Argentina. “¿Que se está ocultando para no querer que Naciones Unidas intervenga en la investigación?”/ El Gobierno descartó la colaboración de Naciones Unidas

Por: Maxi Goldschmidt, Revista Cítrica/ Resumen Latinoamericano/ 12 de Sept. 2017 .-

Andrea Millañanco fue la primera persona fuera de la Lof en enterarse que había un desaparecido. Se lo comunicaron desde la propia comunidad, vía telefónica, mientras Gendarmería estaba allí. “Falta un compa”, le avisaron en uno de los llamados.

Hoy tenía que declarar Andrea Millañanco, una testigo clave porque fue la primera persona fuera de la Pu Lof de Cushamen en enterarse que había un desaparecido.

Pero su declaración fue postergada porque el juez Guido Otranto decidió que antes quería escuchar a los gendarmes del Escuadrón 35 de El Bolsón César Alberto Peralta, Walter Ruiz Díaz y Juan Peloso, aparentemente el único de los tres que llegó hasta la zona del río. Los primeros dos, que cumplen funciones de cocineros y no entraron al territorio, escucharon que un gendarme dijo que “le había tirado un piedrazo a un manifestante”. Por su parte Peloso, quien fue impreciso y contradictorio a la hora de hablar de quién estaba a cargo y de la cantidad de efectivos del operativo, dijo haber visto del otro del río a miembros de la comunidad a caballo.

“Hoy al final no declaramos. Nos cancelaron la declaración. Nunca somos informados en tiempo y forma. Hoy decidieron que declaren los gendarmes, dos de los cuales eran cocineros”, se queja Andrea Millañanco, aunque su mayor preocupación es otra y tiene que ver con una noticia que circuló desde temprano en el Juzgado de Esquel y que fue confirmada pasado el mediodía: la negativa del gobierno ante el representante regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, de realizar una investigación con expertos internacionales.

“¿Por qué el Gobierno rechaza la ayuda que Naciones Unidas quiere brindar en la investigación? ¿Que se está ocultando para no querer que Naciones Unidas intervenga?”, se pregunta Millañanco, para quien hay “que tener mucho cuidado con esto, porque lo que el gobierno busca es quitarse de encima la responsabilidad política por lo sucedido. El Gobierno insiste en que no se trata de una desaparición forzada, sino de un homicidio y creemos que su intención es cortar por lo más fino y que la responsabilidad caiga en algunos gendarmes. Se dieron cuenta de que esto les puede costar muy caro políticamente. Pero no se puede separar que esto tiene un inicio, que la raíz de todo esto es político, y que está a la vista la persecución que venimos sufriendo. En ese contexto es que sucede la desaparición forzada de Santiago, no es algo aislado”.

¿Vos fuiste de las primeras personas que supo que había un desaparecido? ¿Cómo te enteraste?

A las 7 de la mañana me llaman desde la Lof y me dicen que Gendarmería se apostó delante de la tranquera, que reflectorearon y dispararon, que los habían estado hostigando en la madrugada. Que después los gendarmes se fueron y se ubican en la intersección de la ruta 40 y la ruta que va para El Maitén. Yo mando a la lamién Soraya (Maicoño) para que se haga presente, vea lo que estaba sucediendo y les comente a  su vez lo que había pasado con la gente que estaba detenida en Bariloche. El día anterior habían hecho lo mismo: dispararon y se fueron. La lamién Soraya llega y habla con ellos pero a la vuelta es detenida y no puedo comunicarme más con ella.

¿Después recibís un segundo llamado?

Al correr de las horas, después de las 13 me llega un mensaje de una lamién que se logró comunicar con la gente de la Lof que había logrado cruzar el río. Entonces yo me comunico con ellos y lo primero que me dicen es que la Gendarmería está quemando todo. Y que faltaba una lamién y un compa. Me dijeron que tenían poca batería. A la hora los llamo para preguntarles cómo estaban: me dicen que llegó la lamién pero que falta el compa. En la tercera llamada me dicen que falta el compa y que se están quedando sin batería.

¿Y después no pudiste hablar más?

No, después ya no me puedo comunicar con ellos. Me quedé preocupada, entonces empiezo a buscar y preguntar si alguien sabía que en El Matién hubiera algún detenido o alguien hospitalizado. Pero me dicen que no hay nadie. Y más tarde cuando vuelve la gente del campo, confirman que efectivamente se habían llevado a Santiago.

 

 

El Gobierno descartó la colaboración de Naciones Unidas en el caso Maldonado

Marcha atrás a la supervisión internacional
A 42 días de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, el ministro de Justicia le informó al Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas que no incorporarían a sus expertos a la investigación. De esa forma se desdijo sobre la promesa que le había hecho a la familia del joven desaparecido en Esquel en el marco del operativo represivo de Gendarmería.
Germán Garavano y Claudio Avruj junto a Patricia Bullrich
Germán Garavano y Claudio Avruj junto a Patricia Bullrich 


Imagen: Soledad Quiroga

A 42 días de la desaparición de Santiago Maldonado, el ministro de Justicia, Germán Garavano, decidió deshacer el compromiso que tomó con la familia Maldonado para que un grupo de expertos independientes de la ONU, a través de la Oficina Regional del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (Acnudh), “supervisen y colaboren con la investigación”. El compromiso que tomó Garavano ante la abogada de la familia Verónica Heredia el 29 de agosto, se “descartó” durante una reunión en Casa Rosada con el comosionado de la Acnudh.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; compartieron la reunión en la Casa Rosada con Garavano para informarle al comisionado de la Acnudh, Amerigo Incalcaterra, que descartarían la asistencia para la investigación judicial como solicitó la familia de Santiago.

La reunión ocurrió el 29 de agosto —a dos días de las masivas movilizaciones al cumplirse un mes de la desaparición del joven— en la sede de la de la Defensoría de Casación de la Provincia de Buenos Aires. La abogada Heredia le acercó un petitorio de tres puntos a Garavano en el que la familia pedía que se reconozca públicamente la desaparición forzada, que se garantice la participación de la querella en la investigación y que se convoque a los especialistas de la ONU para alcanzar una “investigación independiente, pronta y exhaustiva”.

Garavano respondió poco después de la reunión con un comunicado oficial en el que, entre otros puntos, instruía a Avruj a pedir la colaboración de la Acnudh “para la conformación de un grupo de expertos independientes que supervisen y colaboren con la investigación”. El documento oficial negó el primer pedido de la familia, reconocer públicamente la desaparición forzada.

Con ese objetivo llegó esta tarde el comisionado Incalcaterra a la Casa Rosada, pero Peña, Garavano y Avruj le comunicaron que descartaban la participación de ese equipo en la investigación, aunque “seguiremos manteniendo un dialogo fluido con ellos”.

La versión oficial, difundida por la agencia Télam, es que para el Gobierno la investigación “se está encausando”. Esa apreciación ocurre a 42 días de la desaparición y en días en los que el Gobierno decidiera presentar ante el juez Guido Otranto las declaraciones internas que algunos gendarmes dieron al Ministerio de Seguridad, información que estaba en manos del Poder Ejecutivo hace casi un mes.

La decisión aparece también cuando la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, intenta desacreditar la investigación por “desaparición forzada” a partir de los resultados que se conocieron hoy sobre los cotejos de ADN. Los estudios difundidos hoy indican que no se encontró ADN coincidente con el de la familia Maldonado Santiago en los elementos allanados en los escuadrones de Gendarmería. Los allanamientos se realizaron diez días después de la desaparición del joven, sin información de los vehículos que habían participado en el operativo y sin que fueron preservados.

Esas irregularidades fueron advertidas por la familia Maldonado desde antes y se sumaron a reclamos directos sobre el juez Otranto y la fiscal Silvina Ávila tras levantarse el secreto de sumario —a más de un mes de la desaparición—, que permitió el acceso a la causa por parte de las querellas.

En tanto, el martes pasado, a través de un comunicado de prensa, la propia oficina de la Acnudh había expresado su preocupación por la “falta de progreso en las investigaciones que se están llevando a cabo” y pidió a las autoridades “realizar la investigación apegándose a los estándares internacionales en materia de derechos humanos, en particular a la Convención para la protección de las personas contra las desapariciones forzadas”.

“Fue una reunión muy cordial, pero se arribó a esa conclusión”, dijeron desde Casa Rosada sobre la decisión de deshacer el compromiso tomado con la familia y desoir las recomendaciones de la Achnud, el Comité de las Naciones Unidas contra las desapariciones forzadas y la Comisión Interamerica de Derechos Humanos respecto de tomar “todas las medidas urgentes que sean necesarias para buscar y localizar” a Santiago Maldonado.

Comunicado oficial del Ministerio de Justicia en el que se comprometía a solicitar la colaboración de un grupo de expertos

 

You must be logged in to post a comment Login