¿Por qué bloquea Israel el acceso a sus archivos?

Jonathan Cook/ Resumen Latinoamericano / Al Jazeera-Rebelión / 15 de junio de 2016 – Los académicos dicen que Israel está ocultando registros vitales para evitar que los períodos más oscuros de su historia salgan a la luz.

Mientras que los archivos estatales pueden ser accesibles en internet, activistas de derechos civiles y académicos advierten de que Israel está bloqueando el acceso a millones de documentos oficiales para evitar que los episodios más oscuros de su historia salgan a la luz.

Afirman que los funcionarios del gobierno están ocultando registros vitales necesarios para la investigación histórica, a menudo en violación de la ley israelí, en un esfuerzo para evitar dañar la imagen de Israel.

El ejército israelí ha afirmado durante mucho tiempo que es el “más moral” del mundo.

Llegan acusaciones de un creciente secretismo mientras Israel conmemora esta semana el 49 aniversario de la guerra de 1967, cuando tomó y ocupó la península del Sinaí, la Franja de Gaza, Cisjordania y los Altos del Golán.

Muchos de los registros con acceso denegado se refieren a esa guerra y a los primeros años del régimen militar de Israel sobre los palestinos de Jerusalén, Cisjordania y Gaza.

Menachem Klein, un profesor de política en la Universidad de Bar Ilan, cerca de Tel Aviv, dijo que los investigadores necesitan este tipo de documentos para obtener una imagen más clara de los acontecimientos de hace medio siglo, los objetivos de los políticos y las violaciones de los derechos humanos. “Hemos sido capaces gradualmente de exponer algo de lo que ocurrió en 1948 [la guerra que inició Israel] pero todavía hay muy poco disponible que pueda ayudarnos a entender la guerra de 1967”, dijo a Al-Jazeera.

“Toda la historia de la sociedad israelí y su conflicto con los palestinos se encuentran en esos archivos. Es imposible entender y escribir acerca de la historia a la cual no se tiene acceso”. (Yair Lavne, coautor del informe Akevot)

Como parte de las conmemoraciones de esta semana se publicaron archivos estatales con el testimonio de los comandantes militares de 1967. Sin embargo la prensa local señaló que páginas enteras habían sido censuradas por “motivos de seguridad”.

Sin embargo, algunos de los materiales desclasificados fueron reveladores. Uzi Narkis, que dirigió el comando central del ejército en el momento, sugirió que él y otros comandantes esperaban que las batallas trajeran como consecuencia la limpieza étnica de la mayor parte de los territorios conquistados. Dijo a sus compañeros oficiales: “Dentro de las 72 horas vamos a expulsar a todos los árabes de Cisjordania”.

La campaña para abrir los archivos de Israel está siendo liderada por el Instituto Akevot, un grupo de activistas de derechos humanos, abogados e investigadores israelíes que tratan de documentar la historia del conflicto entre Israel y Palestina. En un nuevo informe, Point of Access, advierte de que sólo el 1 % de los 400 millones de documentos se han hecho públicos.

La mayor parte de los archivos, excepto los de más alto secreto, deberían haber sido accesibles después de 15 años. Akevot dice que en muchos casos el secreto de los documentos clasificados ha expirado, pero todavía no se han hecho públicos. Las razones de la denegación de acceso rara vez se dan.

En otros casos los documentos que ya fueron desclasificados -algunos de ellos hace décadas- han sido resellados y ahora no están disponibles.

A pesar del secreto de los archivos los crímenes de guerra históricos siguen saliendo a la luz.

En marzo la mayor matanza conocida de palestinos realizada por el ejército israelí durante la guerra de 1948 que fundó Israel -lo que los palestinos llaman Nakba- fue expuesta, a pesar de los esfuerzos oficiales para mantener la atrocidad en secreto durante casi siete décadas.

La mordaza se terminó efectivamente con la publicación de la carta de un soldado en el diarioHaaretz, que detalla la ejecución de cientos de hombres palestinos, mujeres y niños en el pueblo de Dawaymeh, cerca de Hebrón. “Toda la historia de la sociedad israelí y su conflicto con los palestinos se encuentra en esos archivos,” dijo Yair Lavne, coautor del informe, a Al-Jazeera. “Es imposible entender y escribir acerca de la historia sin tener acceso”. Y agregó: “En la práctica, la mayor parte de los archivos de Israel está permanentemente cerrada”.

De acuerdo con Akevot, Israel ha explotado un nuevo programa para copiar digitalmente los archivos de papel existentes para incrementar el secreto.

Actualmente los archiveros escanean y cargan documentos para crear una base de datos integral, un proyecto que es probable que lleve más de 25 años. La página web del archivo se puso en marcha en abril.

Sin embargo el carácter público de la base de datos significa que cientos de miles de archivos de la seguridad nacional han sido presentados por primera vez a un organismo oficial conocido como el censor militar. Hasta ahora sus poderes se habían limitado en gran medida a la supervisión de los medios israelíes, dijo Yavne.

Se informó de que el censor se niega a liberar muchos de los documentos, redacta otros y reclasifica como secretos otros registros que anteriormente estaban disponibles para los investigadores.

Según Akevot, una reserva acumulada de decenas de miles de archivos que necesitan ser revisados también ha bloqueado el acceso a los investigadores.

Las peticiones de acceso a los documentos pueden ser negadas si perjudican a la seguridad nacional o extranjera o violan la privacidad. Yavne dijo que el acceso a los archivos después de que las restricciones de acceso habían expirado era negado regularmente sin la autorización legal. Parecería que se retienen los archivos si los funcionarios temen que podrían “poner de relieve violaciones de derechos humanos o arrojar luz sobre asuntos sórdidos”.

El informe señala que los registros de toma de decisiones gubernamentales pertenecen al público, pero son tratados como “un secreto que debe ser mantenido lejos de él”.

El énfasis actual en el ocultamiento contrasta con la década de 1980, cuando se abrieron partes de los archivos de la guerra de 1948.

Un puñado de historiadores israelíes, Benny Morris el más notable, Ilan Pappe y Avi Shlaim, revelaron que gran parte de la historia oficial de la fundación del Estado de Israel se basó en información errónea.

Estos “nuevos historiadores” desenterraron evidencias de matanzas de palestinos a gran escala, violaciones y expulsiones forzadas. También demostraron que las suposiciones comunes acerca de la guerra -como que los palestinos habían recibido de sus líderes la orden de huir- eran invenciones hechas más tarde por Israel para minimizar las críticas internacionales.

Un académico israelí, Shay Hazkani, estimó que hasta un tercio de los registros relacionados con la guerra de 1948 que fueron desclasificados han sido sometidos a bloqueo nuevamente. Dado el gran número de documentos, muchos aún no habían sido examinados por los investigadores.

Nur Masalha, un historiador palestino instalado en el Reino Unido que puso en evidencia en los archivos la política de Israel de expulsión o “transferencia” de los palestinos entre 1948 y 1967, dijo a Al Jazeera que la negación de acceso a los documentos era parte de una mayor represión interna en Israel.

Agregó que refleja la creciente preocupación de Israel por las conexiones de las atrocidades de Israel en el pasado y el presente. “Israel se ha enfrentado a la creciente condena internacional por sus crímenes de guerra en Gaza y al mismo tiempo los palestinos, incluyendo aquellos dentro de Israel, están más decididos a centrar la atención en la Nakba”.

Algunos de los registros más altamente clasificados -que han estado bajo bloqueo durante 70 años– deberían hacerse públicos en menos de dos años. Eso sería enfocar la atención en los acontecimientos más polémicos de la fundación de Israel. Sin embargo, de acuerdo con Akevot, ninguno de los organismos de seguridad más secretos de Israel -el servicio de inteligencia Shin Bet y la agencia de espionaje Mossad- han hecho los preparativos pertinentes para liberar sus archivos.

El informe dice que “se espera que sea negado” el acceso en el futuro previsible. Yavne, dijo que el Shin Bet ya había ignorado un compromiso para poner en disponibilidad secciones de sus archivos después de 50 años.

Esos documentos podrían arrojar luz sobre las políticas del Shin Bet en los primeros años del Estado, cuando una quinta parte de la población de Israel perteneciente a la minoría palestina fue colocada bajo un gobierno militar.

Los detalles de este periodo serían embarazosos, tanto a causa de los malos tratos a los palestinos durante el régimen militar como porque la estructura del gobierno militar se exportó más tarde a los territorios ocupados, dijo Klein.

Los documentos de archivo pueden exponer las prácticas de detención y tortura del Shin Bet, el uso de chantaje y reclutamiento de informantes y su acoso a los líderes palestinos. “El Shin Bet siempre ha operado más allá de la ley”, dijo.

La oficina del primer ministro israelí, que supervisa tanto los archivos como el Shin Bet, declinó hacer comentarios.

Yavne dijo que Akevot se creó hace 18 meses para asistir a la mayoría de los académicos e investigadores que tenían miedo de hablar en contra de las crecientes restricciones. “Ellos están preocupados de que si se percibe que se critica la política de archivos podrían enfrentar una mayor restricción en el acceso,” dijo.

Añadió que Akevot estaba creando una base de datos alternativa en internet para ayudar a los investigadores a entender la historia del conflicto entre Israel y Palestina.

Entre los documentos más secretos recientemente desenterrados por el grupo hay uno que revela una orden del Gobierno, inmediatamente después de la guerra de 1967, para eliminar de todos los mapas utilizados en las escuelas israelíes la Línea Verde, que marca las fronteras internacionalmente reconocidas de Israel.

Klein dijo que el objetivo era “enraizar en las mentes de los israelíes la idea de que los territorios palestinos ocupados son parte de Israel” para dificultar su devolución.

Otros documentos de la época clasificados muestran que el principal asesor de Israel contra el derecho internacional, Theodor Meron, advirtió de que los Convenios de Ginebra aplican a la conducta de Israel en los territorios ocupados. Públicamente, Israel siempre ha negado que está obligado por las convenciones. Ha habido una avalancha de revelaciones similar sobre la guerra de 1948.

En enero Haaretz informó de que sigue denegándose el acceso a los archivos de la transcripción de una reunión de gabinete en 1949 en la que los ministros discutieron la profanación de iglesias generalizada del año anterior.

Sin embargo la discusión pudo ser reconstruida a partir de otras fuentes.

Hay un registro del ministro de Asuntos Exteriores de la época, Moshe Sharett, diciendo que los soldados israelíes se habían comportado de una manera “digna de salvajes” en referencia a haber defecado en las iglesias y el saqueo de los iconos. Sharett sugirió el pago de una gran compensación al Vaticano para “comprar su silencio”.

El corresponsal militar israelí, Amir Oren, escribió recientemente que hay pruebas de archivo que muestran que la actual ola de ejecución de palestinos por parte de soldados israelíes no era un fenómeno nuevo.

Él mismo escribió que la guerra de 1948, había “puesto en marcha el catálogo de asesinatos, violaciones, saqueos y desprecio por la vida humana” del ejército israelí.

Fuente: Why Israel is blocking access to its archives

Fuente: Jonathan Cook, Al Jazeera / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

You must be logged in to post a comment Login