Sustancioso informe sobre la instalación de bases militares yanquis en Argentina

Resumen Latinoamericano, 12 julio 2016.- En el marco de una conferencia a tres bandas convocada por el Frente de Comunicadores por los Derechos del Pueblo, se dieron pautas muy concretas sobre la decisión del gobierno de Mauricio Macri de dar luz verde a los Estados Unidos para que instale bases militares en Argentina.

Del panel participaron la investigadora Elsa Bruzzone, del CEMIDA, el diputado nacional por Misiones Daniel Di Stéfano, que presentó en el Parlamento un pedido de informes sobre la base misionera, y el escritor y médico Jorge Rachid, quienes expresaron sus opiniones y certezas sobre lo que será para Argentina y su soberanía este nuevo atropello de EEUU y del gobierno de Macri.

 

ELSA BRUZZONE: “El peligro de dos Bases de Estados Unidos entre el Acuífero Guaraní y las Islas Malvinas”

Vamos a tratar de dar algunos datos para poder entender lo que está sucediendo, fundamentalmente en estos meses, pero particularmente a partir de la semana del 10 de mayo de este año, cuando una delegación del Ministerio de Defensa argentino viaja a Estados Unidos a entrevistarse con integrantes del Pentágono y del Departamento de Defensa norteamericanos para realizar una serie de encuentros y fijar una cooperación militar entre Argentina y Estados Unidos. Entre los distintos puntos que se trataron surge el tema de la instalación de bases militares de Estados Unidos en nuestro país.

Allá por 1999, 2000, 2001, distintos medios de comunicación de Estados Unidos, que fueron replicados por los grandes grupos monopólicos de Argentina, comenzaron a instalar la idea de la existencia de células terroristas en la zona de la Triple Frontera. Particularmente se referían a Al Qaeda, pero también dentro del rótulo de terrorismo cayeron dos organizaciones que son frentes de liberación de sus respectivos países, que son frentes que están luchando contra el colonialismo, que luchan contra la ocupación, que luchan por la liberación, por la independencia y la soberanía de sus países, que son Hezboláh del Líbano y Hamás de Palestina. Pero el hincapié se hacía sobretodo en existencias de células de Al Qaeda.

Esto era tan irrisorio que cuando se viajaba a Brasil o estaba en Foz de Iguazú o en Araracuara o iba a Sao Paulo, los restaurantes tenían platos que se llamaban justamente “Al Qaeda”, “molotov”, “terroristas”, había hermosos carteles con las Cataratas del Iguazú y la figura de Osama Bin Laden que decían “si él eligió las Cataratas para descansar por algo será”. Se lo tomaban a risa.

En las investigaciones que nosotros realizamos nos dimos cuenta que el pretexto era porque bajo tierra, y de esto no se hablaba, se encontraba uno de los puntos más importantes de recarga y descarga del Acuífero Guaraní, el cuarto reservorio de agua subterránea más importante del mundo que compartimos Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y por eso también suele llamárselo el acuífero del Mercosur.

Esto iba en un contra sentido a los informes dados a conocer a fines de abril o en los primeros días de mayo por el Departamento de Estado sobre la situación del terrorismo en el mundo. Estos no hablaban de la existencia de células terroristas en la zona de la Triple Frontera al contrario de lo que decían los medios de comunicación.

Este hecho sirvió para ejercer presiones sobre los gobiernos argentinos, tanto el de Antonio De la Rúa como el de Eduardo Duhalde, para permitir la instalación de una base militar justamente en Misiones no específicamente en la zona de la Triple Frontera sino en San Ignacio. No pudieron instalarla porque hubo negativa por parte de los dos gobiernos, y entonces dejaron de insistir pero cada tanto, un año o dos, seguían apareciendo los informes en los medios hasta que, para nuestra sorpresa, nos encontramos que en estos acuerdos de mayo se establecía la base en Ushuaia pero también la base en la provincia de Misiones.

La sorpresa mayor fue que en los primeros días de junio el Departamento de Estado da a conocer su informe mundial sobre el terrorismo. Esta vez sí, con respecto a la zona de la Triple Frontera estipula que el tráfico de personas que se realiza, el tráfico de armas, el tráfico de drogas son posibles fuentes de financiación para las agrupaciones terroristas y que pueden estar ligados. Pero dice dos detalles que pueden ser más graves todavía. El primero, es que toda América del Sur y el Caribe son zonas proclives a la infiltración terrorista, es decir, que ideológicamente somos débiles y estamos en actitud de recibir influencia de las células terroristas. Pero no solamente esto, sino que es muy posible que desde nuestros países haya un financiamiento a estas células, a estos grupos terroristas, y específicamente nombran al Daesh, o Estado Islámico para los países occidentales, y a todo el resto de las agrupaciones terroristas que sin mencionarlas están: el Frente Al-Nusra que es de Al Qaeda, el Ejército de la Conquista, el Ejército del Islam, son como 30 agrupaciones las que se encuentran en Siria. Entonces, advierten de este peligro, o sea, de la fragilidad en que se encuentra nuestra región.

El segundo dato preocupante es que dicen que a fines de diciembre del año 2015 el gobierno argentino le informa al Departamento de Estado norteamericano que han detectado transacciones non sanctas en la zona de la Triple Frontera, transacciones que pueden indicar un financiamiento económico hacia las organizaciones terroristas, particularmente al Daesh. Ya se habían producido algunos problemas anteriormente porque a partir del año 2012 comienzan a quejarse en Estados Unidos de que el diálogo o pacto antiterrorista del “tres más uno” firmado entre Argentina, Brasil, Paraguay más Estados Unidos para el control terrestre, aéreo y fluvial de la zona de la Triple Frontera no estaba funcionando como ellos querían, porque tanto el gobierno brasileño como el gobierno argentino no seguían las pautas y las normas determinadas por Estados Unidos e insinuaban que se habían independizado y hacían cosas que a ellos no les agradaban. Pero no mencionaba terrorismo, en cambio sí lo menciona este último informe.

A partir de esto, y con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, vuelven a ejercerse las presiones, que no creo que fueron tales sino que han sido (me hago responsable de lo que digo porque nos han informado desde algunas fuentes desde el país del norte), que fue un ofrecimiento hecho por el gobierno argentino y no un pedido por parte del Departamento de Estado la instalación de la base en la provincia de Misiones y así hay acuerdo.

En este momento toda la provincia de Misiones está levantada, hay pasacalles colgados en Posadas que dicen: “no a las bases militares en Misiones”, va a haber un encuentro organizado por organizaciones sociales y políticas del campo popular pero también por la Universidad Nacional de Misiones en los primeros días de septiembre donde el diputado (Jorge Rachid) también va a participar, dicen que también va a estar en Oberá en el encuentro de cine y documental que se va a hacer donde vamos a hablar con más detalles, es decir, es un foro donde van a acudir organizaciones de toda la provincia de Misiones para continuar esta batalla.

Misiones está de pie y está batallando. Es una movida en toda la provincia que ha alcanzado a Foz de Iguazú donde la Universidad también está implicada en esta lucha y donde también las organizaciones de Paraguay están alertas, porque más allá de que Paraguay se haya transformado prácticamente en una base militar de Estados Unidos, las organizaciones sociales y políticas comprometidas con el campo nacional y popular y latinoamericano también están muy preocupadas.

Pasando al tema de la base en Ushuaia, se habla de una base científica para prestar ayuda a todas las expediciones que se realizan en la Antártida. En realidad no la necesitamos porque toda la logística que tiene Ushuaia alcanza y sobra para dar la ayuda necesaria a las expediciones científicas que van camino a la Antártida.

Cuando nosotros observamos que en Malvinas tenemos la base militar de Gran Bretaña y la OTAN, tenemos además un regimiento militar en las Islas Georgias, observamos que desde Malvinas y desde Ushuaia tenemos el control de los Estrechos de Magallanes, del Canal del Beagle, del Pasaje de Drake, es decir, controlamos la conexión, la vinculación, entre los océanos Atlántico y Pacífico, pero además desde Malvinas tenemos la proyección hacia el Océano Índico. Cuando desde Malvinas y también desde Ushuaia tenemos control sobre la plataforma continental argentina, porque irradiamos, sobre las riquezas hidrocarburíficas que están en la plataforma, sobre los nódulos polimetálicos que se encuentran en el fondo del Atlántico Sur, que son concentraciones de minerales altamente estratégicos para el desarrollo de cualquier industria, incluida la industria aeroespacial y militar. El control de lo que es la pesca, el Atlántico Sur es la zona de mayor volumen y de mayor riqueza no solamente en peces sino también en crustáceos y mariscos. Observamos además lo que es la proyección hacia la Antártida tanto desde Malvinas, las Georgias y las Sándwich del Sur como desde Ushuaia, que no es solamente la mayor reserva de agua dulce congelada del plantea sino que es una zona con riquezas hidrocarburíferas y minerales altamente estratégicos.

Da la extraña casualidad que en el sector donde reclamamos soberanía se superponen los reclamos de Argentina, Chile y Gran Bretaña, sobre todo en la península antártica, se encuentran los mayores yacimientos de hidrocarburos del continente además de minerales estratégicos. La prohibición para la explotación de los recursos naturales de la Antártida culmina en el año 2041, hay consenso en la mayoría de los países de prorrogarlo por 50 años más, pero Estados Unidos y sus aliados dicen que no se debe prorrogar y que deben estar abiertos para la explotación de las corporaciones transnacionales.

Para cerrar, decirles que con la base que quieren instalar disfrazada de lucha contra el narcotráfico y el terrorismo en Misiones y con la base disfrazada de base científica en el sur se cierra el cerco por completo, junto con el resto de las bases militares que están en Centroamérica, en el Caribe, la de Colombia, la de Perú, la base de Concón en Chile que es de entrenamiento de las Fuerzas de Paz, en realidad fuerzas de ocupación y de seguridad interior de Naciones Unidas. No solamente sobre todos los recursos naturales que tenemos sino también que se cierra el control sobre nuestros pueblos, es el control político, económico, es el control absoluto sobre nuestros recursos naturales y de esto tenemos que saberlos y tenemos que estar preparados para enfrentarlo y pelear, porque una vez que las bases se instalan es muy difícil sacarlos. Le pasó a Brasil con la base de San Pedro Alcántara, en el corazón del Amazonas en Manaos, que cuando Lula les dijo que no les renovaba la base, los yanquis se fueron y volaron la base. Esa voladura destrozó el prototipo del vector satelital B1 de Brasil y causó la muerte de 23 técnicos y trabajadores de Brasil que estaban en la base. Cuando Correa, el presidente de Ecuador, le dijo adiós a la base de Manta un año después sufrió un golpe de estado orquestado por las Fuerzas de Seguridad ecuatorianas infiltrados por la DEA y la CIA.

Entonces, está en nosotros impedir que esto logre instalarse en la Argentina porque si se instala sí estamos en grave riesgo y después va a ser muy difícil poder sacarlos sin que ellos den las luchas que acostumbran a dar.

JORGE RACHID: “Terrorismo y narcotráfico son dos herramientas de ocupación territorial, de dominación por parte de Estados Unidos”

Este tipo de decisiones, esta claudicación nacional, este colonialismo explícito, esta sumisión a los poderes internacionales pone en riesgo a la Argentina porque nos hace partícipes como espacio geográfico, por decisión política del presidente y su equipo, y en especial por su canciller, que no es ni de su equipo ni es de su presidente. Malcorra es del Departamento de Estado de los Estados Unidos, y está consustanciada con esta decisión de avanzar con las bases militares.

Esto se inscribe obviamente en un plan continental y el traslado de situaciones que se están originando en otras partes del mundo. Plan continental que empezó a pergeñarse al día siguiente de la derrota del ALCA para poder volver a garantizar la presencia hegemónica de Estados Unidos en la conformación de la Patria Grande 200 años después de nuestro proceso de independencia, que estamos festejando en estos días, y que parece que no nos hemos dado cuenta que el Congreso de Tucumán, y antes el Congreso de los Pueblos Libres de la Mesopotamia, habían declarado la independencia de la Patria Grande no la independencia de la Argentina.

Esto tiene que ver con esa decisión estratégica del gobierno de Estados Unidos de avanzar sobre el pueblo de Venezuela y la Revolución Bolivariana, sobre Correa y Evo Morales, y también sobre Dilma Rousseff y es todo parte, como llaman ahora, de un combo que tiene que ver con una estrategia. Lo que fue en su momento la Doctrina de Seguridad Nacional, cuando no les sirvieron más los militares la cambiaron por el Consenso de Washington y la democracia supuestamente controlada que era en realidad la democracia mercadista, todo aquello que no era mercado dejaba de ser democracia. El compañero Chávez con 14 elecciones encima no era democrático porque no era mercadista, Dilma no es democrática porque ganó por poco y Cristina Kirchner no era democrática porque daba conferencias de prensa y abusaba de la cadena nacional.

Todo esto es parte del riesgo en que está poniendo a la Argentina la decisión de instalar dos bases y probablemente una tercera. Hay una tercera base, además de la de Ushuaia y la de la Triple Frontera, que se está discutiendo en estos momentos en Estados Unidos sobre la preservación del litio en la provincia de Jujuy, los cual es funcional a la detención de Milagro Sala. Intentarán preservar el litio, para aislar a Bolivia y para garantizar el Plan Belgrano. Esto es otro diseño estratégico también del imperio. Esto lo está solicitando el gobernador (Gerardo) Morales que fue quien encarceló a Milagro Sala y quien intenta desarmar obviamente la organizaciónTúpac como expresión del rechazo social a este tipo de emprendimientos, como también van a intentarlo en Misiones o cuando haya los reclamos en Tierra del Fuego.

Con respecto a por qué nos pone en riesgo: porque en este momento se está dando esa pelea en el mundo bipolar y en el mundo multipolar, una pelea que se desarrolla en guerras provocadas por ejércitos mercenarios que toman banderas supuestamente religiosas y que incluso hasta constituyen supuestos Estados. No son ni Estados, ni religiosos, son mercenarios al servicio de Estados Unidos convocados por la CIA y el Mossad, indudablemente de los señores de la guerra, los fondos de inversión, el Tea Party, el Estado terrorista de Israel y obviamente Arabia Saudí que pretenden atacar Irán. Esto es el diseño de lo que hoy está sucediendo en el mundo y este diseño se está trasladando a la Argentina por esta irresponsabilidad de quienes hoy nos están gobernando. Este diseño que tiene además la guerra de las monedas donde la Alianza Transpacífico, que fue votada por los republicanos después de que China constituyó el Banco Asiático de Inversión y Desarrollo que hoy cuenta con 57 países adheridos entre los cuales está Inglaterra y Francia y por lo cual fue autorizado el yuan hace poco tiempo como moneda de intercambio. Ello implicó que Obama tuviese que negociar con los republicanos porque los demócratas no le quieren votar el Tratado Transpacífico porque destruye el trabajo norteamericano, como va a destruir el trabajo argentino cuando lo firmemos.

Por lo tanto, esta guerra que se está desarrollando a nivel de monedas, a nivel de espacios territoriales, a nivel de zonas de influencia, a nivel del petróleo, la van a trasladar a Argentina con un esquema que el ALCA es caperucita roja al lado del Tratado Transpacífico, porque impide la producción estatal de bienes de producción por parte del Estado. Debo decirlo con mucho énfasis, impide la producción de medicamentos genéricos para universalizar el acceso a la salud.

Esto está sucediendo y está en medio de esta disputa que se está dando en Estados Unidos donde los republicanos le votaron con una condición: recuperar el espacio latinoamericano. Ese espacio latinoamericano para sus negocios implicaba tres cuestiones: primero, poner en marcha la Cuarta Flota, después de 30 años que estaba desactivada, en segundo lugar, desactivar el Bloqueo político a Cuba, todavía no el económico, para tratar de evitar la solidaridad latinoamericana que fue lo que le impidió a Estados Unidos hacer pie sobre América Latina y lo tercero, frenar el tema de las FARC en Colombia, el Tratado de Paz, donde en este momento en La Habana se ha llegado a un acuerdo que saludamos efusivamente. Sin embargo, esto era para preservar las cinco bases y el funcionamiento de la DEA, que indudablemente es la principal traficante de droga en el mundo y es la que está determinando quiénes pueden y quiénes no pueden traficar. Terrorismo y narcotráfico son dos herramientas de ocupación territorial, de dominación por parte de Estados Unidos para llevar adelante estos procesos sobre los cuales asientan su influencia.

Con respecto al Atlántico Sur les pido, a los periodistas sobre todo, que lean el Modelo Argentino para un Proyecto Nacional del General Perón del 1ero de mayo de 1974. En ese mensaje, el General Parón decía que van a venir por nuestros recursos naturales, tanto fósiles como el agua dulce, van a venir por nuestros mares y van a venir con nosotros o sin nosotros porque los imperios funcionan para eso y nosotros debemos preservar nuestra, y esto va a depender de los argentinos, independencia nacional, nuestra soberanía nacional.

La base de Ushuaia tiene como componente dos cuestiones. Una es la proyección antártica, único continente no explotado, no creo que dure mucho en esa situación si triunfa el hegemonismo imperial unipolar. Esta es la intención, tanto es así que en el día de ayer la Shell acaba de comunicar que abandona sus exploraciones en el Mar del Norte para reubicar sus perforaciones en la plataforma continental argentina y de Malvinas. No nos olvidemos que en Malvinas existe una base de la OTAN y esto más una base norteamericana en Ushuaia significa el control absoluto de los pasos interoceánicos que son absolutamente vitales para cualquier tipo de conflicto que se avecine en el mundo. Como dice el Papa Francisco estamos en una guerra mundial en etapas, en cuotas, que se puede desencadenar en cualquier momento frente a la crisis que está viviendo, fundamentalmente Europa.

El señor presidente de la Nación Macri ha estado en Europa para plantear que hagan con la Argentina lo que quieran y lo que quieren los europeos es vender a quienes no le venden, no le venden nada a nadie. Susana Malcorra para ser Secretaria General de Naciones Unidas, que para eso fue mandada a la Argentina porque tenía que ser Canciller, ella, que manejó durante 12 años el principal programa de Naciones Unidas contra el hambre que tiene 30 barcos, 70 aviones, 5.000 camiones y 90.000 personas distribuidas en 86 países del mundo. Durante 12 años manejó esto, de dónde salió, nunca había pisado Cancillería, había sido Gerente y CEO de IBM, Gerente y CEO de Telecom, y después desapareció de la Argentina para manejar eso. En el PRO nadie la conocía, vino de Canciller y hoy es la principal articuladora de estos procesos, obviamente de sumisión y de entrega colonial que está sufriendo la Argentina y que la sola instalación de las bases no solo significa un agravio sino que significa una condicionante a futuro de cualquier proceso de liberación nacional que nosotros llevemos adelante. Porque las fuerzas populares, por suerte, ante tanta brutalidad y tanta inhumanidad se están reagrupando en Argentina y uno de los ejes sin duda va a ser el día de mañana, cuando terminemos de dar la lucha contra los tarifazos, por el salario, contra los despidos, la preservación de la soberanía nacional.

 

Daniel Di ESTEFANO : “La base que se instala atropella la soberanía del país”

Como joven legislador de la provincia de Misiones quiero comunicarles y agradecer, particularmente al Frente de Comunicadores, por esta invitación. Para mí es muy importante poder contarle a la comunidad sobre un pedido de informe que hemos presentado en la Cámara de Diputados de la Nación, es un proyecto de resolución presentado el 16 de junio de este año que lleva el número de expediente 3750-D-2016. En el mismo nosotros hacemos cuatro preguntas muy puntuales y muy particulares para que el Poder Ejecutivo, a través de los organismos pertinentes, informe sobre las instalaciones de estas bases militares.

Como misionero tengo la distinción y la obligación de elevar este pedido de informe para tratar de desplazar todo tipo de rumor, de información, y para saldar la duda de nuestro pueblo acerca de la instalación de estas dos bases militares en Puerto Iguazú, y en Tierra del Fuego. Para nosotros el material de estudio para la elevación de este pedido fueron expresiones públicas e investigaciones de personalidades, científicos e investigadores.

Es importante decir y destacar que la región de la Triple Frontera está ubicada sobre tres países que integran el Mercosur y los misioneros decidimos que nuestra provincia es el corazón del Mercosur, que estamos parados sobre la reserva de agua dulce cuarta en el mundo, que representa el 52% de la biodiversidad de la República Argentina, tenemos las Cataratas del Iguazú, el 80% de nuestro territorio es limítrofe con otros países, con Paraguay y Brasil particularmente. A nosotros nos inquieta la perdida de la soberanía que podrían significar estas bases y el cuidado de los recursos naturales estratégicos para nuestro desarrollo.

Es importante, y nosotros lo decimos cada vez que tenemos la oportunidad de informar a través de los medios de comunicación, que en el momento en que se instala una base militar, esa parcela, esa porción de tierra, es un pedazo de soberanía que se pierde y el pueblo argentino, la policía de la provincia y la federal, los organismos de seguridad no pueden ingresar a esa parcela, es como si fuese una embajada, esas personas tiene inmunidad diplomática, no pueden ser investigadas ni apresadas. Hay denuncias de violación de Derechos Humanos en distintas partes donde existen bases militares, particularmente en Paraguay hay denuncias de violación a niños y niñas, de secuestros, y la verdad que son cuestiones que son totalmente impunes.

Nos preocupa muchísimo la instalación de estas bases militares, estamos militando este proyecto a lo largo y a lo ancho de la provincia con distintas organizaciones políticas y sociales y también con la Universidad Nacional de Misiones. En las próximas semanas se llevarán a cabo distintas iniciativas populares con el objetivo de seguir informando y concientizando a la comunidad. La comunidad misionera está latente, está atenta, días pasados estuvimos en la ciudad de Puerto Iguazú, que es una ciudad bellísima con mucho para dar y para cuidar, y los vecinos están extremadamente preocupados.

Esto es algo que viene desde hace muchísimo tiempo, que fue rechazado por la presidenta Cristina, y vuelve a salir a flor de piel y tenemos miedo y sabemos que sin la expresión y sin el acompañamiento de la comunidad esto puede llegar a ser un hecho concreto. Vamos a realizar pedido de informe de esta reunión entre el Ministerio de Defensa de Argentina y el Departamento de Defensa de Estados Unidos, si bien hay información oficial, queremos elevar esta discusión al Congreso de la Nación, queremos que otros legisladores de distintos puntos de la Patria puedan interiorizarse y se puedan sumar a esta discusión, entendemos que junto somos más y podemos hacer que esto no se pueda llevar a cabo. Debemos tomar los recaudos necesarios para garantizar la paz de los pueblos libres, sabemos que estas bases militares van a estar disfrazadas, particularmente en la provincia de Misiones (en Puerto Iguazú o puede ser San Ignacio o Monte Carlos), de lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, y particularmente en Tierra del Fuego camoufladas de bases científicas. Si tanto les preocupa la ciencia y los científicos es importante que terminen de designar a los 750 investigadores del CONICET que están esperando a ser nombrados desde diciembre del año pasado.

 

You must be logged in to post a comment Login