Argentina/ (Opinión) VERDADES EXPRESS, PLANETA DE ZOMBIES.

Resumen Latinoamericano, 9 de enero 2018.

Por Rony Smirnoff *

Lo primero que hay que decir es que el pasado se ha vuelto tan volátil e insignificante que atemoriza. Lo que hoy es dicho por profesionales politiqueros, que exponen como una verdad inquebrantable y absoluta, mañana sólo es aire en un pasado que a nadie importa, o por lo menos a una mayoría. Revalidan, día a día, esas verdades como si fueran el diamante precioso mejor pulido, y pasado minutos, horas, días, ese diamante cae al piso y se hace mil pedazos. Barremos con la escoba los pedazos de vidrio con el mismo sentir de un zombie, sin que esos pedazos de nada, alteren la percepción del diamante que alguna vez soñamos en nuestras manos.

Es impresionante, como la certeza de una presentación, la camisa abierta en su botón exacto, la convicción de un pasado de cuna de oro, logra convencer, con aturdidora precisión, de cualquier evento. Hoy sólo es necesario un par de ensayos, pronunciar las palabras que en ese momento sean adecuadas, un buen couching, repetir siempre la misma ecuación (hasta ahora ha dado resultado).

La velocidad con la que nos bombardean de información no es casual. La maquinaria extraordianaria de Cambiemos nos rellena de datos que sólo cumplen un objetivo: dinamitar nuestra memoria. Crear la angustiosa necesidad permanente de querer saber todo, lo que viene, ya mismo. Es lo que pasa con los cráneos que inventaron las nuevas series televisivas. Nos dejan siempre con la sensación de incertidumbre, de necesidad empalagosa por saber qué sigue, sin darnos tiempo necesario para evaluar lo que acabamos de ver en apenas segundos. Y si al capítulo siguiente aparece algo que no tiene sentido, no importa, no hay tiempo, no detenernos, queremos más.

El futuro ha llegado. Nos hemos convertido en zombies. Todas las predicciones se han dado (que con penumbrosa exactitud nos mostraban películas como Blade Runner, Brasil y tantas otras). El poder omnipresente maneja los hilos de lo que debemos pensar, decir, sentir. No hay espacio para cuestionar y si alguien cuestiona, pues es un tirapiedras, un violento, un marginado, un kirchnerista. Nada es lo que es, es toda una ilusión falsa e hipnótica. Es por eso que las palabras dejaron de tener sentido, dejaron de tener peso, es por eso que no logramos descubrir en el enjambre en que nos han metido.

La grieta es lo único real en esta historia. Es lo concreto. Es la poderosa realidad manifiesta. Y si nos la pintan como cuco, es porque les conviene que no haya gente que pretenda saltarla, por miedo, por comodidad o por convicción.

Por suerte, ese es el pensar de muchos y muchas que nos hemos mantenido con curiosa estoicidad, en este lado de la grieta, sin dejarnos seducir. Supongo que algo tiene que ver el faro inquebrantable que me nos han enseñado las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo en tantos largos años de lucha. Eso es lo que nos ata hoy a este lado, y si ELLAS han podido, pues aún hay esperanza de descubrir el exquisito placer de que las verdades sean eso, verdades.

* Diseñador Gráfico. UBA. Defensoría del Pueblo CABA.

You must be logged in to post a comment Login