak ere ikusi dira bidean zehar. (Gure Esku Dago)

Jendetzak jai giroan ekin dio aldarrikapen giza kateari. (Gure Esku Dago)

17. kilometroan, jai giroa. (@cbeyreuther)

Altsasuko gazteen gurasoak ere giza katean izan dira. (Gotzon ARANBURU / FOKU)

También, exigiendo la libertad de los presos de la localidad de Altsasu.

Altsasuko gurasoek ere parte hartu nahi izan dute. (Gotzon ARANBURU / FOKU)

Altsasuko gazteen aldeko aldarria, Donostian. (Idoia ZABALETA / FOKU)

Gazte zein heldu, aldarri berbera ibilbide guztian zehar. (@gara_miantzi)

Nafar ikurrek ere giza katean parte hartu nahi izan dute. (@GEDOiartzun)

Gasteizko Parlamenturaino eraman dute erabakiaren aldeko aldarria. (@gara_iiriondo)

Jendetza bildu da Bilboko bazterretan. (Luis JAUREGIALTZO / FOKU)

ANCko presidente den Elisena Paluzie, Bilbon.

Pañuelos amarillos reivindicando la libertad de los presos catalanes.

Kataluniarekin elkartasun kilometroa izan dute Bilbon. (June PRIETO / FOKU)

Kataluniatik iritsitako lagunak, tartean Mireia Boya, Bilbon. (June PRIETO / FOKU)

Internazionalismoak ere ez du hutsik egin. (Luis JAUREGIALTZO / FOKU)

Euskal Herria, Catalunya, Galicia.

Musika eta alaitasunaren bidetik egin da giza katea. (Gure Esku Dago)

Adin guztietako jendea gerturatu da giza katera. (June PRIETO / FOKU)

Esku eta zapiez josi dute aldarrikapena. (Luis JAUREGIALTZO / FOKU)

 

Abetxuko zubia gurutzatu du giza kateak. (Jaizki FONTANEDA / FOKU)

Jai giroan murgildu da giza katea. (Idoia ZABALETA / FOKU)

Gabriel Rufian giza katearen lehen metroetan izan da. (Juan Carlos RUIZ / FOKU)

Eguzkia hartu eta paseoan daudenen artean, jendetza Zarautzen giza katean. (@GureEskuDagoZ)

Mugimendu feministak ere erabakitzeko beharra ikustarazi egin nahi izan du. (Juan Carlos RUIZ / FOKU)

Movimiento feminista también sumado a la cadena humana.

Demokrazia eskaria, Kontxan. (Juan Carlos RUIZ / FOKU)

Etorkizunari begira ikurriña zabaldu dute donostiarrek. (Juan Carlos RUIZ / FOKU)

https://screenshotscdn.firefoxusercontent.com/images/9532334d-0eb8-46e6-8ae5-1127bc299efe.png

Un kilómetro amarillo por los presos políticos catalanes y la sinergia entre dos pueblos

Representantes de la ANC, Òmnium, JxCat y CUP han participado, junto a numerosos ciudadanos catalanes, en el kilómetro 122 de la cadena humana, destinado a la solidaridad con los presos políticos catalanes.

 

Aunque las banderas independentistas y los lazos amarillos se han podido ver a lo largo de toda la cadena humana, ha sido el kilómetro 122, con la Plaza Elíptica de Bilbo en su epicentro, el que ha concentrado la solidaridad con Catalunya y los presos políticos del Procés.

Allí se han dado la mano la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, el vocal de la junta directiva de Òmnium Cultural Ignasi Termes, la diputada de JxCat Aurora Madaula y la exdiputada y miembro de la dirección de la CUP Mireia Boya. Por parte de ERC, el diputado en Madrid Gabriel Rufián ha participado en Donostia.

Frente a la subdelegación del Gobierno español en Bizkaia –«¡Este edificio será una biblioteca!», gritaban los que se han dado la mano en la calle Elkano–, y acompañados por catalanes residentes en Euskal Herria y miembros de Gure Esku Dago como Mario Zubiaga y Pello Urzelai, la representación catalana se ha dado la mano con los pañuelos amarillos, distintivo de este kilómetro solidario.

Paluzie y Termes han agradecido en nombre de las dos principales entidades soberanistas el calor recibido por parte de la sociedad vasca y han instado a que la movilización social sea tomada en cuenta por la clase política, tanto en Catalunya como en Euskal Herria.

Por su parte, Madaula y Boya han coincidido en ver muy corto recorrido a la apertura anunciada por el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez y han remarcado la importancia de la creación de sinergías entre Catalunya y Euskal Herria. Madaula ha recordado que la colaboración entre ambos pueblos ya existe a escala social, y Boya ha recordado la urgencia de abrir un segundo frente al Estado español.

El Bilbo más multicultural suma voces y colores a la cadena humana

La cadena humana ha atravesado Bilbo camino de Gasteiz con numerosas ondulaciones y mucho color amarillo en la Plaza Elíptica, donde se ha concentrado buena parte de la diáspora catalana y representantes de las fuerzas soberanistas desplazados a Euskal Herria. En el Bilbo más antiguo, la multiculturalidad ha aportado más colores y ritmo a la cita. Entre sus razones para participar: «vivimos aquí y también queremos que cambien las cosas».

Nerea GOTI|BILBO|10/06/2018
Bilbo-nagusi

La cadena humana en Bilbo, con el Guggenheim de fondo. (Luis JAUREGIALTZO/FOKU)

Mucho antes de la hora prevista, la cadena humana ha estado prácticamente formada en el corazón de Bilbo, con la Plaza Elíptica como uno de los puntos de expectación, porque allí se ha reunido buena parte de la diáspora catalana en Euskal Herria y allí han participado también representantes de las fuerzas soberanistas catalanas desplazadas para participar en la cadena humana por el derecho a decidir.

Pañuelo mediante, unidos de la mano y hasta por un bastón o una muleta, en algún caso, miles de personas han participado en la iniciativa, en la que no han faltado las habituales «olas» que han dibujado una cadena serpenteante ante la que los voluntarios de la organización en bicicleta han tenido que surfear casi constantemente.

El ambiente festivo ha sobrevolado la cita en todo momento, pero si en algún punto ha tenido momentos más vibrantes ha sido en las inmediaciones de Bilbao La Vieja, donde la multiculturalidad ha sumado más colores, reivindicaciones y voces a la cadena humana. Ciudadanos y ciudadanas vascas procedentes de todo el mundo han sacados sus banderas y sus atuendos tradicionales hoy para sumarse a la cita de Gure Esku Dago y visibilizar sus culturas.

Tal y como ha comentado a NAIZ Agustine Ngologmo, una camerunesa de 31 años, que lleva un año en Euskal Herria nada fácil en lo personal, «la cosa no está bien pero vivimos aquí, yo quiero ayudar como el resto, porque queremos que cambien las cosas».

En la calle Hernani, personas migrantes han destacado, asimismo, que iniciativas como la cadena de hoy les hacen sentirse parte de la comunidad y sentir que están aportando algo a la misma.

Tras la cadena humana, el ambiente se ha desplazado al Casco Viejo, donde hay varias actividades programadas para alargar la fiesta hasta la atrade. Allí se han concentrado joaldunak, txarangas… y están previstas actuaciones musicales en distintos locales, que también reflejan el Bilbo más multicultural.

De hecho, el programa incluye danzas bolivianas y percusión senegalesa, y actuaciones musicales de ciudadanos vascos procedentes de otros lugares junto a Niko Etxart y Rafa Rueda.

You must be logged in to post a comment Login