Brasil: Hoy en el continente y en el mundo: “Todos y todas somos MST”

por Carlos Aznárez (Resumen Latinoamericano)

Nada ocurre casualmente. Justamente cuando el referente del Movimiento Sin Tierra de Brasil, Joao Pedro Stédile y otros integrantes de esa organización de masas se encuentran en el Vaticano participando del Encuentro de Movimientos Populares junto al Papa Francisco, la policía brasileña asalta violentamente la Escuela Florestan Fernandes que esa organización posee en las cercanías de Sao Paulo.

Un inusitado despliegue de uniformados esgrimiendo sus armas y disparando al aire sin ninguna necesidad, gritos insultantes contra los militantes del MST que se encontraban en el lugar, todo ello en el marco de una clara demostración de odio y fuerza, contra una de las más importantes organizaciones campesinas del continente, constructora fundamental de la Vía Campesina y dotada de un prestigio mundial por la tarea de años realizada en defensa de los trabajadores y trabajadoras rurales y también del pueblo pobre de Brasil.

De esta manera, la dictadura de Temer, gobierno ilegítimo por donde se lo mire, quiso “mostrarle al mundo” que en su país no caben ya más los derechos humanos, las recetas democráticas y mucho menos las enseñanzas vertidas en todo este último tiempo por el mismísimo Papa Francisco. El gobierno de los ricos intenta hacer valer sus opiniones a punta de pistola y prepotencia, contando para ello no sólo con las policías “legales” sino también con los paramilitares al servicio de los latifundistas, como ocurriera en el asalto reciente a los campamentos del MST en Marabá.

Con la misma impudicia que defenestró a Dilma Rousseff, Temer cree que puede actuar contra todo aquel que enfrente su discurso neoliberal entreguista, y en ese sentido, el MST y el Frente Brasil Popular son un “enemigo a abatir”. Pero se equivoca radicalmente este presidente de los monopolios y el FMI, el pueblo brasileño tiene años de experiencia en lo que hace a defender lo que le corresponde, y en ese sentido, el nivel de conciencia revolucionaria de los integrantes del MST son un ejemplo para todo el continente.  Han ido construyendo una organización desde abajo y sin hacer ningún tipo de concesiones al establishment, manteniendo la autonomía, generando formación de cuadros, integrando tanto a mujeres, hombres y niños en un mundo solidario, paralelo al Brasil “real” del consumo, de los medios hegemónicos mentirosos y de la represión como estilo de vida.

Eso es lo que asusta a personajes como Temer y sus secuaces que hoy creen haber realizado una hazaña al entrar armados y en tropel a una Escuela en la que la educación popular y el internacionalismo la han convertido en paradigma del camino a recorrer por los luchadores del continente y del mundo.

Frente a este brutal ataque a los Sin Tierra, es hora de que quienes siempre hemos recibido la solidaridad de esa organización para con nuestras luchas, respondamos de la misma manera, condenando una vez más la barbarie implantada por Temer y la oligarquía pro imperialista brasileña.

Atacando al MST están intentando debilitar las luchas regionales. Es por ello,  que el internacionalismo solidario debe hacer sentir su fuerza frente a este atropello, proclamando en voz alta que  ¡Todas y todos somos MST, Fora Temer!

You must be logged in to post a comment Login