Catalunya. El Washington Post explica en un reportaje cómo funcionan los CDR y la persecución que sufren

Resumen Latinoamericano / 15 de abril de 2018 / Kaos en la red

El diario estadounidense recoge testimonios de integrantes de los comités y describe el carácter no violento.

No hay cuotas, ni ruedas de llamadas, ni dirigentes, ni ninguna sede. Y la asistencia a las reuniones semanales es opcional.’ Es así como empieza este reportaje sobre los Comités de Defensa de la República que ha publicado hoy el diario norteamericano Washington Post. Un texto dedicado a los CDR que contrasta absolutamente con el tono de acusación y de criminalización que han hecho la gran mayoría de los medios españoles en la campaña de acusación contra estos comités. De hecho, el artículo habla de la persecución de que son víctima los miembros del CDR, y pone el ejemplo de la detención esta semana de Tamara Carrasco en Viladecans, acusada inicialmente de rebelión y de terrorismo. El Washington Post, en cambio, explica cómo son y cómo funcionan los CDR, de una manera que prácticamente ningún diario español no ha hecho.

Son grupos vagamente organizados como comités de defensa, y han tomado un protagonismo en el movimiento de independencia de Cataluña una vez los dirigentes han sido encarcelados o han marchado del país’, añade el diario. ‘Los comités de defensa incorporan a gente de todas las edades y de todos los ámbitos de la vida. Josep, un economista de 56 años que se ha negado a dar su apellido por miedo a ser detenido, asistió a una asamblea del comité de defensa del barrio de Barcelona por primera vez la semana pasada. Dice que ya formaba parte de dos entidades de la sociedad civil que apoyan a la independencia, pero que quería hacer más.’

El reportaje explica que los CDR se crearon para defender el referéndum del 1-O. ‘Hoy sus miembros se organizan en una red de trescientos comités, y muchos tienen sus propios logos y páginas y perfiles propios en las redes sociales. Algunos CDR rurales tienen cuatro miembros, y otros en la ciudad de Barcelona reúnen doscientas personas en sus asambleas.’ Explica también algunas de las formas de protesta, como una que hubo a Figueres y que consistió en una concentración silenciosa de media hora de decenas de personas con máscaras blancas reclamando la liberación de los presos. ‘El sábado en Barcelona unos grupos se organizaron en una vigilia de veinticuatro horas en la que doscientas personas hacían turnos para caminar en círculos alrededor de una prisión clausurada [la Modelo]’.

Más testigos: el ‘de una mujer de 55 años que no quiere dar el nombre por miedo a ser detenida: “si no afectas la economía, nadie te hará caso’. Y el caso de Tamara Carrasco, destacando que El País publicó un audio filtrado por la policía que servía de ‘prueba’ incriminatòria: ‘Ella describe planes para una gran huelga que nunca ha tenido lugar. La grabación de voz habla vagamente de planes para parar el puerto de Barcelona e interrumpir vías de comunicación y vías de tren, pero “sin ninguna violencia”.

El artículo cuestiona el punto de vista del gobierno español sobre la violencia de los CDR y la acusación de terrorismo citando a expertos que niegan esta acusación. Y acaba con el testimonio de un integrante de un CDR, Mariano Álvarez, de 61 años, nacido en Madrid pero residente en Barcelona desde el 1984. ‘Soy un CDR’. Dice que ‘si el gobierno español intenta intimidar a gente como yo a no salir a la calle a protestar, pero consigue el efecto contrario. No nos podrán detener a todos.’

You must be logged in to post a comment Login