Brasil. Bloqueo de EEUU es “genocidio”, dice diplomático cubano

Rafael Tatemoto/De Brasil | Brasilia (DF)/Resumen Latinoamericano/ 
 

En una entrevista, responsable de diplomacia en Brasil analiza cambios promovidos por Trump en la relación entre países

Todos los años, los países integrantes de la Asamblea de las Naciones Unidas se posicionan en relación al bloqueo económico promovido por EEUU contra Cuba. El miércoles (1), una nueva votación se llevó a cabo en las Naciones Unidas y se mantuvo la medida, con los votos de los Estados Unidos e Israel, países que históricamente se posiciona de esta manera.

Rolando Gómez González, en el cargo de negocios de la Embajada de Cuba  actuando en Brasil, dio una entrevista exclusiva al hecho de Brasil el análisis de los cambios en las relaciones diplomáticas entre su país y Estados Unidos después de la elección de Donald Trump. Desde el golpe parlamentario contra la presidenta Dilma Rousseff, Cuba no tiene embajador en el país. Así, González es el representante de las relaciones diplomáticas entre las naciones.

Para él, la administración republicana de Trump es “un retroceso”, al reanudar la hostilidad y el bloqueo contra Cuba, que él llama “genocidio”.

En la actualidad,

Brasil Hecho: Cuba ha sufrido cambios en el modelo económico. ¿Cómo el cambio en el clima político latinoamericano y la elección de Trump pueden afectar ese proceso?

Rolando Gómez González: De hecho, Cuba ha sido objeto de una evaluación y una consulta popular sobre el sistema, el modelo económico y social que la gente quiere. Se hizo un proyecto por el Partido, que fue objeto de análisis y discusión popular en lo que fue, en la práctica, un referéndum. Tres millones de personas participaron en la identificación de las prioridades, de las proyecciones, y de las políticas de la forma que el pueblo quería.

Este ejercicio llevó a lo que fue denominado como Orientaciones Económicas y Sociales de la Revolución Cubana. Son el guía para el desarrollo de un plan orientado hacia el futuro, a partir del presente, de construcción de un socialismo próspero y sostenible en nuestro país.

Este proyecto se está implementando de manera satisfactoria. Es complejo, porque implica cambios y transformaciones importantes en el orden económico y en el orden social. Obviamente, hay una cuestión importante relacionada con la búsqueda de un mayor bienestar social, que es el bloqueo económico, comercial y financiero promovido por Estados Unidos contra Cuba.

¿El bloqueo es el principal obstáculo al desarrollo cubano?

Es la principal causa que afecta nuestro desarrollo económico y social. Él implica un enorme sacrificio al pueblo cubano, que lo califica como genocidio de acuerdo con el Derecho Internacional, por su propia intencionalidad de crear hambre, escasez y dificultades para asfixiar económicamente a un pueblo. Sin duda, causó pérdidas, según los cálculos, mayores que 8 mil millones de dólares, teniendo en cuenta la variación del dólar en relación al oro. Es decir, son daños descomunales, terribles, que fueron provocados a nuestra Revolución.

El propio gobierno norteamericano, a partir de la resistencia de Cuba, reconoció públicamente que esta política era un fracaso. Estados Unidos quedó aislado de América Latina. Aislados del mundo. Por 25 años, el bloqueo ha sido rechazado por las Naciones Unidas. En la última votación, fueron 191 votos contra el bloqueo, sólo dos países tuvieron una posición divergente: los propios Estados Unidos e Israel. Hay una demanda universal, unánime, contra esa política. Además de ser genocida, fue un fracaso, no cumplió su objetivo, sólo causó sufrimiento a nuestro pueblo, que resiste histórica y heroicamente por defender su proyecto independentista y de pleno ejercicio de la autodeterminación ante las pretensiones externas que pretenden dominar y controlar nuestro país.

¿Y cómo la cuestión del bloqueo cambió con la elección de Trump?

El gobierno de Obama emitió una directiva presidencial que reconoció el fracaso de esa política y se posicionó por la normalización de las relaciones con Cuba. Es difícil y complicado, pero se posicionó en defensa de esa búsqueda. Cuba vio con buenos ojos. Obama incluso defendió el fin del bloqueo por parte del Congreso de Estados Unidos. Las relaciones diplomáticas se han restablecido.

Con la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos, eso cambió completamente. Su filosofía es un retorno a la visión de las administraciones anteriores a Obama, de hostilidad y de recrudecimiento del bloqueo. Todos estamos convocados a luchar para que nuestras ideas y principios prevalezcan. Por un mundo mejor y más justo, defendiendo las causas justas de nuestro continente, incluyendo Cuba. En primer lugar de noviembre, la Asamblea de las Naciones Unidas se va a posicionar de nuevo, y Estados Unidos estará nuevamente aislado frente a la opinión pública internacional, que es la misma de la opinión pública norteamericana, que está en contra del bloqueo y quiere la normalización de las relaciones con nuestro país, su vecino.

Incluso parte del empresariado de Estados Unidos tiene interés en el final del bloqueo. Desde el punto de vista cubano, ¿qué ven como justificación para el mantenimiento de esa medida por tanto tiempo?

Esta política se basa en una perspectiva de injerencia y de dominación. Pretensiones de volver a controlar la Isla, una vez que perdieron su control con la Revolución Cubana en 1959. El objetivo siempre fue destruir la Revolución Cubana. Esto se ha convertido en una obsesión de diversos gobiernos de EEUU: acabar con el socialismo a 150 kilómetros de ellos. No abandonaron esa intención hasta hoy. Esta es la motivación esencial de este bloqueo.

Los intereses económicos de los empresarios de EEUU se dejan en segundo plano. Ellos tendrían grandes posibilidades en un mercado tan cercano. El bloqueo impide que la población de EEUU se beneficie de avances como vacunas contra el cáncer y tratamientos especiales que sólo Cuba ha desarrollado. Cuba es el único país del mundo que los ciudadanos de Estados Unidos están prohibidos de visitar. Violan el derecho de los propios norteamericanos por una obsesión política e ideológica de no aceptar un gobierno socialista en Cuba. Prefieren afectar a sus empresarios, su pueblo, que permitir una Cuba socialista y revolucionaria.

Edición: Vanessa Martina Silva

You must be logged in to post a comment Login