Venezuela: Almagro, Europa y la Fórmula Arria

Almagro, Europa y la Fórmula Arria

Por Geraldina Colotti, Resumen Latinoamericano, 14 noviembre 2017

 

La Unión Europea, la Europa de los poderes fuertes y no aquella de los pueblos, da otra demostración de sumisión a los Estados Unidos. Trump había decidido sancionar a otros 10 funcionarios del gobierno, entre los cuales el Embajador de Venezuela en Italia, Isaías Rodriguez. La Unión Europa ahora decide preparar las condiciones para medidas ad personam para cuando “se hicieran necesarias” y mientras tanto dispone un embargo sobre las armas y sobre los sistemas de control ligados a la “represión”.

Si se calcula que a presionar más que todos ha sido España del “democrático” Rajoy, a quien le gusta romper las cabezas de los catalanes, se entiende qué moral pueden tener estos personajes y para qué fines.

“Me siento honrado de haber recibido estas sanciones en los 100 años de la Revolución de Octubre, las considero una medalla que me ha otorgado el pueblo”, ha dicho Isaías Rodriguez presenciando un convenio sobre la Revolución de Octubre. Declaraciones análogas ha emitido el Ministro de la Cultura Ernesto Villegas y otros miembros del Gobierno Bolivariano. Por una parte, líderes independientes que respetan el mandato popular. Por la otra parte, perritos falderos de los poderes fuertes, desde Sudamérica a Europa.

Si pasa el proyecto de ley presentado al Congreso de los Estados Unidos por dos diputados republicanos, los Estados Unidos podrán imponer sanciones financieras a los países que no sostienen las políticas norteamericanas en la ONU. El presidente de los Estados Unidos podrá derogarlas cuando en los países rebeldes haya un cambio de gobierno: como el que quisieran imponer a Venezuela, apretándole alrededor del cuello una cuerda de sanciones para obligarlos al default. Por esto, mientras Maduro esta reestructurando la deuda externa con Rusia y China, planean los fondos buitres. Como sucedió en Argentina de Cristina Kirchner, que entonces pronunció un orgulloso discurso en la ONU.

Pero desde ese entonces, han cambiado los equilibrios, dentro y fuera de América Latina. En Argentina Macri ha ganado justamente con el apoyo de los fondos buitres, con los que nuevamente han endeudado al país por generaciones. Y a protestar por la grotesca declaración de la embajadora de Estados Unidos en la ONU, según la que Venezuela sería una amenaza directa para la paz y la seguridad mundial, queda quasi solamente el presidente Boliviano Evo Morales. Contemporaneamente, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por deseo del representante de los Estados Unidos, ha discutido la cuestión “derechos humanos en Venezuela”.

Una acción coordinada sin duda. Basta reflexionar sobre este episodio. Julio Borges y Luis Florido, dos personajes de oposición muy escuchados sea en los Estados Unidos que en Europa han pedido oficialmente que esta reunión (a la que ha participado también Italia ) y aquella de la Unión Europea fueran pospuestas a después del miércoles. El 15, de hecho, estaba previsto el acuerdo entre la oposición y gobierno, en la República Dominicana. Pero les han respondido que no. Sobre el principal diario de oposición, El Nacional, a explicar como han ido las cosas ha sido un insidioso personaje que responde al nombre de Diego Arria.

Un diplomático de larga trayectoria, hombre de confianza de las grandes instituciones internacionales. Cuando se ha presentado a las primarias de la MUD para ser candidato a la presidencia, ha tomado sólo el 1%. Pero ahora acusa a sus colegas de oposición de “no ser representativos” y se jacta de haber estado entre aquellos que han hecho fracasar la propuesta de Borges y Florido. Arria es el inventor de la Fórmula Arria al Consejo de Seguridad de la ONU, puesta en marcha en el 1992 por Bosnia y constantemente aplicada como solución-milagro para resolver todas las crisis.

Una fórmula que prevee incluír en las consultaciones informales de la ONU personalidades y asociaciones de la “sociedad civil”. Obviamente, no es irrelevante saber con qué personalidades, con cuáles asociaciones y por cuáles objetivos sería activado el mecanismo. Del marxismo hemos tomado la crítica a la noción de “ciudadano” abstracto, ya que hay una diferencia de clase entre el ciudadano obrero y el ciudadano-empresario. De la historia, hemos aprendido cual uso distorsionado puedan hacer las clases dominantes de las palabras “democracia”, “derechos humanos”, “sociedad civil” y así sucesivamente.

Recientemente Trump ha desclasificado los archivos relativos al asesino de Kennedy. Se ha tenido ulterior confirmación que el Pentágono tenía los propios peones en el Chile de Salvador Allende. En los tiempos de Pinochet, del que el señor Arria era amigo, el diplomático venezolano ha emprendido la loable iniciativa de hacer liberar al diputado allendista Orlando Letelier. Pero, las garras del Plan Cóndor deseado por la CIA han asesinado a Letelier en Washington, por órden de Pinochet.

Una demostración de que los Estados Unidos, donde no han llegado a lograr sus propios objetivos usando la apariencia de las reglas, lo han hecho por otras vías: barriendo del propio camino a todo aquel que lo estorbara.

Hasta en este caso, entonces, sirve un mecanismo para eludir los obstáculos internacionales cuando no se adecúen a los deseos de los Estados Unidos. Así, por primera vez, en la reunión del Consejo de Seguridad ONU ha podido participar Luis Almagro, Secretario General de la OEA, que ya no sabe qué cosa más inventarse para subvertir las instituciones bolivarianas substituyéndolas por otras más agradables a Washington.

En este modo, se ha querido decir que, primero y sobre la reunión entre el gobierno bolivariano y oposición, están las decisiones de la Fórmula Arria. Más allá de las inmediatas implicaciones concretas de las reuniones del Consejo de Seguridad ONU, estamos en presencia de un hecho internacional inédito que podría hacer escuela. Un test, se prodría decir, ya que con Venezuela, como por otros aspectos con Africa, se esta experimentando de todo. Un laboratorio de guerra que implica muchas articulaciones.

En el Manual 3-24 del Pentágono es explicado claramente como una de las estrategias principales de los Estados Unidos para mantener el control “en todos los rincones del mundo” en los que hayan intereses norteamericanos, sea aquella de la lucha ideológica en el campo de la información, definida “batalla de la narración”. Osea: construír una determinada versión, que independientemetne de la realidad de los hechos, es mucho más importante del hecho mismo. Con Venezuela se ha llegado a crear un relato inequivocable, se ha formado una opinión pública generalizada a nivel internacional que hace improrrogable la intervención de la llamada comunidad internacional: obviamente una intervención “humanitaria” para liberar al pueblo del sufrimiento e instaurar la “democracia”. Como en Irak, en Afganistán, en Siria, en Libia, en Yemen…

Y, de hecho, el ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia venezolano, establecido en el exterior por Almagro con el apoyo de la ex Procuradora General Luisa Ortega, ha dado formalidad virtual a la apertura “de un canal humanitario” para Venezuela…

La sumisión de los gobiernos italianos a Washington y a los potentados económicos que representan sus intereses, es evidente. Al Parlamento Europeo, a dar lecciones de democracia a Venezuela está Antonio Tajani, un exmonarquico que ha sido de Alleanza Nazionale, luego de Forza Italia, el partido de Berlusconi… Las políticas económicas que estrangulan a los sectores populares en Italia van en sentido opuesto a aquellas puestas en acción por Maduro en Venezuela Bolivariana. Son intereses y horizontes opuestos.

En el votar “el embargo” a Venezuela – una decisión “estúpida”, justamente ha dicho Maduro – Federica Moguerini ha cedido a las insistencias de España. En la reunión de los embajadores ha habido unanimidad. Evidentemente ha faltado también la oposición de Grecia y Portugal. Talvez para evitar un peor endurecimiento, dada la presencia del mediador Zapatero?

En todo caso, para Rajoy la cuestión de Venezuela es un argumento de política interna. Y, en buena parte, lo es también para Italia. Que sucedería a los gobierno de los grandes bancos si quien produce la riqueza y quien es excluído decidiera que ha llegado el momento de presentarle la cuenta?

Entonces, Venezuela, está siempre en la mira: no porque represente un “peligro para la paz y la estabilidad del mundo”, como lo ha declarado la embajadora de Estados Unidos en la ONU sin una miga de vergüenza, sino porque es un país riquísimo de recursos y tienen una función geoestratégica determinante en el continente. Su colocación en el área de influencia de Rusia y China es otro serio motivo de interferencia a la hegemonía de los Estados Unidos.

Con el regreso de los gobiernos neoliberales en Argentina y Brasil, han aumentado las bases militares norteamericanas: aquellas visibles y aquellas ocultas, que tienen el objetivo de desestabilizar a los gobiernos que no le gustan. Aquella golpista en Venezuela, es lamentablemente una opción siempre presente. Los Estados Unidos gastan cada año ríos de dólares para financiar organismos aparentemente dedicados a los “derechos humanos”.

Pero los medios de guerra no cuentan las tantas operaciones inteligentes puestas en marcha por la Venezuela bolivariana a nivel internacional. La principal ha iniciado desde la presidencia del Movimiento de los países no alineados (Mnoal), la segunda institución por grandeza luego de la ONU, que Maduro dirige. Desde allí se ha logrado hacer reducir la producción de barriles de petróleo y un consiguiente aumento del precio.
Hasta ahora, han fallado todos los principales ataques hechos por el arco de los países neoliberales a nivel internacional. Por esto, ahora, se está acelerando el bloqueo económico-financiero y estan planeando los fondos buitres. De todos modos, por ahora, la oposición venezolana parece fragmentada. Luego de centenares de apelos al diálogo, dirigidos por Maduro a la MUD, finalmente debería llegar un empeño concreto y una nueva jornada electoral, el 10 de diciembre y luego el próximo año con las presidenciales. También por esto, Washington ha inaugurado la Fórmula Arria.

Traducción Gabriela Pereira

You must be logged in to post a comment Login