Nuevos detalles sobre el presunto ataque químico en Siria

Por Por Pedro García Hernández, PL/ Resumen Latinoamericano/ 12 de abril 2017 .-

Damasco. –  Entre el abrumador barraje mediático acerca del presunto ataque químico en la localidad de Jan Sheijun, en la provincia siria de Idleb, destacan cada vez más las insuficientes evidencias para demostrarlo.

Las más recientes noticias indican que Shajul Islam, seudónimo del ‘médico’ que tuiteó continuamente desde un hospital no identificado sobre el hecho, fue juzgado por terrorismo en el Reino Unido y pertenece al grupo que secuestró al periodista británico John Cantlie en el 2012.

Tal información, proporcionada y divulgada a partir del sitio web suizo Observateurs, va más allá, pues Shajul ‘no fue condenado porque Cantlie no quiso declarar. Sin embargo, su derecho a ejercer la medicina fue revocado al tiempo que Razul, su hermano, de 21 años, se unió en Siria a la milicia terrorista wahabí Estado Islámico, Daesh por su acrónimo en árabe.

Vale señalar además, que durante el presunto ataque químico medios de comunicación occidentales como Le Parisien y Le peuple.be transmitieron los tuits de Shajul Islam sin ninguna precaución ni verificar quién era el autor.

La resonancia mediática, que tampoco definió las dramáticas cifras de víctimas, fue amplificada por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Coventry, Reino Unido, el Centro de Medios Edlib y los Comités de Coordinación Local, ambos de la oposición, los cuales no definen sus fuentes ni las verifican.

Hasta el momento, ni esas ‘fuentes’ mencionadas ni expertos o funcionarios de la Organización para la prohibición de Armas Químicas (OPAQ), de las Naciones Unidas, han podido definir qué tipo de tóxico fue empleado en el supuesto ataque ni constatar en el terreno el número de muertos y heridos.

A su vez, el profesor Marcello Ferrada de Noli, fundador de la organización Médicos Suecos por los Derechos Humanos, declaró que: ‘No vemos el ataque, no tenemos información sobre el tipo de producto químico que se utilizó. Todo esto hace que sea imposible evaluar el trabajo de los activistas de los Cascos Blancos’, subrayó.

Los autodenominados Cascos Blancos se definen como un grupo de rescatistas, que surgió en 2013 en Turquía por la ‘gestión’ de James Le Mesurier, exoficial británico y alto representante de la ONU en lugares en guerra como Bosnia y Kosovo.

Ese grupo es, con suficientes evidencias, un aliado en el terreno del Frente para la Liberación del Levante, exAl Nusra y cuyos integrantes ‘desaparecieron ‘ de Alepo tan pronto la ciudad fue liberada y jamás coordinaron ‘acciones’ con la Media Luna Roja Arabe Siria o la Cruz Roja Internacional cuando más se necesitaba atender a miles de pobladoresen zonas devastadas.

En todo caso, los expertos militares subrayan que los gases de combate se utilizan mediante disparos de obuses pero nunca, absolutamente nunca, mediante bombardeos aéreos, tal y como anunció y ‘creyó’ el presidente estadounidense, Donald Trump, cuando ordenó ‘como represalia’, el ataque con misiles Crucero contra la base aérea siria de Shairat.

 

Foto de referencia. © REUTERS/ AMMAR ABDULLAH

You must be logged in to post a comment Login