Entrevista a médico colombiano sobre la oferta de Cuba que hará médicos de mil guerrilleros de las FARC

Los guerrilleros de las FARC aplauden el respaldo cubano para la paz en Colombia. FOTO: MIRIAM EMANUELSSON.

 

Por Dick Emanuelsson, Resumen Latinoamericano


TEGUCIGALPA-ESTOCOLMO / 2017-03-20 / Hernando Vanegas, médico colombiano y especialista en anestesia habla en la siguiente entrevista de audio (46 minutos) sobre el aporte del gobierno cubano al proceso de paz en Colombia. 200 guerrilleros de las FARC comenzarán en el mes de septiembre 2017 a estudiar en la Escuela Latinoamericana de Medicina en La Habana. En total serán cinco años y cada año comenzará un nuevo contingente de 200 guerrilleros hasta cumplir la cuota de mil cupos.

¿Qué lectura hacen los médicos colombianos ante esta oferta de Cuba? ¿Cuál es la reacción de la élite política, el establecimiento? ¿Qué dicen los líderes del Colegio Médico colombiano y los dueños de las universidades privadas? ¿Y qué obstáculos o problemas enfrentarán los ex guerrilleros cuando iniciarán sus estudios en ELAM? son algunas preguntas que hacemos al doctor Vanegas en la siguiente entrevista de audio.


Estudiantes garífunas de Honduras envía desde ELAM un saludo a sus respectives madres en Honduras.
Así se contribuye a la Paz. El ejemplo de Cuba

Por Hernando Vanegas Toloza, Postales de Estocolmo.

La revolución cubana, su estado revolucionario, viene a darnos una muestra más del significado del internacionalismo proletario, o si no les gusta la palabra, de la eterna solidaridad de la revolución cubana con todos los pueblos del mundo.

Cuba, garante del Acuerdo Final para una Paz estable y duradera en cuyo territorio se adelantaron las Conversaciones de la Mesa de Diálogos, ha ofrecido 1.000 becaspara que ex-guerrilleros realicen estudios de Medicina en su país. Ello significa que Cuba, el faro revolucionario, pretende con ello formar a los ex-guerrilleros en una profesión que derrama amor por el prójimo, si se ejerce de acuerdo con una ética y una moral correcta, mucho más si es revolucionaria.

 


El guerrillero Roland Guerrero perdió su mano
y parte del abrazo en una explosión y fue aten-
dido por el propio médico del frente que perte-
necía. FOTO: MIRIAM EMANUELSSON.

 
Serían 1.000 guerrilleros que viajarían 6 años a estudiar en la Isla de la Libertad, o quizás podría desarrollarse –proponemos- 3 años de estudios en Cuba y 3 años de estudios teórico-prácticos en Colombia, con sus profesores cubanos y algunos otros colombianos que se sumen y entiendan la iniciativa, en las zonas –por ejemplo- en los cuales las FARC-EP tienen influencia y en zonas como Ciudad Bolívar en Bogotá o las Comunas en Medellín, o en las zonas “deprimidas” de las ciudades colombianas. Se solucionaría así un problema consustancial del régimen colombiano, uno de los más agobiantes, la Salud, y ello sería una contribución revolucionaria del Acuerdo Final de Paz.

Sabemos que la educación médica en Colombia es una educación elitizada e imbuída del paradigma cartesiano-newtoniano. Que los médicos recién graduados, la gran mayoría de estratos 5 y 6, salen de la Universidad con la visión mercantil del ejercicio de su profesión y si no la tienen son constreñidos por la ley 100 a ejercer la medicina mercantilizada que sufre el pueblo colombiana por dicha ley.

 


Trabajadores, médicos y enfermeras resistieron muchos años en defensa de su hospital, San Juan de Diós, solo unas cuadras de la Casa Presidencial en el centro de Bogota ante la decisión gubernamental de cerrar uno de los mejores hospitales para los pobres en Colombia, víctima de la Ley 100 y el modelo neoliberal que ha sido mortal para la salud pública. FOTO: DICK EMANUELSSON.
Sabemos que la nefasta ley 100 de Álvaro Uribe Vélez y César GaviriaTrujillo ha convertido en mercancía la salud en Colombia y sus deletéreos efectos están patentizados en los constantes reclamos y manifestaciones contra la falta de adecuada y oportuna atención médica, la muerte de personas por falta de atención, por los “paseos de la muerte”, problema sufrido por los colombianos pobres, en tanto las entidades prestadoras de salud, EPS, se embolsillan los dineros destinados a la salud –otra forma de corrupción-, o van a parar los carteles de corrompidos que trafican con la salud, incluyendo politiqueros tradicionales y narco-paramilitares (SaludCoop, Coomeva, etc).

Los médicos formados en Cuba vendrían al país con las bases científico-técnicos y los valores morales y principios éticos que les permitiría seguir adelantando estudios en las zonas que lo necesitan, de la mano de sus profesores. La propuesta que siempre hemos planteado para la educación médica es la implementación de un Nuevo Paradigma que vea y aborde al ser humano-paciente con una visión de totalidad.
Trabajadores de la salud pública en marchas de protestas en toda Colombia. FOTO: DICK EMANUELSSON.
La nuevos médicos estarían dotados de las dos formas de educación médica, la tradicional y la alternativa. Los Nuevos Médicos estarían dotados de los avances médicos de la medicina tradicional (especialidades, farmacología, avances técnicos, etc) y de los de la medicina alternativa (Acupuntura, Electro-acupuntura, Terapia Neural, Moxibustión, Masajes, etc).

Los gananciosos serían el estado colombiano que resuelve un problema que amenaza convertirse en una explosion social y el pueblo colombiano que vería satisfecha su demanda de una atención oportuna y de calidad.

No deberían haber choques entre las dos visiones de la educación médica. Las dos son complementarias la una de la otra. Un ejemplo lo tenemos en Alemania y Suiza, países en donde, por ejemplo, la terapia neural se practica inmersa en la medicina tradicional. Todo en bien del ser humano-paciente.

Éste ofrecimiento de Cuba coloca a la revolución cubana –nuevamente- como el país más humanitario del mundo al enseñar -sin costo alguno para Colombia- a los ex-guerrilleros su formación médica y de esa manera le darían un concreto seguimiento al Acuerdo Final de Paz. Surgirán las voces cargadas de odio que se van a resistir a éste ofrecimiento. Ya veremos a los “enemigos de la Paz” recurriendo a la tesis manida de exportación del inexistente “castro-chavismo”, invento de mentes enfermas que quizás tendremos que esperar para que los atiendan los Nuevos Médicos a ver si sus almas encuentran la sanación.

Éste ofrecimiento de Cuba es muestra concreta del significado revolucionario de la solidaridad con un pueblo. Cuba, ejeplo de Paz Social, exportador de Salud y Educación, es ejemplo del humanitarismo de una revolución, de un pueblo, que no duda en despojarse de parte de lo poco que tienen –producto del criminal bloqueo estadounidense- para compartirlo con sus hermanos de clase colombianos.

Gracias Cuba, sigues siendo el “faro” humanitario del mundo !!!

You must be logged in to post a comment Login