Bolivia. Morales se solidariza con Rousseff, Lula y Cristina Fernández, a merced de «golpes congresales»

Resumen Latinoamericano / Tarija, 10 abr (ABI).- El presidente boliviano Evo Morales expresó el domingo en la sureña ciudad de Tarija, cuya efeméride celebró en acto público, su solidaridad con los ex presidentes, Cristina Fernández de Kirchner, de Argentina, y Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y también con su colega brasileña, Dilma Rousseff, a merced, dijo, de conspiretas congresales combinadas con la justicia de ambos países.

«Expresar toda mi solidaridad con la compañera Cristina, Lula y Dilma que defienden la democracia, la transformaciones pacificas de los países vecinos», dijo en ocasión de la entrega de una sede social en la ciudad.

Morales, que viene de capear una campaña negativa en su contra desplegada en las redes sociales, deploró la imputación a la ex presidenta de Argentina, por sospecha del presunto delito de enriquecimiento.

Denunció que en Brasil «buscan cualquier pretexto» para enjuiciar a Lula, suerte de premier brasileño, para inhabilitarlo como candidato para las próximas elecciones en el gigante sudamericano.

El mandatario boliviano, que perdió un referendo en febreo último para habilitarse como candidato a las elecciones presidenciales de 2020, dijo que ante la inviabilidad de estrategias golpistas en base de las fuerzas armadas, en Brasil y Argentina, como en Paraguay en 2012, cuando el Legislativo revocó el mandato del progresista Fernando Lugo, la oposición congresal ha montado juicios políticos para deshacer de hecho gobierno constitucionales.

«Ahora está de moda el golpe congresal o judicial como se hace con expresidentes de los países vecinos en contra de los gobiernos progresistas», denunció.

El gobernante, que ejerce su tercer mandato consecutivo desde 2006, realzó el papel de las Fuerzas Armadas de su país, avenidas por completo a su misión constitucional.

«Los militares, las Fuerzas Armadas ya no se prestan a los golpes de Estado, a las dictaduras, como en el caso boliviano», citó.

País sudamericano políticamente más convulso de 1825 a 1980, Bolivia se somete a su código político hace 34 años sin solución de continuidad.

«Especialmente en Sudamérica, esta revolución democrática con presidentes o gobiernos progresistas ya son imparables, y qué es lo que hacen para debilitarlos, hacen golpes de Estado desde el imperio norteamericano», apostilló.
Dea/cc           ABI

You must be logged in to post a comment Login