Con los ojos en Irán: renuevan parlamento y el Consejo de expertos

Erika Silva/Resumen Latinoamericano/ABC en Línea, 27 de febrero de 2016 – El pueblo iraní celebró su democracia participando masivamente ayer en las urnas. Por primera vez desde la Revolución Islámica de 1979, los persas eligieron simultáneamente a 290 parlamentarios y a los 88 miembros de la Asamblea de Expertos. En el terreno electoral, se enfrentaron las dos facciones islámicas más importantes, por un lado los Conservadores -reticentes y cuidadosos con la apertura mundial- y por el otro, los Reformistas -contemplativos, pero con una postura más abierta de las relaciones exteriores- quienes consiguieron con la llegada del presidente Hasán Rouhaní, el levantamiento de las sanciones que mantuvieron bloqueado a Irán durante 37 años.

Según datos del Ministerio del Interior, institución habilitada para aceptar o rechazar las candidaturas, se presentaron 12.123 aspirantes  a las elecciones parlamentarias de los cuales calificaron 10.954, mientras que 801 candidatos fueron admitidos para disputar la Asamblea de Expertos, este último organismo tiene la potestad de observar al líder espiritual -cargo ocupado actualmente por el ayatolá Seyed Ali Jamenei-, elegirlo, deponerlo y sustituirlo.

Entre los requisitos que establece el Ministerio del Interior para aprobar a los aspirantes se exige: ser ciudadano o ciudadana iraní, tener como mínimo 30 años y como máximo 75, contar con título universitario y de Postgrado, buena reputación en su distrito electoral, creer y demostrar adherencia al Islam. También son reconocidas las minorías religiosas, por tanto corresponden cinco bancas en el parlamento divididas entre los cristianos armenios, los cristianos caldeos y asirios, judíos y zoroastrianos.

Según la analista internacional y experta en asuntos islámicos, Valeria Rodríguez, “Desde la muerte del Imam Jomeini -lìder de la revolución-, en la República Islámica de Irán funciona un sistema de equilibrios de poder que intenta eliminar o neutralizar toda tendencia que pudiera perturbarlo, tanto a nivel interno como a nivel externo, es por eso que se le presta principal importancia a la lealtad y la buena reputación de los candidatos ya que se busca evitar la filtración sionista que hiciera peligrar la revolución”.

Entre las candidaturas rechazadas por el Ministerio se advierten impugnaciones de las ambas facciones: del lado Reformista fue descartado el hermano del vicepresidente iraní, Eshaq Yahanguiri y el nieto del Imam Jomeneini, entre otros. A los Conservadores, entre muchos de sus postulantes, les tocó perder en el camino a Ebrahim Asgharzadeh, seguidor de la línea del Imam que en 1979 ocuparon la embajada de Estados Unidos.

En el plano internacional, Rodríguez opinó que “tras la firma del tratado de Laussana y el posterior levantamiento de las sanciones económicas podría decirse que las tensas relaciones entre Estados Unidos e Irán se aflojaron un poco a pesar de que el líder supremo sostuvo que su pensamiento respecto a tal país seguía siendo la misma”, en este sentido auguró “un punto extra a los candidatos reformistas” que podrían verse favorecidos en importantes distritos y “ciudades económicas como Tehrán que a partir del levantamiento de las sanciones se beneficiaron económicamente”.

Al cierre de esta nota, el portavoz del comité central para supervisar las elecciones, Siamak Rahpeik, señaló que “se ha registrado una participación de al menos 28 millones de personas”. A la vez el vocero de la cartera Interior, Husein Ali Amiri, adelantó que el número de los participantes de los comicios del Parlamento iraní ha superado la cifra de la edición anterior de estas legislativas”.

Por su parte el ayatolá Jamenei, celebró en declaraciones a la prensa la concurrencia de hombres y mujeres a votar y expresó que “la participación masiva del pueblo en estos comicios va a decepcionar a los enemigos de Irán”.

You must be logged in to post a comment Login