PALESTINA: Árabes y judíos deben desafiar juntos al pasado oficial de Israel / El Día Mundial del Libro es celebrado en memoria de Mahmud Darwish / La salud de Barghuti empeora en el octavo día de la huelga de hambre indefinida de presos palestinos / Vídeo: Policía israelí abre fuego contra manifestantes palestinos en apoyo a los presos en huelga de hambre / Ilan Pappé: ‘Hay un Estado apartheid que se llama Israel’ / Encontronazo entre Alemania e Israel por la decisión del ministro de Exteriores de reunirse con ONG / Empeora en Gaza carencia de energía eléctrica

Resumen Latinoamericano / PalestinaLibre / 25 de abril de 2017 –

 

Árabes y judíos deben desafiar juntos al pasado oficial de Israel

Israel ha recurrido principalmente a tres estrategias para reprimir las demandas de Palestina de justicia y derechos humanos, incluido el derecho al retorno de los refugiados. Una de ellas es reescribir la historia; otra intentar distraer la atención de las realidades presentes; y la tercera intenta reclamar la historia palestina como una versión israelí.

Las fuerzas de seguridad israelíes dispersan a periodistas durante los enfrentamientos con manifestantes palestinos en Cisjordania; el 4 de Abril de 2015 [Nedal Eshtayah / Apaimages]

Esta reescritura de la historia sucedió mucho antes de lo que supondrían muchos historiadores. La máquina israelí de hasbara (propaganda) entró en acción casi a la vez que el Plan Dalet (Plan D), que presenció la conquista militar de Palestina y la limpieza étnica de sus habitantes.

Sin embargo, el discurso actual oficial sobre la “Nabka” – la “Catástrofe” – que vivió el pueblo palestino en 1947-48 se constituyó en los 50 y 60. En un artículo de 2013 titulado “Pensamiento catastrófico: ¿intentó Ben-Gurion reescribir la historia?” Shay Hazkani reveló el fascinante proceso de cómo el primer ministro israelí, David Ben-Gurion, trabajó junto a un grupo de eruditos judíos israelíes para desarrollar una versión de los hechos de lo ocurrido en 1947-48 con la fundación de Israel y la destrucción de Palestina.

El primer Primer Ministro de Israel, David Ben-Gurion (foto de archivo)

Ben-Gurion quería propagar una versión de la historia coherente con la posición política de Israel. Necesitaba “pruebas” que apoyaran esa posición. Con el tiempo, las “pruebas” se convirtieron en “historia”, y no se permitía que ninguna otra versión desafiara al punto de vista de Israel sobre la Nakba. “Probablemente, Ben-Gurion nunca había escuchado la palabra ‘Nabka’; pero a principios de los años 50, el primer ministro israelí comprendió la importancia de la narrativa histórica”, escribió Hazkani. El líder israelí asignó a varios eruditos del servicio civil la tarea de crear una historia alternativa que sigue impregnada en el pensamiento israelí hasta el día de hoy.

La distracción respecto a la historia – o la realidad actual de la terrible ocupación de Palestina – lleva produciéndose casi 70 años. Desde el temprano mito de que Palestina era “una tierra sin un pueblo para un pueblo sin tierra” hasta la afirmación de hoy en día de que Israel es un icono para la civilización, la tecnología y democracia; las distorsiones oficiales de Israel han sido implacables.

Así que, mientras los palestinos se preparan para conmemorar la guerra del 5 de junio de 1967, que desembocó en la ocupación militar de 50 años (aún vigente); Israel prepara una inmensa “celebración” de su ocupación militar sobre los palestinos y sus tierras. Por supuesto, no todos los israelíes pasan por alto lo absurdo de esto.

“Un Estado que celebra 50 años de ocupación es un Estado que ha perdido la dirección, su habilidad de distinguir entre el bien y el mal”, escribía el comentarista israelí Gideon Levy en Haaretz. “¿Qué celebráis exactamente, israelíes? ¿Cincuenta años de derramamiento de sangre, abusos, deshonra y sadismo? Sólo las sociedades sin conciencia celebran esta clase de aniversario”. Levy sostiene que puede que Israel ganara la guerra de 1967, pero “ha perdido casi todo lo demás”.

Desde entonces, la arrogancia del Estado de Israel, su desprecio hacia el derecho internacional, y “el continuo desprecio por el mundo, su jactancia y su acoso” han llegado a niveles sin precedentes. El artículo de Levy se titula “Nuestra Nabka”. El célebre periodista no intentaba reclamar la historia palestina, sino registrar sucintamente que el triunfo militar de Israel fue una aflicción, sobre todo debido a que no fue seguido por ningún sentido de reflexión o intento de corregir las injusticias del pasado y del presente.

Sin embargo, el proceso de reclamar el término “Nabka” lo han seguido varios escritores israelíes durante muchos años. Para estos académicos, la “Nabka judía” se refiere a los árabes judíos que llegaron al nuevo Israel independiente, en gran parte debido a la urgencia de los líderes sionistas para que los judíos de todo el mundo “regresaran” a su patria bíblica.

Un editorial del Jerusalem Post de Diciembre de 2015 se quejó de que “la propaganda palestina ha convencido a la opinión pública mundial de que el término ‘refugiado’ es sinónimo de ‘palestino’”. Por lo tanto, los israelíes están intentando truncar la historia palestina y esperan crear un equilibrio en el discurso; algo que es, por supuesto, inconsistente con la realidad.

La editorial cifra el número de “refugiados judíos” de la “Nabka judía” en 850.000, algo más que el número de refugiados palestinos expulsados por las milicias sionistas tras la fundación de Israel. Por suerte, tales afirmaciones falsas están siendo discutidas por los intelectuales judíos, así como por otros muchos. Unos pocos – pero significativos – intelectuales israelíes y judíos de todo el mundo se han atrevido a reexaminar el pasado de Israel. Están enfrentándose, con razón, a una versión de la historia que se ha aceptado en Israel y Occidente, frente a la verdad indiscutible sobre el nacimiento de Israel en 1948, la ocupación militar de lo que quedaba de Palestina en 1967 y otras coyunturas históricas.

Estos intelectuales están dejando huella en el discurso Palestina-Israel allá donde van. Sus voces son especialmente significativas a la hora de desafiar las perogrulladas oficiales israelíes y sus mitos históricos. Por ejemplo, en Forward, Donna Nevel se negó a aceptar que la discusión sobre el conflicto en Palestina empezara con la guerra y ocupación de 1967. Nevel critica a los llamados “sionistas progresistas”, que insisten en sólo discutir la cuestión de la ocupación, limitando así las posibilidades de resolución de la “solución de dos Estados”.

Miles de desplazados internos se unen a las marchas anuales conmemorativas [foto de archivo]

Esta “solución” no es sólo defectuosa y prácticamente imposible, sino que la propia discusión también excluye a la Nabka de 1948. “La Nabka no se discute porque es el legado y la manifestación más clara del sionismo”, escribió Nevel. “Aquellos que ignoran la ‘Nabka’ – algo que han hecho constantemente las instituciones sionistas e israelíes – están negándose a reconocer al sionismo como ilegítimo desde el comienzo de su implementación”.

Esta es precisamente la causa de que la policía israelí haya bloqueado recientemente la “Marcha del Regreso”, llevada a cabo anualmente por los ciudadanos palestinos en Israel. Durante años, Israel ha sido cauteloso de que un movimiento entre palestinos, israelíes y otros ciudadanos de todo el mundo presionara por un cambio del paradigma para entender las raíces del conflicto en Palestina. Esta nueva forma de pensar es un resultado racional del fin del “proceso de paz” y de la desaparición de la solución de “Dos Estados”.

Incapaz de sostener sus mitos fundadores e incapaz de ofrecer una alternativa, el gobierno israelí está usando medidas coercitivas para responder al movimiento que tiene en su contra, castigando a quienes insisten en conmemorar la ‘Nabka’; multando a las organizaciones que participan en tales eventos; e incluso considerando traidores a todas las personas y colectivos judíos en desacuerdo con la narrativa oficial israelí. Pero la coerción casi nunca funciona. “La Marcha (del Regreso) ha crecido rápidamente en los últimos años, desafiando a las medidas cada vez más represivas de las autoridades israelíes”, escribió Jonathan Cook en Al Jazeera.com.

Parece que, 70 años después de la fundación de Israel, el pasado sigue jugando un gran papel. Por suerte, las voces palestinas que llevan años luchando contra la narrativa oficial de Israel están recibiendo el apoyo de cada vez más judíos. A través de una nueva narrativa común se logrará una verdadera comprensión del pasado, esperando que una visión pacífica del futuro reemplace a la visión actual, que sólo puede sostenerse con dominación militar, desigualdad y propaganda falsa.

Fuente: Ramzy Baroud, Middle East Monitor en Español


La salud de Barghuti empeora en el octavo día de la huelga de hambre indefinida de presos palestinos

El histórico líder palestino y del Movimiento Al Fatá Marwan Barghuti ha sufrido un deterioro notable de su salud tras ocho días en huelga de hambre indefinida para exigir mejoras en las condiciones de encarcelamiento en las prisiones israelíes.

El preso padece una caída importante de la presión sanguínea y los niveles de azúcar, ha explicado el presidente del Comité de Asuntos de los Presos, Issa Qaraqe, según recoge la agencia de noticias palestina Maan.

Barghuti, encerrado en la cárcel de Al Yalama, en el norte de Israel, ha rechazado además el suministro de medicamentos por parte del Servicio de Prisiones de Israel, según han informado en un comunicado conjunto el Comité de Presos Palestinos y la Asociación de Presos Palestinos.

Los servicios penitenciarios pidieron a otro preso, Nasser Abú Hmeid, que intentara convencer a Barghuti de que aceptara la medicina, pero Abú Hmeid se negó, por lo que fue trasladado a la prisión de Eshel como castigo.

Más de 1.500 palestinos presos en Israel iniciaron una huelga de hambre indefinida el pasado 17 de abril para protestar contra los maltratos, la detención administrativa indefinida y las negligencias médicas que atribuyen a las autoridades israelíes.

Este lunes se han unido a la huelga 40 palestinos presos en la cárcel israelí de Megiddo y otros 20 de la cárcel israelí de Ramon, con lo que ya serían al menos 1.580 los huelguistas. Sin embargo, las autoridades israelíes estiman que son unos 1.200.

Las autoridades israelíes han respondido a la huelga de hambre con aislamiento de presos, confiscaciones de bienes, suspensión de las visitas de familiares y vetos a las reuniones con abogados.


Ilan Pappé: ‘Hay un Estado apartheid que se llama Israel’

Ilan Pappé concedió a La Izquierda Diario una entrevista antes de comenzar la conferencia que dio este viernes en el centro cultural Jorge Luis Borges, invitado por la Cátedra de Estudios Palestinos Edward Said, de la que estaremos publicando una crónica en próxima edición de La Izquierda Diario.

Conocido como un incasable luchador y activista por los derechos del pueblo palestino, Pappé es actualmente Profesor de la Universidad de Exeter en Gran Bretaña. Historiador israelí que reescribió la narrativa del conflicto palestino-israelí, juega un rol central en la campaña por el boicot, desinversiones y sanciones (conocida internacionalmente bajo la sigla BDS) en la que se convoca a la comunidad internacional a tomar medidas activas contra las políticas del estado de Israel.

Ilan Pappé concedió a La Izquierda Diario una entrevista antes de comenzar la conferencia que dio este viernes en el centro cultural Jorge Luis Borges, invitado por la Cátedra de Estudios Palestinos Edward Said, de la que estaremos publicando una crónica en próxima edición de La Izquierda Diario.

¿Cómo surgen los refugiados palestinos?

Hay una versión que dice que la guerra de 1948 empezó con un ataque de los árabes al nuevo Estado judío y es por eso que los líderes árabes le dijeron a los palestinos que se retiren, y así los palestinos se convirtieron en refugiados.

Lo que yo investigué y otras personas también, demostró que la verdad es que la mitad de los palestinos devinieron en refugiados inclusive antes de que un solo soldado árabe entrara en Palestina; entonces la guerra árabe fue en reacción a la expulsión de palestinos por las fuerzas judías.

La expulsión fue parte de un plan antes de que la guerra comenzara, del comando militar y político judío, para poder apropiarse de la mayor parte del territorio palestino, con la menor cantidad de presencia de palestinos que se pueda.

Parte de este plan se implementó cuando los británicos aun eran los responsables de la ley y el orden, de hecho, toda la expulsión de las ciudades y pueblos, se llevó a cabo antes de que comenzara la guerra, en abril de 1948. La guerra comenzó el 15 de mayo de 1948.

Por eso pienso que es importante entender que la guerra fue utilizada por Israel para intentar vaciar a Palestina de palestinos, no fue que los palestinos se convirtieron en refugiados por la guerra, sino por la ideología sionista.

¿Por qué opina que tanto las potencias imperialistas, como su agencia, la ONU, rechazan el concepto utilizado por usted de limpieza étnica?

Desde 1945, desde la segunda Guerra mundial, especialmente el mundo occidental decidió que no quería lidiar con el sionismo y sus crímenes contra los palestinos. Por varios motivos; uno de ellos es que debemos recordar que ya desde el siglo XIX el mundo cristiano no quería que la tierra santa sea tierra musulmana o árabe y por eso hubo un fuerte apoyo de líderes y grupos cristianos a la idea de que sean los judíos quienes vuelvan a Palestina, además esto fue antisemita, porque de esa forma los judíos no se quedarían en Europa.

En segundo lugar, la islamofobia, el odio al islam no es algo nuevo, existía también en el siglo XIX. Y por supuesto, luego fue el holocausto, Europa prefirió no lidiar con lo que significó el holocausto, y todo lo que tenía que hacer fue apoyar la colonización de Palestina. Respecto a esto, no creo que Trump sea muy distinto a otros, de hecho, creo que para Palestina es mejor Trump que Clinton, ya que hubiera sido mucho peor para los palestinos que nos hubiera hecho creer que había un proceso de paz y una situación razonable. Al menos con Trump hablamos con un poco más de honestidad acerca de cuál es el problema.

Tenemos un problema básico con la forma en que la comunidad internacional trata a los palestinos los últimos setenta años y creo que tenemos que trabajar para cambiarlo.

¿Qué cambios puede observar con Trump como presidente de EEUU?

Es difícil saber con Trump. Sera más fácil hablar de la realidad con Trump porque no juega el juego de Clinton u Obama y es mucho más fácil decirle a la gente que hay dos opciones, o apoyas un estado apartheid, que se llama Israel, o apoyas un Estado democrático para todos, entre el Jordán y el Mediterráneo.

Bajo Trump, al menos las conversaciones serán más honestas, no sé qué hará; creo que no será muy distinto a otros presidentes americanos, todos dejaron que Israel hiciera lo que quisiera y pienso que necesitamos limitar la intervención norteamericana y podremos tener mejores oportunidades.

Entrevistaron: Mirta Pacheco y Gloria Grinberg

Cámara: Gigi Legeia

Fuente: Mirta Pacheco y Gloria Grinberg, La Izquierda Diario


Vídeo: Policía israelí abre fuego contra manifestantes palestinos en apoyo a los presos en huelga de hambre

La policía israelí disparó balas de goma y gases lacrimógenos contra los manifestantes palestinos que protestaban en apoyo a los presos en huelga de hambre.

El acto de protesta tuvo lugar el lunes en la ciudad de Al-Bireh, a 15 kilómetros al norte de la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), donde los militares israelíes utilizaron cañones de agua y dispararon gases lacrimógenos y usaron munición real y balas de goma contra los manifestantes.

Unas nueve personas sufrieron heridas por balas de metal recubiertas de caucho y munición real, mientras que docenas de jóvenes palestinos sufrieron asfixia después de inhalar sustancias tóxicas de latas de gas lacrimógeno lanzadas por las fuerzas israelíes.

En respuesta a la violencia aplicada por las fuerzas israelíes, los movilizadores palestinos prendieron fuego a neumáticos y comenzaron a atacar a las fuerzas de seguridad usando piedras y cócteles Molotov.

A continuación, los manifestantes palestinos pidieron a la comunidad internacional que apoye a los reos palestinos en huelga de hambre, y a los grupos pro derechos humanos que presionen al régimen de Israel para que cumpla con los derechos básicos de los presos.

Desde hace semana, coincidiendo con el Día Nacional de la Solidaridad con los Presos Palestinos, que se celebra cada 17 de abril desde 1974, hay más de millar presos palestinos en huelga de hambre indefinida en las cárceles de Israel en protesta por el trato inhumano del que son objeto.

La huelga de hambre indefinida ha sido convocada por Marwan Barghouti, dirigente del Movimiento Nacional de Liberación de Palestina (Al-Fatah) que encabezó la Segunda Intifada (2000-2005) y que desde hace 15 años cumple condena perpetua.

Portavoces oficiales palestinos elevaron hasta 1500 el número de reclusos que secundaron el ayuno voluntario, en tanto que el servicio de instituciones penitenciarias israelí limitó a 1100 la cifra de internos que se había adherido a la huelga en ocho prisiones.

Fuente: Hispan TV


El Día Mundial del Libro es celebrado en memoria de Mahmud Darwish

Quince ciudades de todo Oriente Medio conmemoraron el Día Mundial del Libro en memoria del poeta palestino Mahmud Darwish.

Quince ciudades de todo Oriente Medio conmemoraron el Día Mundial del Libro en memoria del poeta palestino Mahmud Darwish.

La Asociación de Educación Sin Fronteras de Sudán celebró el evento en 11 ciudades de todo el país, mientras también se celebraron eventos similares en las capitales de Egipto y Omán, así como en Dubai (Emiratos Árabes Unidos) y Jerusalén.

La novelista sudanesa Sara Al-Jake dijo en Jartum: “El Día Mundial del Libro reúne a escritores y lectores en un mismo punto; donde los escritores leen sus libros frente a la audiencia y luego se producen interesantes debates”.

“Este evento anima a las generaciones jóvenes a leer y ser críticos, de forma que allanen el camino para que los nuevos escritores surjan en la escena cultural de Sudán”, agregó.

Fuente: Middle East Monitor en Español


Encontronazo entre Alemania e Israel por la decisión del ministro de Exteriores de reunirse con ONG

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se dirige hacia una confrontación este martes después de que el ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, no haya cedido al ultimátum de éste de renunciar a reunirse con dos organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.

Gabriel ha defendido sus planes de reunirse con B’Tselem y Breaking the Silence durante una rueda de prensa en Ramala con el primer ministro palestino, Rami Hamdalá, argumentando que es normal que cualquier dignatario que está de visita se reúna con todos los sectores de la sociedad.

Netanyahu presuntamente le habría dicho a Gabriel que escogiera entre reunirse con él o con las ONG israelíes, según informó el lunes por la noche el Canal 2 de la televisión israelí.

Gabriel ha añadido que no sabe si la reunión con Netanyahu, prevista para este martes por la noche, se celebrará. En una entrevista concedida a la ZDF en Jerusalén esta mañana, el ministro de Exteriores alemán ha calificado de “lamentable” el ultimátum y ha dicho que si Netanyahu decide cancelar el encuentro, no haría un drama de ello.

B’Tselem documenta las supuestas violaciones de los Derechos Humanos contra palestinos, mientras que Breaking the Silence publica testimonios críticos de soldados sobre las prácticas del Ejército israelí contra los palestinos.

Durante la rueda de prensa en Ramala, Gabriel también ha reiterado el compromiso de Alemania con la solución de dos estados como la mejor vía para poner fin al conflicto en Oriente Próximo y ha expresado su confianza en que la nueva Administración de Donald Trump en Estados Unidos aliente el proceso de paz.

Los diputados israelíes han salido en apoyo de Netanyahu, que el pasado febrero ordenó a embajador belga en Israel que fuera regañado por reunirse con las mismas organizaciones con las que tiene pensado hacerlo Gabriel.

El ministro de Educación, Naftali Bennett, del partido derechista Hogar Judío, y el ministro del Interior, Aryeh Deri, han expresado su pleno apoyo, ministras que el viceministro de Exteriores, Tzipi Hotovely, ha dicho que respalda la decisión de Netanyahu de “establecer una línea roja respecto a las organizaciones anti-israelíes” que “calumnian el nombre de Israel”.

Gabriel está en Israel desde el lunes, Día Internacional de Recuerdo del Holocausto, en su primer viaje como ministro de Exteriores y asistió a una ceremonia en el museo Yad Vashem de Jerusalén junto a Netanyahu y otras personalidades.


Empeora en Gaza carencia de energía eléctrica

La crisis energética que sufren los habitantes de la Franja de Gaza se agudizó en las últimas horas con la ruptura de las líneas de trasmisión de electricidad provenientes de Egipto.

De acuerdo con la compañía de electricidad de Gaza, anoche se cayeron todas las líneas egipcias de alta tensión, las cuales proporcionan al sur de la Franja 23 megaWatts, casi el 15 por ciento del suministro total de electricidad a ese enclave costero palestino bloqueado por Israel desde 2007.

Como consecuencia, hoy los residentes en Gaza disponen de solo cuatro horas de electricidad al día.

Con anterioridad, la única central eléctrica de la Franja de Gaza detuvo sus operaciones desde el 16 de abril, cuando se agotó el combustible suministrado por qatar y Turquía.

La parada de esa estación generadora redujo el ya precario suministro de energía a los residentes locales a un régimen alterno de racionamiento de seis horas de electricidad seguido de un apagón de 12 horas.

Desde hace meses la población de Gaza dispone en momentos de estabilidad de un programa de racionamiento eléctrico de ocho horas de suministro, alternadas con otras ocho de cortes ya que, incluso a plena capacidad, las redes eléctricas egipcia e israelí, junto con la planta de Gaza, no cubren la demanda energética local.

De momentos las autoridades egipcias no se han pronunciado sobre las causas de la caída de sus líneas de alta tensión.


 

 

You must be logged in to post a comment Login