Aleida Guevara en Buenos Aires: Lecciones de una mujer nueva

(por Eladio Toto González, Resumen Latinoamericano, 30-09-2013.- Aleida Guevara March hija cubana de Ernesto Che Guevara es doctora en Pediatría.
El Viernes 27 de Setiembre de 2013 nos dió una clase magistral de amor, solidaridad y política bien entendida.
El salón de la Unión Cultural Armenia se abarrotó de personas que anhelaban verla y oírla. Pero fue más que eso, LA SENTIMOS y con ella se sintió a Ernesto Che Guevara vivo y presente allí representado por su hija y la obra, que encomendada por la Cuba revolucionaria vino y llevó a cabo en el sur argentino, en Gan Gan.

Una joven “mujer nueva” y vasca abrió la actividad con mucha pasión y el anuncio de un audiovisual y fueron vascos, cubanos y argentinos celebrando.
Un bellísimo documental fotográfico del grupo Mascaró y Resumen Latinoamericano nos injertó en la solidaria y humanísima labor que desarrollaron profesionales argentinos, acompañados por esta internacionalista del amor que es Aleida.
De su voz escuchamos como una de las médicas argentinas recién recibidas en Cuba, tras el viaje desde la isla fue con ellos directamente a Gan Han (antes de volver a su casa) a realizar la labor comprometida y amorosa que es una de las exigencias que la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba les plantea, para obsequiarles la beca de seis años de estudios y prácticas gratuitas, incluído hospedaje, desayuno, almuerzo, merienda y cena. También libros, atención odontólógica y médica para los estudiantes.

Bueno, algo que se nos antoja de ficción para los que malvivimos en un supuesto primer mundo. El HOMBRE NUEVO que propugnaba su padre se hizo realidad en la descripción que Aleida hizo de los argentinos, que acompañaron e hicieron posible ese relevamiento sanitario y atención primaria a los pobladores de ese desierto de insolidaridad que era Gan Gan. La música del documental fue alternando ancestrales sonidos de cultrún con canto mapuche y luego las guajiras cubanas que son crónicas vivas y bailables de una revolución triunfante, que a pesar de medio siglo de bloqueo mantuvo hasta hoy en Bolivia, Uruguay y Argentina hospitales oftalmológicos donde treinta cinco mil ciegos de cataratas argentinos recuperaron la posibilidad de ver el rostro del amado nieto, hijo, hermano, esposo y hasta el propio frente al espejo.
“Operación Milagro” misión_milagro@yahoo.com.ar es el nombre para nada exagerado de este logro, que los perversos multimedios argentinos tuvieron buen cuidado en ocultar y no difundir. www.operacionmilagro.org.ar

Paralelo y con similar cosecha de éxitos Cuba nos brindó en los últimos años su programa de alfabetización “Yo si Puedo” fundacion@yosipuedo.com.ar que arrancó de la ignorancia y dió mas libertad a quienes conocieron cómo son los números y como son las letras gracias a los alfabetizadores cubanos. ummep@fibertel.com.ar es el mail de “Un mundo mejor es posible” donde podés sumarte.

La canción final del documental fue el “Hasta siempre” y corearlo allí a tres metros de su hija fue cantarle nuestra admiración, orgullo y compromiso al gigantesco Ernesto Che Guevara con más sentimiento que nunca. Cuando finalizó el último acorde se encendieron las luces y yo, siempre práctico me le acerqué y le obsequié una jaba (bolsa vacía de plástico) en la que pudo reunir todos los regalos, que le habían hecho cuando ingresó y que se le caían de las manos. Cuando me miró solo le agregué un obsequio más, que fue el libro del Arq. Rodolfo Livingston “Cuba Existe es Socialista y No está en Coma” donde manuscrito en la dedicatoria para ella, explico que fue el joven policía cubano Rolando Pérez Quintosa, una de las víctimas de la masacre de Tarará en La Habana, la semilla que sembrada en el libro, prendió en miles de fértiles corazones argentinos, y eso produjo el nacimiento del Primer Museo Suramericano en homenaje a su papá en Buenos Aires. calle Rojas 129, CABA-llito Higuera. Tel. 4 903 3285 Argentina.

Ya en el escenario flanqueada por Aznarez de Resumen Latinoamericano recibió la bienvenida y el gran homenaje. Exactas palabras del Presidente del Centro Armenio y la entrega del más alto reconocimiento que esta entidad hace a grandes personalidades. Todo celebrado por cuatrocientas personas apiñadas en el bello y gran salón. En primera fila los niños de la agrupación “Che Pibe” con sus maestras. Aleida habrá imaginado “dejad que los niños vengan a mí”, y vinieron, se le fueron encima a los besos y abrazos cuando ella anunció que habiendo trabajado personalmente en Brasil con el Movimiento de los Sin Tierra, se había comunicado y habían prometido enviar pelotas de futbol para los Che Pibes, que carecían de ellas.
Aleida les entregó una bolsa de pelotas reunidas gracias a los jóvenes de la misión, que la acompañó en el sur y que cumplirán su función hasta tanto lleguen las brasileñas. Vean el video en youtube . Los pibes locos de alegría.

Luego a los jóvenes y adultos y mayores enfervorizada nos aconsejó unirnos, dejar las divisiones que la asombraban y entristecían. Nos urgió a ser hombres nuevos, sin mencionar ese dicho de su padre . A ser mejores, a ser más a comprometernos con los otros, con nuestros semejantes. A participar activamente en la construcción de un mundo mejor. A apropiarnos de nuestros pueblos originarios, defendiéndolos, cuidándolos, amándolos sin olvidarlos.
Tuvimos la dicha y la suerte de oir de boca de la hija cubana del héroe argentino una biografía que nos emocionó hasta las lágrimas. Tan llena de sensibilidad, ternura, firmeza revolucionaria, amor y la presencia de quien ella califica amorosamente como “TIO”. Es Fidel Castro Ruz quien querido, admirado y respetado por el padre, es hoy fervorosamente querido por la hija.

A través de sus emocionados recuerdos de infancia tuvimos un lugar privilegiado en el living del hogar habanero del Che y ella abrió su pecho y compartió con todos nosotros emocionantes e inolvidables vivencias. La última vez que lo vió con vida fue en su casa, cuando el Che disfrazado de Ramón (un supuesto amigo de su padre) llegó desde la clandestinidad a LA ULTIMA CENA con su esposa e hijos. Aleida era niñita y no lo reconoció, pero cuando vió que ese señor bebía el vino puro, le dijo “tu no eres amigo de mi papá, mi papi bebe el vino con agua” y acto seguido le agregó agua en la copa. Tras la cena jugando se cayó y se lastimó, a lo que el amigo de su padre la atendió con una ternura especial, lo que le hizo decir minutos después a su madre un secreto “mamá ese señor está enamorado de mí”.

Confesó la dicha que le brinda el ser HIJA DEL AMOR y se explayó sobre el encuentro, noviazgo y casamiento de sus padres. Democráticamente nos confió la crónica del encuentro en Córdoba con la que fuera novia de su padre adolescente y la sincera intimidad con que Aleida nos lo contó, me impacto profundamente. La épica a partir del viaje de México a Cuba, la incansable lucha hasta el triunfo de 1959, su inolvidable amistad con Camilo Cienfuegos, su condición de MInistro de Industrias, de Presidente del Banco de Cuba, el nacimiento de sus hermanos, la misión del Che en Africa y mas tarde la lucha en Bolivia, su captura y asesinato. Fue todo poco y fue mucho en emoción.

Los aplausos que muchas veces la habían interrumpido durante su familiar confesión, se multiplicaron cuando terminó y todos quedamos impregnados como portadores sanos de su mensaje, sentimiento y genética guevarista. Todo continuó hermoso pues el programa era amplísimo y de gran categoría pero con Irene no podíamos recibir un ápice más de emoción. Tuvimos que cerrarnos los pechos y nos retiramos haítos, conmocionados, arrasados por “SUS QUERIDAS PRESENCIAS”. Ella y él estuvieron allí juntos, presentes y eso era mucho para nosotros.

You must be logged in to post a comment Login