De Mujica a Almagro: cuando la verdad se tuerce aparece la traición

Por Nicolás Ramón Contreras Hernández* /19 mayo 2016  .-Con las últimas declaraciones de José Mujica en favor de su hijo putativo Luís Almagro, y en contra de Maduro al que acusa de estar loco como una cabra, aunque dice que lo respeta profundamente, no queda duda que ante la historia no hay que apresurarse, hay que esperar que los tiempos duros lleguen, para que las máscaras se caigan, cuando se buscan excusas para encubrir las cosas que no funcionan. Y es que tanto Almagro y Mujica, buscan encubrir con la mentira mediática las posiciones abiertamente colonialistas del USA impero. Respeto en Mujica su pasado glorioso de Tupamaro, pero le repudio su trágico final traidor y embustero.

Sí fuera cierto que Venezuela fuera una dictadura, que la OEA fuera la liga de la libertad y la justicia en el hemisferio y que actúa con base en la igualdad y no en el más crudo doble rasero, yo fuera el primero en acusar a Maduro de dictadura, de dictadorzuelo como lo llama Almagro, pero cuando se revisa lo que pasa en el continente que no pasa en Venezuela, no puedo más que señalar a Mujica y Almagro, como traidores y mentirosos: A la oposición de Venezuela no le han masacrado a su dirigencia, como por ejemplo, sí le sucede a la oposición de verdad verdad, en Honduras, Colombia, Chile y Argentina donde acaba de llegar Macri.

Existe una diferencia de Chávez a Mujica, entre la hez y el pan, como la que existe entre la prisión contra Milagros Sala bajo el gobierno de Macri y la que existe en el caso del terrorista Leopoldo López. Y usted no le ha escuchado, ni a López, ni a Mujica, decir ni tantico así, una crítica por lo de Berta Cáceres al presidente de Honduras; jamás Almagro ha tocado ni con el pétalo de una rosa a Peña Nieto, quien por cierto expulsó a una misión de la OEA, que trataba de develar el crimen de estado contra los muchachos de Ayotzinapa, una de las tantas masacres de la dictadura “buena” mejicana, por la cual ni el ex-tupamaro en toda su extensión, ni su hijo Almagro, digna escoria espiritual de la traición de su padre, quien no han dicho ni pío, sobre estas hienas cuerdas al parecer, para el inefable Pepe.

Ante la prisión política de Hubert Ballesteros el líder de la Marcha Patriótica, ni frente a los 72 asesinatos de sus miembros en Colombia, Almagro jamás ha hecho ni un comentario piadoso a Juan Manuel Santos. Por ejemplo, al lado de Almagro en un foro de fascistas, ladrones y estafadores de la mafia de Miami llamado Concordia, se hallaba Álvaro Uribe Vélez, el hombre más sucio entre masacres, narcotráfico y paramilitarismo en la historia de Colombia, y Almagro, mientras esta joya del cinismo declaraba como sí fuera Ghandi, jamás le preguntó ni le increpó por la masacre de El Aro, la Operación Orión, los Falsos Positivos o el asesinato de Jesús María Valle o el espionaje y ataques contra la Corte Suprema de Justicia o sus contradictores políticos, los cuales por lo general aparecen muertos, cuando Uribe los acusa de estafetas de la guerrilla o “comunistas”.

Entonces señor José Mujica, Almagro tu hijo no es ningún esclavo del derecho como tú dices para justificarlos, sino un vulgar esclavo de los intereses norteamericanos y sí es esclavo de algún derecho, será del derecho de las élites de cometer asesinatos sin pagar un día de cárcel, como es el caso de Antonio Ledezma o Leopoldo López. Sí en Venezuela Almagro hiciera un juicioso estudio sobre la constitución bolivariana, se daría cuenta que el tal referendo no se tiene porque hacer al amparo de los caprichos de Almagro y de la oposición multimillonaria y colonialista de Venezuela, sino que tiene unos plazos de más de 200 días, porque así como Capriles y sus multimillonarios tienen derecho a presentar firmas, el oficialismo chavista, también tiene derecho a revisar las firmas y el debido proceso:

Cuando una de las partes por el peso económico de sus patrocinadores tiene nada más el derecho y a la otra parte se le niega, entonces no hay justicia sino dictadura y los dictadorzuelos son otros. Bajo esa premisa Mujica y Almagro, terminan apoyando el golpe de estado que acaba de recibir Dilma Roussef. Y no creo que es que José Mujica esté loco como una cabra o que los años le hayan reblandecido los sesos, sino que acabamos de ver el Gregorio Samsa que se ocultaba en la apariencia artiguiana del José Mujica, al que la propaganda de guerra disfrazada de periodismo privado, comenzó a elogiar, desde que se dio abrazos y besos con Obama. La agresión contra la verdad de sus últimas declaraciones, dejan su máscara en el piso, rota en mil pedazos.

No basta con aparentar pobreza y desinterés ante las cámaras por el dinero y el confort, no basta un carro viejo para batir honestidad, se es deshonesto cuando se miente descaradamente y se trata de justificar a un perfecto mal nacido como Almagro. Se miente cuando se trata de ocultar que su hijo amado hace causa común con un hampón como Álaro Uribe Vélez, el de los falsos positivos, que ahora se erige en referente moral de los traidores. Me imagino que para José Mujica, a quien espero le hagan llegar este alegato de este independentista sin dobleces, que sí respeta a Chávez ni lo traiciona como él, Capriles y López y Ledezma, tienen derecho a masacrar a las mujeres policías como sucedió ayer en el municipio El Libertador.

Me imagino que Mujica está de acuerdo con la repetición de la masacre de los sindicatos de Odessa que intentaron los seguidores de Leopoldo López y Capriles ayer en Venezuela, cuando intentaron quemar las residencias para jóvenes universitarios incluidos en su derecho a la educación pública por el chavismo, en las residencias universitarias Libia Gouvernier, con 100 de los estudiante adentro. Mujica y Almagro, que ahora hacen las delicias del terrorismo mediático por Caracol, CNN y NTN 24 Horas el canal de la motosierra, han dejado caer la máscara, pues todo el que le tuerce el cuello a la verdad, es un traidor, tenga el pasado de resistencia que tenga. Descansen en paz para el mundo revolucionario, dos bolas de mierda al servicio del imperio, en el albañal más mal oliente de la historia, que es a donde corresponden los traidores.

You must be logged in to post a comment Login