PALESTINA: Responsables de Al Aqsa rechazan medidas restrictivas impuestas por los ocupantes israelíes / Hezbolá aplaude la operación de resistencia contra ocupantes israelíes en Al Quds / Autoridad Palestina: Las medidas de Israel sobre el recinto de Al Aqsa no afectan a su sacralidad / Empresa israelí recrea campos de entrenamiento militar para turistas en Cisjordania ocupada / Gideon Levy critica al gobierno israelí, desconociendo el hecho colonial / La segunda vida de Ghassan Kanafani / Israel aprueba la construcción de nuevos asentamientos en Jerusalén Este

Resumen Latinoamericano / Agencias / 17 de julio de 2017 –

Responsables de Al Aqsa rechazan medidas restrictivas impuestas por los ocupantes israelíes

Responsables del Patrimonio Islámico o Wafq, que gobierna el Complejo de las Mezquitas en Jerusalén (Al Quds), se han negado a pasar por unos nuevos detectores de metales que fueron instalados en las entradas del complejo. Ellos se negaron también a abrir las puertas como acto de protesta.

Esta acción de los responsables de la Mezquita de Al Aqsa se produjo en un momento en el que responsables israelíes actuaron el domingo para “reabrir gradualmente” la Mezquita de Al Aqsa en el Jerusalén Este ocupado para las oraciones de la tarde tras tres días de cierre, dijo un reportaje de la agencia Maan.

El intento de reabrir el complejo se produjo por orden del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, después de que hubiera estado cerrado tras una operación de resistencia que causó la muerte a dos militares ocupantes israelíes y a los tres palestinos que la llevaron a cabo el pasado viernes.

El domingo, el director de la Mezquita de Al Aqsa, Sheij Omar al Kiswani, expresó su desaprobación por las medidas mientras hablaba a la emisora La Voz de Palestina afirmando que “es una acción peligrosa y sin precedentes el imponer controles sobre la Mezquita de Al Aqsa. Rechazamos los cambios impuestos por el gobierno israelí”.

Firas al Dibs, portavoz del Wafq, dijo a la agencia Maan el domingo por la mañana que las autoridades israelíes habían entrado en contacto con los guardias palestinos de la Mezquita de Al Aqsa y les ordenaron no acudir a la misma.

Por su parte, las tropas ocupantes israelíes fueron desplegadas en el área y advirtieron que “la policía responderá a cualquier incidente si es necesario”.

La totalidad de la Ciudad Vieja ha estado también cerrada a los palestinos no residentes desde el viernes, mientras los israelíes y los turistas podían entrar en ella sin problemas.

Cabe señalar que los colonos judíos se beneficiaron por primera vez de las restricciones impuestas a los musulmanes y rezaron, por primera vez, con libertad y sin escolta de seguridad dentro del recinto musulmán, reveló el diario israelí Maariv.


Hezbolá aplaude la operación de resistencia contra ocupantes israelíes en Al Quds

hezbola
Hezbolá aplaude la operación de Al Aqsa y exhorta a aquellos que la han condenado que clarifiquen su postura en el conflicto israelo-árabe.

Hezbolá aplaude “la bendita operación ejecutada por tres héroes palestinos en el lugar de la Mezquita de Al Aqsa y que ha provocado la muerte de un cierto número de soldados sionistas y el martirio de los tres héroes”.

En su declaración, Hezbolá dijo que “este ataque audaz fue el resultado de la impregnación del espíritu de la resistencia en el corazón y la mente de los palestinos, en la tierra de Palestina. Es la prueba del lugar que ocupa la Mezquita de Al Aqsa en el corazón del pueblo palestino. Es a partir de ella que se enciende la chispa de la guerra contra la ocupación; es sobre su suelo que los combatientes de la resistencia sacrifican sus vidas para liberar la tierra y el honor y recuperar la dignidad y la independencia”.

El texto subraya: “Los hijos de la familia Yabarin han logrado un éxito que, bajo todos los criterios, constituye un modelo a seguir para todos los hombres nobles que se niegan a aceptar la humillación y la ocupación. Ésta es una lección que debe enseñarse a todas las personas libres en nuestra nación con el fin de hacer frente a los arrogantes, los ocupantes y los agresores.

En conclusión, Hezbolá expresa “su gran orgullo por este cambio cualitativo en la lucha contra la ocupación”. El movimiento condena “todas las medidas represivas practicadas por el enemigo contra la Mezquita de Al Aqsa y sus gentes, unas medidas que se refuerzan día tras día”.

Hezbolá muestra además su sorpresa con respecto a algunas voces políticas y mediáticas que condenan esta operación heroica y llama a sus autores a “definir su posición en el conflicto permanente contra la ocupación y sus amos”.


Autoridad Palestina: Las medidas de Israel sobre el recinto de Al Aqsa no afectan a su sacralidad

Mezquita al Aqsa en Jerusalén

El gobierno palestino condenó, el domingo, el cierre del recinto de la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén por parte de las autoridades israelíes.

Yusuf Mahmoud, portavoz oficial del gobierno palestino, ha declarado en un comunicado, enviado a la agenciaAnadolu, que las recientes medidas tomadas por las autoridades israelíes con respecto a la mezquita de Al Aqsa ” no afectan a la sacralidad de la mezquita”.

Jerusalén fue ocupada por la fuerza, y contraviniendo todas leyes internacionales. Jerusalén es una ciudad árabe ocupada y está reconocida por más de 137 países de todo el mundo, como la capital del Estado palestino (…)

El portavoz exigió la intervención “internacional, árabe o islámica” para detener las medidas arbitrarias tomadas por Israel contra el pueblo y la dignidad palestinas.

En respuesta a un tiroteo que acabó con la vida de tres israelíes el gobierno israelí ha limitado el acceso al recinto de la mezquita de Al Aqsa, imponiendo controles y registro a quienes deseen acceder a él impidiendo así la entrada a los fieles que se disponían a realizar la azala comunitaria del viernes.


Empresa israelí recrea campos de entrenamiento militar para turistas en Cisjordania ocupada

La compañía Caliber 3, creada por Sharon Gat, coronel de reserva del Ejército israelí, recrea escenarios que simulan lugares habituales como un mercado de fruta, donde los turistas presencian cómo antiguos miembros de las fuerzas israelíes derriban a un “atacante” y observan maneras de impedir un asalto, como a través del empleo de perros.

“En dos horas no puedes convertirte en un profesional, pero damos a los visitantes la conciencia de lo que significa mantener tu vida a salvo, a tu comunidad y a tu familia”, ha declarado Gat.

La entrada a las instalaciones de Caliber 3, en el bloque de asentamientos de Gush Etzion, construido en una zona que los palestinos reclaman como propia, cuesta 115 dólares para los adultos y 85 para los niños (100 y 74 euros, respectivamente).

Los turistas deben, por ejemplo, tratar de averiguar si una figura de un hombre árabe con un teléfono móvil constituye una amenaza para la seguridad y deben dispararle. También hay un campo de tiro para los adultos.

La mayoría de los visitantes son estadounidenses, pero también chinos, japoneses, indios y de países de América del Sur. “Es una atracción que no pueden ver en otra parte”, ha declarado Gat, que afirma que esta experiencia es “el punto culminante” del viaje de muchos turistas.

El campo de entrenamiento abrió sus puertas en 2003 y sirvió para impartir cursos a guardias de seguridad durante la Segunda Intifada, el último gran levantamiento palestino. Cuando la violencia disminuyó, el centro reabrió en 2009 como atracción turística.

El rabino Moshe Bryski de Agoura Hills en California ha explicado que la experiencia sirve para “entender y apreciar a lo que se enfrenta la industria de la seguridad”.

CRÍTICAS AL TURISMO DE SEGURIDAD

“La participación de turistas en entrenamientos en estos campamentos construidos en tierras palestinas ocupadas significa que apoyan la ocupación. Nosotros pedimos que pongan fin a estas prácticas”, ha declarado a Reuters Yasir Sobí, alcalde de ciudad palestina de Al Jader.

Yotam Yaakoba, portavoz de Peace Now, ONG israelí en contra de los asentamientos, ha criticado la iniciativa por ser una “manera cínica y poco apropiada para ganar dinero con el conflicto israelí-palestino”.

Desde el inicio de una nueva oleada de violencia en octubre de 2015, conocida como ‘Intifada de los cuchillos’ y cuyas cifras ascendían en diciembre de 2016 a 220 palestinos muertos y 30 israelíes, las autoridades israelíes han sido acusadas por organizaciones de Derechos Humanos de hacer un uso excesivo de la fuerza para repeler los ataques o presuntos ataques palestinos.

También hay varios casos en los que se ha denunciado que policías y militares israelíes han colocado cuchillos en manos de palestinos ya muertos para justificar la reacción en defensa propia. La población palestina considera los territorios de los asentamientos como propios y reclama la creación de un estado que abarque Cisjordania y la Franja de Gaza con Jerusalén Este como capital.

Cisjordania –incluida Jerusalén Este–, la Franja de Gaza y los Altos del Golán fueron ocupados militarmente por Israel en la guerra de 1967, por lo que la construcción de asentamientos y la colonización de estos territorios supone un crimen de guerra desde el punto de vista del Derecho Internacional.

En Cisjordania viven unos 531.000 colonos judíos, según datos de 2012, parte en colonias consideradas legales por Israel y parte en asentamientos considerados ilegales incluso por el Gobierno israelí. Las cifras actuales podrían ser superiores.


Gideon Levy critica al gobierno israelí, desconociendo el hecho colonial

por Luis E. Sabini Fernández –

La situación de la Franja de Gaza es un acontecimiento, infame, que será recordado como un mojón de las atrocidades de nuestro tiempo, en atroz competencia con tantas otras situaciones de maltrato humano.

La peripecia que se le hace vivir a la F de G proviene de la aplicación de la técnica que Ishhak Leib Peretz atribuía al sionismo, de constreñir a la víctima como el gato asesino que estrangulaba sin derramar la sangre del ratoncillo…[1]

Hay quienes denuncian este atroz escalonamiento. Como Gideon Levy (“À Gaza, Israël fait des expérimentations sur des humains en situation de stress et de privations”, 2/7/2017, traducc. de Dominique Macabies. En castellano, “Israel experimenta con el sufrimiento humano en Gaza, 4/7/2017, traducc. de Javier Villate, www.rebelion.org). Levy es un connotado periodista de Haaretz, que ha ido tomando progresiva distancia de la política del gobierno sionista.

Levy, como sionista, probablemente “de izquierda”, critica implacablemente la política ejercida por el gobierno de Netanyahu. Y podríamos conformarnos con eso, si somos conscientes de su sionismo básico, de su aceptación del hecho israelí como colonialismo de ocupación, arrebato y saqueo de población originaria, que sin embargo se rebela contra estas últimas fases de tanto desenfado en la brutalización.

Pero Levy ha sido progresivamente tomado como portaestandarte de la defensa de la población palestina y como crítico implacable de la banda fascistizante del gabinete Netanyahu y eso lo hace merecedor de algunas puntualizaciones.

Lúcidamente expone el proceso de experimentación con el sufrimiento y las privaciones de los pobladores de la F de G.

Pero se empeña en igualar responsabilidades entre autoridades palestinas e israelíes, lo cual de hecho significa aminorar la verdadera responsabilidad que tiene el sionismo en general y el gobierno israelí en particular, sobre este diseño de muerte por atonía, consunción, extenuación, astenia inducida y progresiva de los habitantes históricamente nativos de la FdG más la enorme sobrepoblación que en dicho territorio se ha ido asentando debido a la política expansionista israelí. [2]

Levy nos informa que el 11 de junio ppdo. Abbas solicitó al gobierno israelí el corte del suministro eléctrico para la FdG (un corte progresivo que ha llegado a principios de julio a que sus habitantes puedan disponer de 2 hs. o 2,5 hs. de energía diaria). Levy interpreta correctamente que la extorsión de Abbas responde al enfrentamiento de la ANP (y antes la OLP) con Hamas, el grupo islámico que gobierna la FdG.

Pero, ¿cómo se explica que Abbas le dé órdenes de acción a Netanyahu? ¡Maravillosa inversión! Hasta ahora, desde los Acuerdos de Oslo a mediados de los ’90, era Netanyahu el que le daba órdenes –o le solicitaba−a Abbas; reprimir a palestinos descontentos, por ejemplo. Para ello, le suministraba las armas; las instrucciones no tanto, porque el gobierno israelí y la dirección de la ANP habían acordado que fueran militares de EE.UU. los que capacitaran y entrenaran a la policía de la ANP.

Cuando Levy nos cuenta que “Israel colabora de un modo despreciable con la ANP”, lo que es cierto es que Israel actúa despreciablemente. El verbo, “colaborar” en cambio, no corresponde. Pero este reparto de culpas le viene bien a Levy para concluir: “Los adversarios no pueden repartirse entre buenos y malos; son todos malos.

Con este planteo, aparentemente de gran estatura moral, Levy pasa por alto el verdadero carácter del intríngulis palestino-israelí: un colonialismo de implantación, que lleva adelante el sionismo desde los albores del s XX, y que como todos los colonialismos de este tipo viene provisto de un racismo depurador, y donde lo malo no son “todas las partes en conflicto” sino el proyecto colonial y racista en primerísimo lugar. Es ese proyecto la que pone los malos, aunque vengan vestidos como corteses jovencitos (este deslinde, a su vez, no santifica toda acción del colonizado, pero sí evita falsas equidistancias o equivalencias).

Más adelante en la nota, Levy repasa la situación en que los palestinos “son víctimas de las maquinaciones políticas urdidas a su costo, las batallas ególatras entre Abbas y Hamas, entre Egipto y Hamas, entre Israel y todos los otros, cuyas consecuencias alcanzan y afectan a los respiradores de los niños del servicio pediátrico en Al-Rantisi”.

La comparación entre Abbas y su ego y el de Hamas es impropia, puesto que Abbas es un líder (burocrático, sucesor del carismático Arafat) y Hamas una organización que podrá tener (o no) ególatras, pero no corresponde igualarlos. Pero aquí también, el mayor problema es que Levy escamotea o atempera el peso, decisivo, de la política israelí de ahogo, sin mostrar sangre, sobre la población gazatí: es el gato asesino al que se refería Perets, aquel judío sabio y temeroso justo antes de la fundación del estado sionista.

Levy avanza un poco más en disculpar al Estado de Israel: “La ANP y Egipto son responsables plenos de este crimen. Dije bien, crimen. Estamos en 2017 y privar a millones de seres humanos de acceso a la electricidad significa privarlos de oxígeno y de agua. Israel [en cambio] carga sobre sí una patente responsabilidad porque Gaza ha estado siempre parcialmente [sic] bajo la ocupación israelí. Ciertamente, Israel ha retirado a sus militares y a sus colonos de la FdG, pero conserva de todos modos una responsabilidad exclusiva en muchos otros aspectos de la vida allí.”  ¿Qué quiere decir Levy con que Israel ha ocupado parcialmente la FdG? Desde 2006 lo ha hecho totalmente, bloqueando cualquier contacto del resto del mundo con el territorio gazatí, por aire, mar o tierra. Hay muchos muertos que nos lo recuerdan. Que la ocupación se haga “desde afuera” no le quita ese carácter (de control, de ocupación total).

La descripción de Levy es increíblemente sesgada. Levy da a entender que haber retirado a los militares y a los colonos que había en la FdG hasta 2005 ha sido algo, digamos, positivo. Escamotea la estrategia que tuvo Ariel Sharon −por algo designado El Dios León− cuando era comandante en jefe del ejército israelí, de quitar población judía de la FdG para poder hostigarla sin límites. Que fue lo que hicieron desde entonces. Si hasta 2005 se podía admitir que se hablara de ocupación parcial, desde 2006 es total, absoluta.

En  la operación de retiro de los 5000 colonos fanáticos que habían ido ocupando terrenos en la FdG, proveyéndose de magníficas instalaciones con comodidades increíbles en la desértica franja, desplegadas gracias a las generosas contribuciones de EE.UU. y de la colonia judeoestadounidense, los mismos colonos despedazaron sus instalaciones y comodidades, que podrían haber servido materialmente, y más en un territorio tan cerebralmente empobrecido como el de la FdG. Pero no solo no dejaron nada en pie de lo construido, de las “hermosas villas”, sus instalaciones y jardines, sino que luego de deshacerlo  todo, tuvieron “el cuidado” de dejar todos los escombros, detritus y basura en los terrenos palestinos ocupados.

Ante el cuadro de situación, hoy tan desesperante, Levy atribuye “responsabilidad” a Israel, pero califica la de la ANP  y la de Egipto de “pesada responsabilidad”. Las comparaciones son odiosas, pero vale la pena rastrear orígenes para entender situaciones y no escamotearlas.

[1]  Esperanza y temor, Asociación Racionalista Judía, Buenos Aires, 1947.

[2]     De apenas unos 350 o 400 km2, una franja costera de unos 45 km. de largo por entre 6 y 15 km. de ancho. Su población actual se estima en 1 700 000 habitantes, lo cual da unos 5000 hab. por km2 incluyendo en ese menguadísimo territorio lo urbano, lo rural, lo costero. La FdG ha sido llevada a una situación con todos los suministros energéticos recortados a menos del 5% de los consumos habituales en cualquier país más o menos periférico, y todo su territorio sistemáticamente contaminado con detritus que israelíes concienzudamente dirigen a su suelo (que queda en el camino al mar); imposibilitados de hacer uso del agua marítima salvo una estrecha franja, sufriendo un bloqueo desde 2006 y cada vez más asfixiante, impedidos de proveerse hasta de material para reconstrucción tras los bombardeos que han sufrido varias veces, ni para atención sanitaria,  ni para reparación de estructuras productivas, retaceado el suministro de agua, electricidad, alimentos…


La segunda vida de Ghassan Kanafani

Los sionistas, se jactan de su poder de asesinatos y crímenes en cualquier país del mundo, especialmente contra civiles. Hace 45 años, terroristas del estado de Israel asesinaron a Ghassan Kanafani para acallar su voz y cesar su pluma. Se equivocaron. El legado de Ghassan sigue presente mas que nunca y creciendo entre las nuevas generaciones. ¡Otro error de cálculo sionista!

Ghassan Kanafani en su oficina de Beirut. (Foto Diario Assafir)

A principios de los años setenta, tres intelectuales palestinos, Ghassan Kanafani, Majed Abu Sharar y Kamal Nasser, colaboraron para formar la oficina de información de la Organización de Liberación de Palestina.

En una década, los terroristas israelíes lograron asesinar a los tres – Kanafani en 1972, Nasser en 1973 y Abu Sharar en 1981.

El movimiento sionista nunca se ha molestado en distinguir en sus campañas de asesinatos entre civiles y objetivos militares: de hecho, en muchas ocasiones el gobierno israelí (o incluso el movimiento sionista antes del establecimiento del estado de ocupación) apuntó a civiles con el propósito de crear el terror entre la población. Presumiblemente, Israel quería matar a Kanafani y silenciar su voz. Sin embargo, el plan no funcionó como estaba previsto.

Este mes se ha cumplido cuarenta y cinco años desde su asesinato, y la figura de Kanafani es omnipresente.

En las redes sociales árabes, incluso entre la generación joven que no está acostumbrada a leer libros, se nota en todas partes. Su imagen se convierte en la imagen de perfil de innumerables árabes, y las citas de sus artículos llenan el espacio de las redes sociales. Sus dibujos, afiches y diseños son bastante comunes en estos días. Son símbolos de la revolución y en Palestina aún es mayor la presencia de su figura y su arte.

La publicación de sus cartas de amor a la escritora siria Ghada Samman (que convenientemente nunca publicó ninguna de sus cartas a Kanafani) en 1992 produjo una nueva imagen de Kanafani. Las cartas de amor son citadas ampliamente por las mujeres árabes en las redes sociales, y sus anhelos románticos por Samman ahora son materia de leyendas del amor, en la misma liga de Romeo y Julieta, o Qays y Layla entre los árabes.

Nunca conocí a Ghassan Kanafani: fue asesinado cuando tenía sólo 12 años. Sin embargo, oí hablar de él desde temprana edad; No recuerdo cuando reconocí su nombre. Mi tío, Naji AbuKhalil, trabajó con Kanafani en la revista Huriyyah, (Libertad en árabe), portavoz del Movimiento Nacionalista Árabe. La revista era la fuente inspiradora de los intelectuales de vanguardias que hablaban de las artes, la literatura y la política. Esas fueron las personas que introdujeron a los lectores árabes y escritores izquierdistas franceses a hablar de la causa palestina en un lenguaje peculiarmente marxista, donde el antiguo lenguaje estaba marcadamente delimitado por una lengua añeja y arcaica de los marxistas árabes ortodoxos que nunca se recuperaron de su aprobación subordinada del apoyo soviético al plan de partición de 1947 de las Naciones Unidas para Palestina.

Preocupado por la liberación de Palestina

Recuerdo con al cariño con que mi tío hablaba de Kanafani, y cuánto su historia de amor unilateral con Samman molestó a sus amigos. Kanafani era muy popular entre los hombres y las mujeres, y sin embargo él se había fijado en Samman. Sus amigos le urgían a poner fin a su inútil fijación: Samman ocupó el corazón de Kanafani, pero nunca su mente, que estaba llena de preocupaciones con el proyecto más amplio de la liberación de Palestina. Kanafani también fue visto como vulnerable: padecía de diabetes y tenía que inyectarse a diario insulina. A veces se desmayaba y tenía que alimentarse con dulces.

Kanafani era conocido entre la sociedad del café del Líbano por su sentido del humor. Él y mi tío una vez conspiraron para burlarse del nuevo “movimiento del verso libre”, que fue defendido por los libaneses de derecha que estaban asociados con la revista Shi’r (Poesía). Una vez, Kanafani y mi tío (entre otros, si recuerdo bien) se reunieron para armar varias frases absolutamente desconectadas entre si y enviaron el texto ”poético” a la revista para su publicación. Efectivamente, el “poema” fue publicado con gran elogio por el nuevo talento que era una persona ficticia inventada por los conspiradores.

Pero Kanafani también era conocido por nosotros y otros como un prolífico columnista y periodista libanés. Era esencial en la vida de las principales publicaciones de la época. Editó el suplemento Filastin (Palestina) del muy popular periódico al-Muharrir (al-Muharrir era un periódico nacionalista árabe que representaba la contracorriente del derechista diario An-Nahar, que expresaba las opiniones de las políticas estadounidenses y del Golfo) Al-Muharrir era esencial para disuadir a muchos jóvenes libaneses de los diversos mitos nacionalistas libaneses y también para inculcarnos fuertes convicciones sobre Palestina.

Kanafani también escribió en la revista al-Hawadeth y también en el periódico Al Anwar. En Al Anwar, Kanafani comenzó el suplemento cultural semanal. También escribió en al-Hawadeth usando el nombre de Rabie Matar y usó el nombre de Faris Faris en Al Anwar. Pero su exitoso y principal papel en los medios libaneses llegó a su fin después de 1967.

A raíz de la derrota de la guerra de 1967, las diversas ramas del Movimiento Nacionalista Árabe se transformaron en organizaciones marxistas-leninistas específicas de cada país. De la rama palestina surgiría el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) a finales de 1967. Sin saberlo muchos, la idea de la revista que llegó a personificarle no era su propia idea. Todavía no se sabe que el hombre que lanzó la revista Al-Hadaf, portavoz de este día del FPLP, no era otro que el mítico Wadie Haddad.

Haddad tenía un gran sentido mediático y sabía que la información era parte de la lucha palestina. También le preocupaba que la mayoría de los intelectuales izquierdistas del Movimiento Nacionalista Árabe gravitaran hacia Nayef Hawatmeh, el archi-rival de George Habash, el camarada y amigo más cercano de Haddad. Haddad asignó el dinero y asignó a Kanafani lanzar el proyecto, que se materializó en 1969.

Impresión de Kanafani

Al-Hadaf no era como cualquier otra revista. Dejaría su huella en los medios revolucionarios de todo el mundo. Desde las oficinas de Al-Hadaf en Corniche al-Mazraa en Beirut, Kanafani diseñó y produjo algunos de los carteles más espectaculares de la revolución palestina.

Hizo que las ideas revolucionarias marxistas árabes fueran frescas y modernas, a diferencia de los aburridos medios del Partido Comunista Libanés. Combinó el arte con la literatura y la información, todo al servicio de la liberación de Palestina. La revista también estaba interesada en la transparencia: publicó todas las contribuciones financieras que recibió de todo el mundo. A veces eran transferencias de dinero de estudiantes árabes en países occidentales (antes de que fuera prohibido por ser considerado un acto de terrorismo) a donaciones en especies de los residentes pobres de los campos de refugiados palestinos.

La revista, y Kanafani personalmente, fueron los primeros en llamar la atención sobre el estatus de los poetas árabes (especialmente Mahmoud Darwish, Samih al-Qasim y Tawfiq Zayyad) a las audiencias árabes más grandes. Rompió con un tabú torpe que miraba con sospecha a aquellos árabes palestinos que se quedaron viviendo bajo el gobierno del estado de ocupación israelí.

Al-Hadaf fue la bandera del FPLP, y gente de todo el mundo acudió allí para reunirse con Kanafani y también para unirse a la organización. La política de puertas abiertas de Kanafani era una debilidad y muchos agentes de inteligencia enemigos pudieron estudiarlo de cerca y seguirlo. En las semanas previas a su asesinato, los trabajadores de Al-Hadaf notaron que un número más que habitual de mujeres occidentales visitaban Al-Hadaf, siempre haciéndose pasar por periodistas.

Kanafani nunca se cansó de explicar la causa palestina a cualquiera que lo pidiera. Su inglés no era fluido, pero logró expresarse clara y firmemente. (En esta entrevista, por ejemplo, Kanafani es nítido y no concede un punto a un periodista hablando desde una perspectiva occidental dominante).

Algunos dogmáticos de línea dura se burlaban de Kanafani por pasar tiempo con los periodistas occidentales y él siempre respondía explicando que él no soportaba el estímulo o la represión de personas que no entendían su trabajo para la causa palestina. Explicaría cómo dejó un trabajo seguro en Al Anwar, que le pagaba 2.000 libras libanesas, para trabajar con el PFLP que le cancelaba 700 libras (Kanafani añadiría que Al Anwar también le pagó un mes de bonificación de salario, además de diversos beneficios).

Habash y Haddad admiraban a Kanafani. Haddad le consultó sobre la situación internacional antes de planear o ejecutar cualquier operación. Kanafani también compartiría con ambos hombres los últimos debates en Occidente sobre la causa palestina. Habash lo consideraba su mejor amigo y diría después de su muerte: “Perdí la mitad de mí”. Algunos dirían que Habash nunca fue el mismo después del asesinato de Kanafani. Cuando el FPLP celebró su Tercer Congreso Nacional en 1972, Habash asignó a Kanafani para escribir el informe político conocido como “Tareas de la Nueva Etapa”.

Cálculo de Israel

Era evidente que los israelíes conocían el talento de Kanafani y sus servicios a la causa palestina, aunque nunca desempeñara ningún papel militar en el movimiento. Israel preferiría a personas como Mahmoud Abbas, Muhammad Dahlan, Yasser Abed Rabbo y Jibril Rajoub. Personas manejables y dañinas para la revolución palestina mientras Kanafani servía fielmente a la causa cada día de su vida.

Informes desclasificados de archivos estadounidenses muestran un gran interés en el caso de Ghassan Kanafani. Los estadounidenses y los israelíes estaban molestos por el papel mediático de Kanafani, y algunos documentos de los Estados Unidos hacían referencias específicas a las conferencias de prensa que sostenía. Semanas antes de su asesinato, Kanafani fue maltratado por matones en el oeste de Beirut. An-Nahar publicó la historia y se burló de la afirmación de Kanafani. Cuando Wadie Haddad oyó hablar de esto, estaba preocupado. Sus asociados dirían: pero si éste fuera el Mossad, lo habrían matado al instante. Haddad dijo en ese momento: “no necesariamente. No necesariamente”. El presentimiento de Haddad tenía razón.

No está claro qué tuvo que ver el incidente con el asesinato que ocurrió semanas después. Kanafani nunca tomó precauciones de seguridad. Tenía una rutina y se sabía adónde se dirigía: Al-Hadaf y  las diversas cafeterías frecuentadas por periodistas en ese momento. También pasaba los domingos con su familia. A sus enemigos les resultaba fácil rastrearlo, sobre todo porque vivía (de modo poco característico) en Beirut Oriental, un bastión de partidos libaneses de derecha y anti-palestinos.

Israel nunca ha tenido que justificar la muerte de un artista, poeta, calígrafo y periodista. Israel (y el movimiento sionista anterior a 1948) nunca se molestaron en explicar el patrón de matar, de atacar a los civiles árabes. La gente en Occidente informó del asesinato israelí: pero Kanafani era un miembro del politburó del PFLP en el momento de su muerte. La verdad – rara vez revelada – es que Kanafani fue miembro póstumo del politburó. Kanafani en su vida no tenía paciencia para la vida de un miembro de una organización que se consume con reuniones largas y aburridas.

No sería una exageración decir que el legado de Kanafani está disfrutando de un renacimiento cuando es descubierto por una nueva generación de árabes. Varios sitios web se le dedican, y sus libros se publican en varias ediciones (y pirateados en varias ediciones). ¿Quién creería que un hombre que sólo tenía 36 años cuando murió tendría una influencia tan duradera? Cuéntelo como otro error de cálculo sionista.

 

Sobre el autor: As’ad AbuKhalil es profesor de ciencias políticas en la Universidad Estatal de California, Stanislaus.

Fuente: The second life of Ghassan Kanafani

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: As’ad AbuKhalil, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org


Israel aprueba la construcción de nuevos asentamientos en Jerusalén Este

Israel ha aprobado durante esta semana la construcción de 800 nuevos asentamientos en Jerusalén

Las construcciones de asentamientos continúan en Jerusalén Este [Daniel Bar On / Anadolu]

Según el diario hebreo Maariv, el jueves fue aprobada la construcción de  276 unidades en el asentamiento de PisgatZeev al norte de Jerusalén,  120 en Neve Jacob al norte de la ciudad, 200 en Ramot al norte y noroeste de la ciudad y otros 202 en el asentamiento de Gilo al sur de Jerusalén.

El alcalde israelí  de Jerusalén Nir Barkat ha dicho que ” la construcción de asentamientos en Jerusalén es muy necesaria, pues permitirá a un mayor número de jóvenes vivir en la ciudad lo que conllevará la promoción de Jerusalén como capital de Israel”.

Según Maariv, el municipio de Israel aprobó la construcción de 71 unidades en Arabal Sawahira al sudeste de Jerusalén y 29 casas en Sharafat al este de la ciudad.

El periódico hebreo, dijo que los planes de construcción del municipio  transferidos al Comité de Distrito de Planificación y Construcción del Ministerio del Interior israelí para su aprobación final y puesta en marcha.


 

You must be logged in to post a comment Login