PALESTINA: La OIM no descarta aumento de refugiados tras la masacre en Gaza / Palestina denunciará a Israel ante la CPI por las últimas muertes en Gaza / Declaración de Kairos, los cristianos palestinos sobre Gaza y Jerusalén ocupada / Más información…

Resumen Latinoamericano / PalestinaLibre / 17 de mayo de 2018 – John Pilger da su apoyo a la campaña Un futuro digno para Palestina / Jan Stromdahl, el hombre que pretende romper el bloqueo de Gaza con un velero / Nakba: Hakma Atallah, 70 años como refugiada / La Nakba 70 años después: El fracaso de Israel para borrar la memoria colectiva palestina

 

La OIM no descarta aumento de refugiados tras la masacre en Gaza

Las numerosas muertes en las manifestaciones en la Franja de Gaza podrían causar un aumento del número de los refugiados, declaró el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing.

“Sí, lo más probable es que esto suceda, vimos una situación semejante en 2014, y por desgracia puede ocurrir ahora”, respondió a la pregunta correspondiente en una rueda de prensa.

Agregó que la OIM no tiene representación en Palestina y por ello no puede hacer una evaluación exacta de la situación actual.

El 14 de mayo, en la Franja de Gaza tuvieron lugar manifestaciones en contra la inauguración de la embajada de EEUU en Jerusalén y con motivo del 70 aniversario de la creación del Estado de Israel, evento conocido en Palestina como la Nakba (catástrofe en árabe), que dio inicio a la expulsión de unos 750.000 palestinos de sus tierras.

Las protestas desembocaron en violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes y se saldaron con 61 palestinos muertos y más de 2.700 heridos, según fuentes médicas palestinas.

El viernes 18, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebrará una reunión especial para analizar la situación en la Franja de Gaza.

Fuente: Sputnik Mundo


Palestina denunciará a Israel ante la CPI por las últimas muertes en Gaza

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) denunciará a Israel ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya tras la muerte esta semana de decenas de manifestantes palestinos en la Franja de Gaza por disparos del Ejército israelí, confirmó hoy a Efe una fuente diplomática.

La denuncia ya ha sido firmada por el ministro palestino de Asuntos Exteriores, Riad al Maliki, quien viajará a La Haya la próxima semana para presentar personalmente el caso ante la Fiscalía de la CPI.

El caso recogerá los presuntos delitos cometidos por el Ejército israelí, aunque la Embajada palestina no ha facilitado todavía los detalles específicos de si denunciará a Tel Aviv por crímenes contra la Humanidad, por genocidio o por ambos delitos competencia de la CPI.

La denuncia será presentada ante la fiscal de la Corte, Fatou Bensouda, el próximo “martes o miércoles”, añadió la fuente de la Embajada palestina en La Haya.

La tensión en la Franja de Gaza era ya alta desde que comenzaron las protestas palestinas por la Gran Marcha del Retorno, pero aumentó cuando el pasado lunes se hizo efectivo el traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén.

Al menos 62 manifestantes palestinos murieron por fuego israelí esta semana, lo que eleva a 110 las víctimas mortales desde que empezaron las manifestaciones el pasado 30 de marzo.

En abril de 2015, Palestina se convirtió en miembro de pleno derecho de la CPI, después de la entrada en vigor de su adhesión al Estatuto de Roma, lo que permite la posibilidad de que se juzguen crímenes cometidos en los territorios palestinos ocupados.


 

Declaración de Kairos, los cristianos palestinos sobre Gaza y Jerusalén ocupada

Todos hablan de los cristianos palestinos, pero pocos escuchan su clamor y anhelos. Este es un llamado de los palestinos cristianos al mundo: Es el aniversario de la muerte y no es una celebración y nuestra catástrofe sigue en curso, por lo cual instamos a la comunidad internacional y a las iglesias a asumir sus responsabilidades para que acabe el apartheid y reine el derecho y la justicia

‘Si ves la opresión del pobre y la negación del derecho y de la justicia en la provincia, no te sorprendas del hecho, porque un oficial vigila sobre otro oficial, y hay oficiales superiores sobre ellos’ (Eclesiastés 5: 8).

El lunes 14 de mayo de 2018, en Gaza, 60 personas murieron y 2771 resultaron heridas entre manifestantes que simbólicamente caminaban desarmadas hacia sus aldeas, de donde se fueron obligadas a irse. Fueron asesinados a sangre fría. Ellos no representaron amenaza alguna para nadie.

Al mismo tiempo, la embajada estadounidense fue reubicada en Jerusalén en violación de la legalidad internacional. El transgresor es el gran poder que debería instar a otros a respetar el derecho internacional.

Por lo tanto, la situación en la que vivimos no es de regocijo y la inauguración de una nueva embajada. Vivimos en una situación inhumana que debe ser cambiada.

El bloqueo de Gaza, afectando a dos millones de personas que viven en una tierra de solo 380 km², debe ser levantado. Cisjordania debe ser liberada y las personas allí deben recuperar su libertad y debe garantizarse la igualdad completa para todos los habitantes del territorio.

Este es el año 70 aniversario de la catástrofe que le sucedió al pueblo palestino, y que comenzó a cambiar la faz de Tierra Santa en una tierra de guerras y muertes. Nuestra catástrofe sigue en curso.

Este es el año 70 de esta dolorosa verdad: Tierra Santa convertida en la tierra en la que los seres humanos se matan entre sí. Este es el aniversario de la creación del Estado de Israel, el aniversario de la catástrofe del pueblo palestino y el aniversario del comienzo de un periodo de guerras y muertes en Tierra Santa.

Es un aniversario de la muerte y no es una celebración, incluso para Israel que aún teme y rechaza la aplicación de las resoluciones de las Naciones Unidas. Israel aún teme la paz y la marcha pacífica de los palestinos desarmados en Gaza y en los Territorios Ocupados. Israel, que todavía se siente obligado a dar órdenes a sus soldados para que maten a personas desarmadas que reclaman su libertad.

Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que recuerde sus propias resoluciones y las respete. Llamamos a las iglesias a ser la conciencia de la humanidad y escuchar el clamor de los oprimidos en Tierra Santa.

Les pedimos que condenen a los sionistas cristianos a quienes vimos en estos días, contradiciendo el Evangelio de amor y paz, apoyando la opresión y la injusticia, bajo el pretexto de las profecías, y apoyándose con los poderosos de este mundo en sus injusticias.

Instamos a la comunidad internacional a asumir sus responsabilidades. Le pedimos que ejerza cada presión, incluso sanciones si es necesario, para forzar a Israel a seguir el camino de la paz y la justicia, para levantar la opresión del pueblo de Gaza y todo el pueblo palestino, para evitar la muerte en Tierra Santa, que abandone sus prácticas de apartheid, y cumplir con el derecho internacional.

Hacemos un llamamiento a las iglesias en nuestra Tierra Santa y en todo el mundo para que sean valientes y fieles a su misión, asuman sus responsabilidades con respecto a Tierra Santa y todos los que viven en ella, para que sus oraciones sean conscientes de lo que está sucediendo en la Tierra Santa, y dar pasos efectivos hacia la justicia, la igualdad y la paz en esta tierra donde nacen las raíces de su fe.

Hacemos un llamado a nuestra gente a permanecer firmes frente a todas las maniobras e intrigas.

Este es nuestro llamado; este es el clamor de la conciencia cristiana en Tierra Santa, el clamor de todos los cristianos, líderes y personas, en este aniversario, el aniversario del año cuando el asesinato mutuo comenzó en la tierra hecha santa por Dios, no para matar, pero para que todas las personas se amen.

 

Fuente: Kairos Palestina

Traducción: PalestinaLibre.org


John Pilger da su apoyo a la campaña Un futuro digno para Palestina

El reportero australiano John Pilger, ganador entre otros del Premio de la Paz a los Medios de la Asociación de la ONU, respalda públicamente la nueva navegación de la Flotilla de la Libertad.

“Los planes de la Flotilla de la Libertad para desafiar el bloqueo de Gaza son buenas noticias. Las flotillas de la libertad han logrado resultados extraordinarios al informar al mundo de la inhumanidad y crueldad del asedio medieval de los israelíes en Gaza. Apoyo sinceramente la nueva iniciativa de la Coalición, la campaña por el derecho a Un futuro digno para Palestina.

Agradezco especialmente las palabras “Just Future”: la justicia es el derecho humano básico que falta en los noticias de los medios de comunicación sobre Palestina; sin embargo, sin justicia, no hay paz posible, no hay futuro asegurado. Los valientes jóvenes que van a los perímetros de su prisión abierta para exigir justicia saben que esto es una verdad básica. Ellos pelean por la justicia en nombre de todos nosotros, y debemos apoyarlos”.

Fuente: Rumbo a Gaza


Jan Stromdahl, el hombre que pretende romper el bloqueo de Gaza con un velero

A última hora del pasado martes, el velero ‘Ship to Gaza’ soltó amarras en Estocolmo (Suecia) para poner rumbo a Gaza. Otros tres barcos, dos procedentes de Gotemburgo y otro de Noruega, se sumarán a una travesía en la que el mar y el viento no serán los principales escollos.

Jan Stromdahl, junto al velero con el que pretende llegar a Gaza, el pasado martes antes de soltar amarras. JONATHAN NACKSTRAND / AFP

La gran preocupación de los tripulantes de la flotilla es la marina israelí y su presencia en la costa palestina. “Nuestro principal objetivo es ayudar y romper el bloqueo en Gaza, es un acto simbólico importante”, asegura Jan Stromdahl, activista, parlamentario y capitán del ‘Ship to Gaza’, que pretende llegar a tierra firme a finales de julio y donar los barcos a organizaciones juveniles y de pescadores palestinas.

Stromdahl no oculta el temor de que todos los hombres y mujeres de la flotilla acaben siendo detenidos. Y es que los precedentes no invitan al optimismo. En 2010, militares israelíes mataron a nueve personas de una flotilla humanitaria que llevaba 10.000 toneladas de ayuda a la franja. Dos años más tarde, el barco sueco ‘Estelle’ fue abordado por el ejército y llevado al puerto de Ashdod (Israel) y, ya en 2016, un barco de mujeres corrió la misma suerte tras ser interceptado a 45 millas de la costa, en aguas internacionales.

El capitán del ‘Ship to Gaza’ no entra a valorar los antecedentes; “Mientras haya alguna esperanza, vale la pena intentarlo”.

Se da la circunstancia de que, mientras Stromdahl zarpaba de Suecia, el ejército israelí mataba a 55 palestinos y hería a más de 2.000 en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza donde 40.000 palestinos se concentraron para protestar contra la inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén.

Fuente: Expansión.com


Nakba: Hakma Atallah, 70 años como refugiada

La mujer en la imagen se llama Hakma Atallah, tiene 105 años y desde hace 70 años es refugiada de Palestina. En 1948, cuando tenía 35 años, Hakma tuvo que dejar su casa, su pueblo y huir con su familia. Llevando consigo tan solo lo que podían cargar sobre sus espaldas. Huyeron de un pueblo a otro hasta que llegaron a Gaza donde se quedaron en tiendas de campaña.

Se instalaron en el campamento de refugiados de Beach Camp, en Gaza. A pesar de haber vivido la mayor parte de su vida en ese campamento de refugiados, Hakma no ha olvidado su pueblo, Al-Swafeer, al que nunca ha podido regresar. “Cuando hui de Al-Swafeer, tenía 35 años, estaba casada y tenía 5 hijos.

Recuerdo muy bien mi casa, nunca la olvidaré. Era una casa grande con cuatro habitaciones y teníamos un bonito jardín”, dice Hakma. Con tono melancólico añade: “A veces cierro los ojos e intento recordar mi última noche en Al-Swafeer. Me imagino que estoy con mi marido y mis hijos sentados enfrente de nuestra casa bebiendo té y hablando de cosas sin importancia. Ojalá pudiera regresar a ese día.”

Su nieta, Haneen, tampoco olvida el pueblo de su abuela. Aunque nunca ha estado en Al-Swafeer, lo ha visitado cientos de veces en su imaginación, mientras su abuela les contaba historias de antes de la Nakba. “Todos los días nos juntamos alrededor de mi abuela y le pedimos que nos hable de Al-Swafeer. Nos habla de noches tranquilas y del clima agradable. Nos habla del día de la Nakba y cómo huyeron de un pueblo a otro hasta que llegaron a Gaza. No puedo imaginar lo difíciles que debieron ser esos días”.

Cuando salió de su pueblo hace exactamente 70 años, Hakma, nunca imaginó que siete décadas después seguiría soñando con volver. “Gaza, en concreto Beach Camp, es donde mi familia y yo hemos estado viviendo durante cinco generaciones”, – dice Hakma – “es donde todos mis nietos y nietas han nacido, han estudiado, se han casado y han tenido hijos. Pero no es mi pueblo, donde nací, pasé mi infancia y me casé. Allí tenía mi propia tierra donde plantaba uvas y tenía cabras y vacas”.

Fuente: Comité Español de la UNRWA


La Nakba 70 años después: El fracaso de Israel para borrar la memoria colectiva palestina

Investigadora legal de la organización palestina de derechos humanos Al-Haq. Máster en derecho internacional humanitario y de derechos humanos.

El día de hoy marca la culminación de ocho semanas de protestas en la Franja de Gaza, durante las cuales las Fuerzas de ocupación israelíes han matado a más de cincuenta personas palestinas, disparando para matar e hiriendo intencionalmente a manifestantes desarmados que participaban en la Gran Marcha del Retorno, pidiendo el fin del cierre ilegal por parte de Israel en la Franja de Gaza y cumplir con el del derecho de retorno de los y las refugiadas palestinas. La Gran Marcha del Retorno empezó el 30 de marzo de 2018, en conmemoración del Día de la Tierra, marcando el día de 1976 cuando la policía israelí asesinó a seis ciudadanos palestinos de Israel mientras protestaban por la expropiación estatal de miles de dunums de sus tierras en Galilea. Desde su inicio, la Gran Marcha del Retorno ha sido recibida con la misma violencia que las fuerzas israelíes desplegaron en el Día de la Tierra hace más de cuarenta años, con el mismo intento de silenciar al pueblo palestino y borrar su memoria colectiva.

Este día también marca la septuagésima conmemoración de la Nakba o “catástrofe”, cuando aproximadamente 800.000 palestinos y palestinas fueron expulsados ​​por la fuerza de sus hogares y propiedades, 531 aldeas fueron destruidas, y más de diez mil palestinos y palestinas fueron masacrados por las fuerzas sionistas en los eventos que condujeron a la creación del estado de Israel en 1948. Solo unos 150.000 palestinos permanecieron en el territorio del Mandato de Palestina después de la Nakba, una cuarta parte de los cuales fueron desplazados internos. Inmediatamente después de la guerra, el despojo de las personas palestinas refugiadas y desplazadas internas se selló mediante la aprobación de leyes destinadas a negarles el derecho a regresar a sus hogares y propiedades, vigentes hasta el día de hoy.

Los eventos de la Nakba ya eran ilegales bajo el derecho internacional en ese momento, y el despojo y la expulsión de civiles ya constituían violaciones de las leyes y costumbres de guerra. Susodicha ilegalidad se ha perpetuado durante décadas, y a la población palestina se le ha negado sistemáticamente su derecho inalienable a regresar, tal y como exige el derecho internacional y se reafirma en más de cien resoluciones de las Naciones Unidas. Después de haber ganado fuerza con el tiempo, el derecho internacional da derecho a las personas refugiadas y desplazadas a una reparación por las violaciones que ellos, ellas y sus descendientes han sufrido, y exige que Israel cumpla con su derecho al retorno.

Setenta años después, la Nakba simboliza la denegación de los derechos transmitidos de una generación a la siguiente y un proceso continuo de desplazamiento y desposesión en ambos lados de la Línea Verde impulsado por las políticas y prácticas coloniales sionistas. Como tal, la difícil situación de la población palestina se parece en muchos sentidos a la de los pueblos indígenas de todo el mundo, desarraigados y desposeídos por la fuerza, suplantados por colonos extranjeros, sometidos a una vida de segunda clase en sus propias tierras. Al igual que la mayoría de los pueblos indígenas, el apego palestino a la tierra, incluso después de siete décadas en el exilio, sigue siendo un marcador definitorio de la identidad palestina y la memoria colectiva. Sin embargo, en muchos sentidos, la difícil situación palestina ha sido diferente, precisamente debido a la condición de refugiados al que casi tres cuartas partes del pueblo palestino fueron forzadas tanto en 1948 como posteriormente. Son los más de 5 millones de refugiados y refugiadas palestinas, privadas durante generaciones del derecho a regresar a las casas de donde fueron desterrados sus antepasados, lo que subraya una característica distintiva de la lucha palestina por la autodeterminación.

Los horrores de la Nakba, que conmemoramos en este día, se combinan con los intentos sistemáticos de Israel de borrar y falsificar la memoria de la expulsión palestina en 1948, incluso mediante la promulgación de leyes que penalizan la mera conmemoración del Día de la Nakba el 15 de mayo como un día de luto. Sin embargo, después de todo este tiempo, el sionismo no ha logrado borrar la Nakba de la memoria colectiva palestina. Mientras que Israel esperaba que algún día el pueblo palestino olvidara y abandonara sus derechos, setenta años después, están lejos de ser olvidados. Hoy en día, una persona palestina nacida en cualquier parte del mundo todavía se identifica con la ciudad o pueblo de donde fue expulsado su antepasado, a pesar de que en muchos casos nunca se le ha permitido pisar Palestina.

Hoy, millones de palestinos y palestinas están pidiendo cuentas a Israel por los crímenes que nunca ha reparado, basados en la misma memoria que Israel ha buscado borrar durante tanto tiempo. Es esta historia, la que el pueblo palestino lleva sobre sus hombros mientras pide dignidad y derechos en la octava semana consecutiva de Marcha del Retorno en la Franja de Gaza y el resto de Palestina exigiendo el cumplimiento de su derecho a regresar a casa.

Fuente: Rania Muhareb, Blog Público – España

You must be logged in to post a comment Login